Exitoina

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

 
22/09/2017 - 18:15

Entrevista

La sobrina de Charly García: “Mi sueño es poder trabajar con mi tío”

Por Julieta Mondet | Cecilia García Moreno habla sobre su vínculo con el arte, la relación con su tío y el estreno de su obra Flores Blancas en el Mar.

Acaba de salir de un ensayo, se sube al subte, baja en un café cercano y hace tiempo para entrar a otro ensayo. Cecilia García Moreno, la sobrina de Charly García, no para y está feliz: sigue con la obra García Lorca en Buenos Aires, acaba de estrenar Flores Blancas en el Mar en el teatro La Ranchería, y sueña con poder trabajar con su tío.

“Eso sería increíble, fabuloso. Poder hacer algo juntos está dentro de mis anhelos. Charly pondría su talento musical, y mi tío Daniel, además de dirigir puede hacer la producción. En mi familia somos todos medio artistas. Mi mamá es abogada, pero cada vez que hay una guitarra canta. Incluso, mi primo Agustín canta genial y también es actor”. Pero aunque reconoce que “la idea siempre estuvo ahí flotando: casa de herrero, cuchillo de palo”. Por lo pronto, se conforma con la idea de que puedan ir a verla sobre las tablas donde se luce con su reciente debut de Flores Blancas en el Mar.

Allí Cecilia encarna a Violeta, una joven que espera que su prometido marinero regrese tras siete años de estar perdido en alta mar. Y desesperada buscará por todos los medios viajar a Brasil a ver a la Diosa del Mar para pedirle que le devuelva a su amor. Un objetivo que la enfrentará con su hermana Lila, quien está enfocada en que no les rematen la casa. En el medio, un secreto hará que pese al amor intenso que se tienen el conflicto las supere.

Lo que me gustó de esta obra es el planteo del universo de dos hermanas. Me fascino. Tiene una lógica tan perfecta que está al servicio de los actores, del juego. Y si bien propone conmoverse también tiene muchos pasajes de humor”, reflexiona. Y suma información: “Es una obra que habla de devoción, de amor, de deseo. Y de dos hermanas que tienen un vínculo muy potente y que se enfrentan llegando a situaciones extremas para lograr cada una su felicidad. Están a punto de perder la casa, una muy precaria en la que viven en Chivilcoy, y aparece la posibilidad de cuidar a un tío a cambio de que se las salve. Pero ese tío viene a representar lo feroz, la perversión y la violencia. Y ahí empiezan los problemas. Mientras una está enfocada en eso la otra está con la cabeza en su novio”. Por suerte Cecilia asegura que con sus hermanas se lleva muy bien.

“Con la mayor compartí mucho, vivimos toda la infancia juntas. Ella era súper protectora, me llevaba al colegio…Y también teníamos las típicas peleas de hermanas! Ella me ganaba con la palabra y yo con la fuerza porque era más fortachona. Eramos como Tom y Jerry. Y con mi hermana menor, la relación se plantea distinta porque nos llevamos más años. Es hija de un segundo matrimonio de mi mamá y es como la chiquita de la familia”.

Ahora espera que su familia pueda ir a verla. Aunque la presencia de Charly está complicada. “Sigue mal de la cadera y los traslados son lo difícil. Hablé con Mecha, pero está complicado con el tema de ir y venir. Aunque está muy bien de ánimo y sigue trabajando mucho, sigue con su proceso creativo y con el documental que está armando con mi tío Daniel. Me acuerdo la primera vez que me fue a ver yo estaba haciendo Desde Troya, Rapsodia para una Guerra sin Fin, terminó la función y Charly se metió en el camarín saludó a todas las chicas y tiró un : ‘La vanguardia es así‘. Y se fue”.