Sábado 24 de julio de 2021
TELEVISIóN | 22-06-2021 12:25

Carolina Papaleo:"Quiero armar una Televisa argentina"

La actriz se refirió al sueño de construir un canal del Estado asociado a capitales extranjeros, un plan que lleva al hombro desde el año 2017 y que ya le presentó a Alberto Fernández.

La actriz Carolina Papaleo está trabajando para crear una industria audiovisual al estilo de Televisa en México. Construir un canal del Estado asociado a capitales extranjeros es un plan que lleva al hombro desde el año 2017. Desde aquel entonces ya se encontró con diversas personalidades para hablar sobre este proyecto de gran escala, entre ellas Rosario Lufrano, un embajador argentino en Arabia Saudita, y el propio Alberto Fernández.

En una conversación donde también dio su mirada sobre el escenario político actual, la conductora del programa “Vivo para vos” de Canal 9 señaló que hoy “no hay ficción en la Argentina”. Además habló del “negocio” de la televisión que hace que haya poco con contenido. Sobre esto contó el trabajo que hace junto a Julián Weich para evitar el sensacionalismo y entretener “sin sacar la pata de la realidad”.

Carolina Papaleo:
Carolina Papaleo junto a Alberto Fernández

Papaleo, que fue entrevistada por los y las alumnas de periodismo de la Escuela de Comunicación del diario Perfil, también habló sobre sus inicios en la actuación, la presencia de los temas políticos y artísticos en la mesa familiar, y contó la razón por la que decidió estudiar Ciencia Política en la UBA. Además se le consultó por su opinión sobre Cristina Kirchner y la gestión del Frente de Todos.

Carolina Papaleo:
Carolina Papaleo junto a Alberto Fernández

¿Cómo fue tu primer acercamiento a la actuación?

Fue a los seis años durante una temporada que mi mamá hizo en Necochea. Ella no tenía dónde dejarme entonces me inventaron un papel en una obra de teatro que se llamaba “Cándido de día, cándido de noche”. Por supuesto que para mi esa experiencia era un juego.

¿Y cuándo te decidiste en ser actriz?

Cuando me preguntaban qué iba a ser de grande pasé por diferentes profesiones. Mi mamá siempre fue mi mamá, no era Irma Roy el personaje. Ella estuvo prohibida durante la dictadura. Recién cuando yo estaba en el secundario abrió una escuela de teatro con un amigo que era bailarín. La escuela fue creciendo y cuando dieron un curso los sábados me metí. Mis viejos me dijeron que mientras fuera al colegio no había problema. ¡Iba hasta los días de paro que no va nadie! Ahí fue cuando me decidí. 

¿Tuviste la oportunidad de hacer carrera en el extranjero?  

La posibilidad de irse afuera en general se da más con los varones. Yo empecé a trabajar en un lugar donde estaba de moda traer actrices extranjeras a la Argentina. Esto no ocurría en México por ejemplo, aunque está el caso de la Christian Bach. Yo acá tenía tanto trabajo y me iba tan bien que no lo pensé. Además tuve a mi hijo y ya era más difícil trasladarse. 

¿Crees que la ficción argentina tiene que reinventarse? 

No, creo que hace falta tener ficción. No estamos teniendo ficción de ningún tipo porque hoy producir una novela cuesta muchísimo. Fuimos una industria y hoy no lo somos. Decimos “la industria audiovisual” por decir un título. Fuimos maestros del resto de Latinoamérica y países de Europa que vienen y nos traen sus latas. Lo que necesitamos es repensar cómo podemos volver a hacer ficción en general. Yo tengo un proyecto concreto sobre este tema, pero veremos qué pasa.

¿De qué trata este proyecto? 

Trata sobre la posibilidad de construir un Canal 7, un canal del Estado asociado a capitales extranjeros. Construir una ciudad como es Televisa México y armar una industria audiovisual. ¡Una Industria! No lo que nosotros llamamos industria. 

¿Y cuáles son los pasos institucionales a seguir?

Vengo trabajando en esto desde el 2017. Todo fue porque un día entré a una clase en la facultad que no me correspondía. El profesor estaba hablando de economía, específicamente del capitalismo de los árabes y del exceso de dinero. Y para la financiación se me ocurrió recurrir a Medio Oriente. Antes ya había empezado conversaciones con el Estado argentino. Pude ir avanzando en algunas cosas.

¿Cómo siguió?

Yo había hablado con Alberto Fernández y Rosario Lufrano antes de que asumieran. Después de las elecciones hablé con el embajador argentino en Arabia Saudita, que me contactó con el encargado de las relaciones comerciales en la Cancillería. En el 2020 justo se hacía el G-20 en Arabia Saudita, y me ofrecieron viajar allá para ver si en la agenda podía meter lo audiovisual. Pero el bicho me dejó abajo. No me pude subir al avión.

Mencionaste a Alberto Fernández. ¿Opinar sobre política te perjudicó alguna vez en algún trabajo?

Vengo de una familia que opina de política y le ha ido muy mal, pero bueno, son los avatares. No, la cosa está álgida y justamente por eso que me metí a estudiar Ciencia Política en la UBA. Me parece que uno tiene que tener herramientas para defender lo que piensa. No me gusta ser repetidora. Prefiero tener un pensamiento propio y para eso hay que educarse.

¿Cómo llevas hoy el secuestro de tu padre durante el último gobierno militar?

No sería esta Carolina si no hubiese pasado lo que pasó. Cada uno hace su camino y va construyendo su personalidad, sus emociones. Los protagonistas de esa historia fueron mis viejos, pero a mi me interesa verlo más como parte de un momento político y reflexionar sobre eso. ¿Por qué se dan esos regímenes? ¿Quiénes fueron los perseguidos? ¿Qué pensaban? ¿Por qué son los menos los intelectuales y artistas que adhieren a la ideología que tenían los militares? 

Volviendo a la actualidad, ¿cómo llegaste a hacer “Vivo Para Vos” con Julián Weich?  

Yo era parte del panel de un programa en América que conducía Moria Casán y me enteré que el programa se terminaba al otro día. “¡Ah listo, me quedé sin trabajo!”, me dije. En ese contexto sonó el teléfono en mi casa y era Diego Toni de Canal 9, diciendo que tenían un programa en ese horario, que no iba con el tono de la pandemia. Él quería ofrecer entretenimiento sin sacar la pata de la realidad. Así surgió. 

¿Y cómo coexiste este programa en un mundo televisivo dónde se tiende al sensacionalismo?

Nosotros no buscamos el golpe bajo sino hacerle homenaje a nuestros artistas. Bastante que no teníamos ficción antes de la pandemia y que los televidentes no tienen a sus actores cerca como para encima andar con las miserias humanas. Abrimos la posibilidad de que los actores puedan promocionar sus obras.

¿Cómo ves al resto de la televisión?

La tele siempre se va renovando. Ahora se está convirtiendo cada vez más en comercial que en una tele de contenido. Se busca minimizar costos. Siempre fue un negocio y no va a dejar de serlo. Hoy te vas al reality, que puede ser “MasterChef”, el “Cantando”, o te vas a otro tipo de programas donde tenes invitados, con un poco de un lado y un poco del otro, y donde vas direccionando las preguntas. Pero es parte del juego.

¿Seguís perteneciendo al colectivo de actrices? 

Nunca pertenecí. Me enchufaron porque tengo muchas amigas ahí y en el programa de Moria estaba todo el tema de Juan Darthés. De repente me preguntaban y yo decía hasta donde podía decir. Las chicas mantenían todo muy en secreto para que no se filtraran las noticias. Sé que tuvieron una fractura y que las chicas que se fueron armaron otro grupo. 

Armaron “Las Bolten”.

Sí. Creo que era más un grupo de chat que un colectivo. 

¿Te sentís una referente de las mujeres?

No sé. Sí sé que me gusta hablar con las mujeres y el mundo femenino. Me gusta lo matriarcal. Tuve una abuela y una madre muy potentes. En mi casa siempre se habló de política y arte. La más militante era mi abuela anarquista. En mi familia ninguno, mujeres o varones, era media tinta. Vivieron en una casa que era una panadería. Imaginate las batallas de los domingos en casa. ¡Se tiraban los panes por la cabeza!

¿Y te ves como una posible candidata en estas elecciones?

La verdad es que estoy súper cómoda en la actuación. Me siento como pez en el agua. No sé si me vería netamente en otra cosa. No sé si me vería en la política.

¿Qué opinas de la gestión del Frente de Todos? 

Un sistema presidencial hace que el papel del vicepresidente no tenga mucha relevancia. Sin embargo creo que Cristina tiene liderazgo. Sabía claramente que sola no ganaba, entonces decidió hacer esta potestad. Pero nadie de los que están participando soñó en su vida llegar y gobernar durante una pandemia. Por supuesto que no es el gobierno que ellos hubiesen querido hacer, como seguramente pasa en otros países.

¿Crees que Cristina Kirchner tiene más peso que el Presidente?

Sus definiciones siempre van a tener una impronta como es ella, una topadora. No se va a pintar las uñas y dar una definición. Va a dar un cachetazo de ida y vuelta y cuando te recuperaste decís “ehh…”, y después se guarda otro rato. Pero en realidad el protagonismo es del Jefe de Estado. Y bueno, Alberto está haciendo lo que puede.

¿Y Alberto Fernández es peronista?

¡Si! Claro que sí.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

Más en