Exitoina

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

 
06/10/2017 - 09:00

Entrevista

Mimi Maura y Sergio Rotman: “La música es lo que más importa en casa”

Mimi Maura y Sergio Rotman.

Por Florencia de Sousa | La cantante puertorriqueña y su marido, el histórico saxofonista de Los Fabulosos Cadillacs, se presentan el próximo 7 de octubre en Niceto Club. Cómo combinan desde hace más de dos décadas diferentes proyectos musicales y familiares.

La cantante y compositora puertorriqueña Mimi Maura y su marido Sergio Rotman, el legendario saxofonista de Los Fabulosos Cadillacs, se presentan junto a su banda el próximo 7 de octubre en Niceto Club (Niceto Vega 5510). Previo a su show, hablaron con Exitoina sobre su reciente gira por Japón, los diferentes proyectos en los que trabajan y cómo es compartir trabajo y familia.

—¿Qué los llevó a Japón en esta ocasión?

Mimi —Es la tercera vez que vamos a Japón, estuvimos 20 días y fuimos a tocar al Fuji Rock Festival, que es uno de los más importantes del mundo. Fue la excusa perfecta para ir. Además hicimos unos cuantos shows más.

Sergio —La idea surgió porque tenemos un amigo que tiene una productora allá y él lleva a los artistas de rock, lo que llaman ‘alter-latino’, artistas que llevan un sonido con raíces latinas. Lo que tiene de interesante viajar allá es que no está globalizado, entonces es un lugar súper puro y para los músicos es una experiencia diferente.

—¿Cómo los recibió el público allá?

M—Por ser la tercera vez, creció un poco más. La gente que va al Fuji Rock va a ver conciertos y no necesariamente te conocen, ellos compran con anticipación las entradas desde el año anterior.

S—El Fuji es el festival más grande de Japón y es una experiencia muy interesante porque lo que nos pasó las tres veces es que todas las bandas que van, este año encabezaban Gorillaz y Björk, en toda la parte en la que están los músicos es en común, entonces es una experiencia. Nosotros no hacemos nuestra carrera basada en lo que por ahí los grupos buscan que es, ganar más plata o llevar más gente. Si bien nos encanta que vaya mucha gente, como nosotros vivimos juntos, tocamos juntos, no nos importa tanto ir a lugares que nos hagan ganar más plata sino que nos hagan más ricos espiritualmente.

M—Además fuimos a tocar con nuestro hijo que fue el tecladista que nos acompañó durante toda la gira. Fue interesante tocar en familia.

—¿Cómo fusionan el combo familia y trabajo?

M—Cuando nos juntamos dijimos que no nos íbamos a separar más y ya llevamos un poco más veinte años. A veces nos separamos unos días. Por suerte nos llevamos bien, somos compañeros y a través de la música nos complementamos. La música es lo que más importa en casa.

S—Nos llevamos mejor nosotros que cualquier otro ser humano sobre el planeta tierra.

—¿Cómo viven el hecho de que su hijo incursione en la música?

M—Desde que estaba en mi pancita ya estaba en el escenario, siempre nos acompañó en las giras. Dejamos que fluyera, que hiciera lo que quisiera, y él solito empezó a interesarse más.

S—No quisimos que fuera músico de muy joven, a nosotros nos pareció que es un poquito fuerte la experiencia de tocar en vivo. Es fuerte para el ego y la cabeza, por eso preferimos que se subiera a un escenario cuando ya estuviera grande. En esta gira él fue de tecladista, entonces, para poder viajar lo que hacemos es ir los tres y nos adaptamos a una banda en Japón, generalmente tratamos de trabajar con bandas que estén formadas, porque de esa forma nos acoplamos. Lo mismo hicimos en Nueva York y en Puerto Rico.

—Mimi, a la hora de subir al escenario, ¿preferís hacerlo sola e interpretar tus boleros o en compañía de Sergio?

M— Es todo diferente y me gusta todo. Me siento muy cómoda con Sergio cuando estamos tocando con El Siempreterno y Los Sedantes. En realidad él está siempre conmigo en los boleros también, a veces lo convenzo. Nos llevamos bien y eso suma todo, nos divertimos y hacemos chistes y me encanta compartir con él eso.

—Sin embargo tus inicios no fueron con los boleros sino que empezaste con rock…

M— Sí, empecé con el Metal o el Hard rock y cuando nos conocimos con Sergio la idea fue tocar con una banda reggae. Los boleros fueron estos últimos años que estuve haciendo tributo a mi papá y ahora volvemos a los clásicos con estos shows. Siempre está bueno variar porque uno se aburre de hacer siempre lo mismo. Me gusta poder después de dos años volver a tocar canciones que hace mucho no tocamos y vamos a tener un invitado especial de Puerto Rico, Fofé.

S—Eso es para los shows que tenemos el 7 de octubre, 4 de noviembre y 16 de diciembre. Lo llamamos ‘el regreso’ porque es la banda de Mimi Maura como ‘big band’, con percusiones, después de dos años de tocar con formato pequeño-

—En tu caso Sergio, después de tocar con Los Fabulosos Cadillacs te bajaste de una gira que hicieron y ahora volviste ¿por qué?

S— Tengo una relación particular con los Cadillacs y con la vida misma también. Lo que pasó es que en el último disco de Cadillacs prácticamente no participé, entonces me parecía un poco raro hacer el tour que fue centrado en el disco nuevo. Pero, estábamos bien, hace treinta y tantos años que toco en los Cadillacs, nos conocemos y ellos enseguida entendieron mi posición y me tomé un año completo en el cual con Mimi sacamos cuatro discos, con diferentes proyectos. Si yo hubiese quedado con los Cadillacs en hacer esa gira de cuarenta y pico de shows, me hubiera servido por un lado y por otro lado no me hubiera dejado tiempo para la música y a mi me importa mucho la música que hacemos. Ahora estoy de vuelta, hice la gira de Estados Unidos y de Europa.  Mucho de Cadillacs está dentro de Mimi Maura también, y  Fernando Ricciardi, que es el baterista, también toca con nosotros en El Siempreterno. Nunca me desconecto totalmente, ni siquiera los años que estuve realmente fuera de los Cadillacs. Es una relación casi familiar. Los Cadillacs fuimos una banda de originar un nuevo estilo musical y lo llevamos afuera. No tanto la primera parte de nuestra carrera, sino por el año ’92, cuando llegamos a lugares donde nunca había llegado un grupo que tocara punk, salsa y reggae y sonara bien. Siempre estar de gira con ellos es muy fuerte.

—Sergio ¿te sentís cómodo en tu faceta de productor?

S— Sí. Me interesa mucho la creación artística y como nosotros tenemos nuestro propio sello, al principio producía otras bandas, pero ahora sólo produzco lo que hacemos nosotros. Cómo no estoy en la máquina y no soy parte del negocio de la música puedo hacer cosas que son por la gloria y no por la fama y el dinero. Es muy importante para un artista saber que lo que hacés va a trascender el mero hecho material de hacer una canción ara que te dé lo que sea. Cada disco que sacamos con nuestro sello, es como una joya para nosotros. Lo que pasa hoy en día es que como la música es un commodity y  es tratada como tal por lo que quedó de la industria. Así se trabaja la música ahora y a nosotros eso no nos interesa, por eso tocamos para nuestro público y tenemos nuestros diferentes proyectos. Los Sedantes que es una banda pequeña que tenemos que no tiene batería y está hecha para tocar en lugares chiquitos que no superen las 300 personas; Mimi Maura y El Siempreterno son bandas que pretenden tocar para mayor público y lo hacemos; y Los Cadillacs para los millones…

—¿Qué postura tienen ante las plataformas dedicadas a subir música?

M— Tenemos algunas cosas en Spotify, hemos subido algunos discos… pero de a poquito. Es una manera de difundir tu música, pero hay que usarlo para lo que sirve, pero es complicado, en vez de enterarse más gente creo que se entera menos gente.

S— Es que la industria misma no sabe lo que está haciendo. Tener cientos de millones de views no te garantiza absolutamente nada. Conocemos casos que no nombraremos, pero artistas que tienen millones de seguidores y no pueden llenar un club donde entran cien personas. Hay una actriz que no voy a nombrar pero que tenía cuatro millones de seguidores en Instagram y cortó apenas 40 entradas. No tiene mucho sentido jugársela por una plataforma que no es ni sustentable ni nada. Nosotros seguimos fabricando nuestros discos físicos, nuestras ediciones en vinilo son pequeñas pero cada edición que comprás es una obra.

La democratización de la música que hay ahora es contraproducente. El hecho de que cualquiera pueda subir su música es lindo, pero los filtros que existían en el siglo XX, hacían que al ser más difícil, tuvieras que trabajar mucho más tu música. ¿Qué pasaba?, ese filtro hacía que sólo el artista que tenía la necesidad de mostrar su arte, llegaba. Eso era muy importante.

—¿Qué opinan de las bandas que tienen que pagar para poder tocar?

M—Están bien jodidos…

S— Es un error muy grave pagar por tocar. Es preferible no tocar porque. La música al ser meramente un comercio, el artista es lo opuesto al comercio. Me causa mucha gracia cuando dicen ‘tenés tu nuevo material’ y son canciones… ¡es inmaterial lo que tengo para darte!

—Mimi, después de tantos años¿te acostumbraste a la Argentina?

M— Sí, pero extraño Puerto Rico. Me gustas las actividades que hago acá, poder salir a ver bandas.

—¿A dónde van a ver bandas?

S— Vamos a Niceto a ver bandas, y a nuestros amigos que tienen bandas: Pez y Ok Pirámides.

—¿Aguantan ir a shows multitudinarios como espectadores?

S— Ni en pedo. El evento ‘multi’ sirve para loso sponsors y la plata que gana el artista si se vendió bien. Pero, la experiencia a la vieja usanza rockera es: club cerrado, 500 personas máximo. Ahí suceden cosas. Después obviamente si tu banda es popular y no se banca un club tenés que abrirte.

—Como te pasó a vos con Los Cadillacs…

S— Con Los Cadillacs y con Mimi también, pero vos me preguntas qué prefiero ir yo a ver. Pero sí, como artista cuanto más gente mejor.

—¿Cuál fue la mejor experiencia que vivieron juntos sobre un escenario?

M— Generalmente la pasamos bien, a mi me ha curado enfermedades. He subido con fiebre y el escenario te cura, es como nuestra iglesia, donde nos sentimos más cómodos. El escenario es nuestro lugar en el mundo.

S— Nos ha ayudado mucho viajar. Mimi, por ejemplo, hizo los primeros veinticinco shows de la vuelta de Los Cadillacs cantando Vasos vacíos con Vicentico, entonces, cuando vos podés tocar en un escenario de 60 mil personas y a la semana en uno de 600 y lográs sentirte cómodo en los dos, ahí estás bien.

Fechas: Mimi Maura y su banda se presentan los días 7 de octubre (en Niceto Club, Av. Niceto Vega 5510, Capital Federal). Próximas fechas confirmadas: 4  de noviembre y 16 de diciembre.

El Siempreterno: 28 de octubre en Uniclub (Guardia Vieja 3360, Capital Federal)

Los Sedantes: 3 de noviembre en Bebop Club (Moreno 364, San Telmo)