Exitoina

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

 
15/06/2017 - 09:57

Teatro

Heidi: Entusiasmo juvenil de la TV al teatro

Heidi, bienvenida a casa en el teatro

Por Patricia Daniele | La ficción de Nickelodeon lleva a su elenco al teatro Astral con una de las puestas más prometedoras para las vacaciones de invierno.

Heidi bienvenida a casa es una versión libre de Marcela Citterio (Yo soy Franky) de la clásica historia de Jihanna Spyri, con el acento puesto en defender la vida animal y fomentar el contacto con la naturaleza. Luego de una exitosa temporada en la pantalla de Nickelodeon, la pieza teatral –que puede verse en el teatro Astral–retoma la trama de la TV y sus pegadizas canciones para armar un vehículo en el que se reviven todas las historias románticas de la tira.

Sin embargo, la simpatía de los actores debutantes y el profesionalismo de Mercedes Lambre (Violetta, casi la única que canta en vivo), Nicolás Riedel, Minerva Casero y la aparición especialísima de Victorio D’Alessandro sobre el final de la puesta, se pierden un poco por los baches que hay entre cada cuadro.

Plena de largos cortes en los que el teatro queda a oscuras, la pieza dirigida por Jorge Montero y Mariano Musumeci ofrece situaciones estancas para cada canción y no logra armar una unidad como propuesta teatral. También sorprende que el libreto recurra constantemente al recurso de preguntarle al público adónde está tal o cual personaje, fomentando innecesariamente la participación. Se trata de un elemento característico del teatro infantil que no se aplica a una propuesta tween o teen.

Hasta se podría perdonar que la protagonista y gran parte del elenco carezcan de experiencia sobre las tablas, debido a las ganas y simpatía que les ponen a sus participaciones, la frescura de sus gestos y el empeño en cumplir exactamente con todo lo que tienen marcado.

Seguramente los fans los van a adorar y, durante las vacaciones de invierno será uno de los espectáculos top en taquilla. El hermoso vestuario diseñado por María Pryor contribuye a la imagen de una puesta que carece de escenografía y sigue la tendencia de usar sólo proyecciones sobre una pantalla para completar la imagen general.

El final, con el elenco completo cantando (17 personas incluyendo al Gran Conejo) y sólo resta aplaudirlos por el gran esfuerzo y la entrega que brindaron, ya que son lo mejor de esta experiencia teatral.

Por Patricia Daniele | Twitter @Pato_Daniele