Lunes 21 de septiembre de 2020
DESTACADA | 28-02-2020 18:45

La drástica decisión de Carla Quevedo

La actriz conmovió a sus seguidores con una noticia que marcará su vida y carrera artística. Mirá las fotos.

Luego del gran éxito de Monzón el año pasado, Carla Quevedo, quien interpretó a Alicia Muñiz en la serie biográfica del púgil campeón y femicida, dio a conocer una drástica decisión que tomó y que no solo influirá en su vida, sino también en su carrera artística.

La actriz de 31 años que saltó a la fama por su papel de Liliana en la ganadora del Oscar El Secreto de sus Ojos (Juan José Campanella, 2009), había armado las valijas con mucho valor a menos de un año del estreno de ese filme para irse a vivir a Nueva York, ciudad en la que residió permanentemente exceptuando los periodos en los que volvió a la Argentina para trabajar en algunos proyectos locales como 20.000 besos (Sebastián De Caro, 2013) o El Maestro, serie de Polka que protagonizó junto con Julio Chávez en 2017. Pero hoy, a través de un sentido texto y muchas fotografías, comunicó que abandonará la ciudad estadounidense debido a que esta “ya no le funciona más”.

“En enero del 2010 me subí a un avión, con 21 años y sola, y me fui a Nueva York. Dije que iba a hacer unos cursos de teatro, pero en realidad convertir dos meses en una década fue mi manera de sobrevivir”, reveló Carla en su Instagram al comienzo de su emotiva publicación.

“Conocí mucha gente, me hice de grandes amigos, aprendí mucho de mi profesión, trabajé en un restaurante y también en Hollywood. Pero las cosas de las que me escapé, y las que bloqueé tantos años, me siguieron y se sentaron al borde de mi cama esperando pacientemente a que yo estuviera lista para mirarlas de frente. Durante años me creí que no había lugar para mí, que tenía que desaparecer, y me las rebusqué para hacerlo de mil maneras posibles: Me fui lejos, me la banqué sola, sufrí en silencio y sin molestar a nadie. Y aunque no entendía el por qué de esa necesidad, lo hice bastante bien... Hasta que empecé a chocarme con esas cosas que mi cabeza había escondido en distintas partes de mi cuerpo. Algo así como la búsqueda del tereso”, aseguró la artista, quien en varias oportunidades habló sobre la depresión y los trastornos de ansiedad que padece en pos de desestigmatizar los problemas de salud mentales.

Lo más difícil de estos 10 años fue aprender a pedir ayuda. Y es lo más valioso que aprendí en la vida. Aprendí también a aceptarme, y a honrar mi pasado sabiendo que lo que me pasó no me define. Aprendí que nadie puede realmente con todo solx”, precisó Quevedo, que añadió a su relato varias experiencias con estrellas internacionales. “Estos años me regalaron las anécdotas más increíbles. La sensación de que podía pasar cualquier cosa maravillosa cada vez que salía a caminar por esas calles que crecí viendo en películas no me abandonó nunca. Y mi vida por momentos se transformó en esas escenas de película también. Michael Cera estuvo en el living de mi casa la semana pasada. Un hombre de 76 años se convirtió en uno de mis mejores amigos. Lee Toland Krieger me vio trabajando de mesera y me convocó a trabajar con él y Andy Samberg. Con una amiga nos apodamos Las MilaNenas y cocinamos milanesas y empanadas para congelar y se las vendimos a argentinos en NY. Wes Anderson me preguntó si nos conocíamos. Trepé por las escaleras de emergencia para entrar a mi departamento por la ventana. Natalie Portman me trató mal. Pasé una navidad sola, comiendo milanesas de pollo con ensalada de lechuga y tomate. Pasé un año nuevo con Yoko Ono en el Dakota. Caminé llorando una hora y 37 minutos para comprar un Cachafaz. Protagonicé una serie con Oscar Isaac y Winona Ryder. Alguien me dejó un bowl de chilli de regalo en la puerta de mi casa. Alguien me rompió el corazón. Estuve en dos mini terremotos y un gran huracán. Le enseñé a varios yankees a jugar al chinchón y al strip Chancho va. Les hice trampa. Hice cerca de 500 castings y quedé en 6”, enumeró la actriz que en Estados Unidos trabajó en Show me a Hero, ficción producida por HBO y dirigida por Paul Haggis, quien fue el guionista de Million Dollar Baby (Clint Eastwood, 2004) y Crash (2005), filmes que ganaron el Oscar a la Mejor Película.

“Hoy finalmente me vuelvo a vivir a Argentina porque lo que me funcionó una vez ya no me funciona, y porque las caricias significativas no se encuentran en ninguna otra parte del mundo. ‘Vuelvo al sur como se vuelve siempre al amor’”, concluyó Carla, esperando poder sentir en su país natal mejores cosas que lo que sintió en “la gran manzana”.

Mirá las fotos en la galería.

L.L.

Galería de imágenes

Comentarios

Más en