Exitoina

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

 
16/03/2017 - 14:40

Cine

La obsesión con Disney: ¿por qué regresan los clásicos?

Por Bàrbara Defoix Navarro | En los últimos años se realizaron varias producciones basadas en las cintas infantiles pero con personas reales. Una tendencia que se va a mantener.

Las películas basadas en las cintas originales de Walt Disney no paran de ocupar parte de la cartelera de los cines de todo el mundo. Se trata de las versiones con personas reales de las míticas cintas de dibujos que de pequeños hemos visto en bucle una y otra vez, la versión más rudimentaria del actual binge-watching.

El film que llega a la gran pantalla el próximo jueves 23 es la versión de la Bella y la Bestia que protagoniza la actriz británica Emma Watson, conocida por su papel de Hermione Granger en la saga de Harry Potter. Llevamos años siendo testigos de esta tendencia que no deja de crecer: Maléfica, Alice in the Wonderland o Cenicienta son solo algunos de los ejemplos. Afuera de la franquicia esas historias de Walt Diseny sirvieron de inspiración para miles de películas como las dos versiones de Blancanieves que se estrenaron casi a la par o Hook, entre muchas.

El periodista especializado en cine Axel Kuschevatzky explicó en diálogo con Exitoína las razones de que la icónica empresa de Walt Disney apueste por este tipo de productos: “Hay varias razones. Una es que el preconcomiento de estas marcas está muy instalado, vos no tenés que explicar quién es Blancanieves. En una segunda instancia te diría que Disney inventó sus propias versiones de estos mismos personajes con un look particular. Y además genera un público cautivo múltiple, porque por un lado tenés los nenes que la van a ver por primera vez y los padres que van a revivir la experiencia cuando vieron estas historias de chicos”.

El guionista y productor cinematográfico precisó que en la mayoría de estas películas la inversión no pasa únicamente por lo que capta el lente de la cámara, sino todo lo que hay atrás: “Si te fijás son directores y guionistas muy sofisticados, con grandes carreras, y no se trata de solamente de cuanto dinero se gastaron en la escenografía o para contratar a los actores. Realmente se tomaron muy en serio el trabajo de reinventar estos mitos para las nuevas generaciones y a la vez tener vivo todo un catálogo de merchandising de muñecos, de remeras, etc. Al final son todas estas cosas que reviven estos personajes como productos”.

La empresa Disney tiene un sentido muy global de la compañía con muchas lineas de negocio todas sincronizadas y en las que se apuesta por la recuperación de sus marcas y de sus personajes en el tiempo. “Lo hace Disney con las historias de fantasía, reinos mágicos y princesas, pero también Lucasfilm con las historias de Star Wars y Marvel con todo ese catálogo inmenso de superhéroes. Aplican la misma lógica”, analizó el experto en cine.

Y ¿cómo logran enganchar al público que ya conoce la historia de memoria? Sobre todo gracias a sus guiones y a la creatividad que tenga la narrativa. “Las películas siempre están muy bien hechas, particularmente Cenicienta, a mí lo que me pasó a medida que la andaba viendo es que la película contara todo lo que yo ya sabía pero que sin embargo fuera inmensamente disfrutable”, consignó Kuschevatzky.

Por Bàrbara Defoix Navarro. | Twitter: @BarbaraDefoix

Archivado en: ,