Domingo 27 de septiembre de 2020
DESTACADA | 03-08-2020 12:00

Lizy Tagliani lloró con Marley al hablar de La Floppy

La conductora reveló cómo transitó los últimos días de su mejor amiga luego de enterarse que tenía leucemia avanzada. El emotivo mensaje que recibió de la madre de La Floppy.

El 27 de julio se conmocionó el medio luego de trascender que Fabián Peloc conocido popularmente como La Floppy Cucu falleció a causa de una leucemia muy avanzada con tan solo 31 años. Desde la noticia de su partida, las despedidas y las lágrimas fueron moneada corriente entre las figuras de la farándula, aunque principalmente de Lizy Tagliani, su mejor amiga y confidente, quien detalló en el ciclo conducido por Marley el paso a paso de cómo se notificaron y transitaron sus últimos días.

La última emisión de Por el mundo en casa (Telefe) tenía en sus planes, tras convocar a la conductora de El Precio Justo , que ésta realizara diversos personajes con humor. Sin embargo, la triste partida de su compinche número uno, la cual ocurrió el lunes anterior, viró el timón del programa, dado que Lizy contó al aire cómo transitó el paso a paso de la enfermedad de su mano derecha y cómo se enteraron de la misma e incluso se declaró arrepentida por haberle mentido a la madre de La Floppy, dado que por su edad se encuentra en grupo de riesgo y por la pandemia no la hubiera podido ir a visitar.

Cabe destacar que antes de comenzar, Lizy recordó como se conocieron y se quebró: "Imaginate cuando la vi, le  desde matafuego hasta todo lo que le dije", lanzó entre risas y Marley la intervino: "Queremos aclararle a la gente que este era el humor que manejábamos, era entre ella y nosotros". "Me acuerdo que un día salgo, saludo al jefe del lugar y la veo a la gorda de rojo sentada con una galera nos pusimos a hablar y desde ahí inseparables", recordó con una mezcla de emoción y risas.

Tras recordarla con palabras de amor, lágrimas y risas también le dio inicio al minuto a minuto desde su desenlace. "Empezó con mucho dolor de panza y yo le dije ‘bueno, gorda, llamá a emergencias’. Llamó y le dijeron que tenía gases, nosotras nos reíamos", comenzó en el relato recordando el epicentro desde donde se desató el inesperado final de su amiga y recordó que al principio, fiel a su estilo, se lo tomó con humor. "Le decía: ‘gorda, sos un pedo viviente’ y ella me decía: ‘Callate, viejo loco’".

En esa misma línea cronológica, detalló: "Como le seguía doliendo bastante la panza volvió a llamar. Con todo esto que está pasando la llevaron a una clínica donde solo había pacientes con COVID, por las dudas. Le hicieron el hisopado y dio negativo, así que fue a otra clínica". Fue entonces que destacó: "Yo no sé mucho porque soy medio bruta, pero le hicieron un análisis que indicó que la sangre estaba como ‘enloquecida’".

Lo siguiente en su relato revela el momento en el que los análisis comenzaron a recorrer su circuito y se desayunaron con la peor noticia. "Vino su hermana, Claudia, y mandamos el análisis a Fundaleu. Después me llamó Clau y me dijo que era una leucemia aguda y que iba a ser algo muy fuerte, como que no había esperanzas", contó tras mucho dolor al recordarlo. 

"Su hermana decía: ‘¡se va a morir, se va a morir!’, y yo le decía: ‘tranquila, nosotros vamos a hacer todo lo posible’”. En ese momento Lizy tuvo que hacer una pausa para recomponerse y poder seguir contando los últimos tiempos de una de las personas más especiales de su vida. “Ahí empezó la odisea, en estos momentos tan particulares, no sabíamos cómo hacer con su madre. No me gusta ser la viuda de La Floppy, de alguna manera. Pero lo que más me duele es haberle mentido a su mamá todo este tiempo por pedido de La Floppy, también. Cuando la tuvimos que sacar de la clínica, tampoco la pudo ver. Nunca. Le volví a mentir: le dije ‘yo ya hablé con alguien y dentro de un tiempo vas a poder verla para despedirte’. Son mentiras que parecen tontas pero duelen. Estoy muy contenta de seguir con el vínculo con su mamá", indicó.

En cuanto a la reacción que tuvo cuando el médico le notificó el complejo cuadro de salud de la mediática, aseguró: "El primer día el médico nos dijo que era muy grave. Ese día… Yo sospechaba el desenlace. Me lo imaginé porque me parecía tan real la explicación del médico". Sin embargo, una de las virtudes más grandes de La Floppy al igual que tiene Lizy era el humor y la buena energía para encarar la vida y las dificultades. Es por ello que, pese a su estado, Tagliani asegura que "se la veía tan bien" que llegaron a pensar en momento que el médico había agrandado los hechos.

"Ella era una persona súper creyente y tenía como una negación, sentía que estaba en un spa. Todo el tiempo recibía chocolates y nos turnábamos para quedarnos con ella. La veíamos tan bien que uno empieza a decir: ‘Los médicos mienten, se atajan por las dudas y dicen que es grave pero no es así. Lo dicen porque tienen miedo de que después pase algo’. Te juro por mi mamá que pensaba que era todo una mentira del médico, porque estaba tan bien", confesó sorprendida de la partida repentina de su confidente. 

Por su parte, la madre de La Floppy se comunicó con la producción y agradeció tanto a Marley y su ciclo como a Lizy que la hayan recordado con tanto cariño. "Estoy muy emocionada y agradecida por tanto amor y demostraciones de cariño hacia ella. Sobre todo a vos, Lizy, que fuiste una amiga incondicional siempre. Lo seguís siendo. Te quiero mucho y vos lo sabés. Marley, te agradezco tanto cariño, te quiero mucho. Mil gracias por tanto amor", sostuvo en un audio que fue reproducido en vivo. 

Llegando hacia el final del programa, el conductor le entregó un globo que llevaba escrito el nombre de La Floppy y antes de soltarlo para que simbólicamente llegue hasta el cielo, Tagliani le dedicó un sentido poema de Laura Casamayor que conmovió a la audiencia, a Marley y a la producción. "Floppy, has dejado mucho amor acá y algo que a vos te gustaba mucho es ‘el último minuto de mi vida en 60 segundos vividos. Lo pienso aprovechar en esas cosas que nunca he realizado o que no he dicho. Diez segundos serán para recordarte y diez para olvidarme de tu olvido. Y los diez que harán medio minuto para reconocer que te he querido. Diez segundos serán para mis viejos, los grandes seres que he tenido. Diez para toda la gente que gracias al escenario he conocido. Y los últimos diez, los ya jugados, los que se lleven mi último suspiro, serán para pedirte, Dios amado, perdón por los errores cometidos'. Te quiero, Floppy".  

A.A

 

Galería de imágenes

Comentarios

Más en