sábado 20 de abril del 2024
DESTACADA 27-06-2023 16:53

Murió la legendaria Carmen Sevilla, ícono de España, a los 92 años

La presentadora y cantante padecía Alzheimer desde 2009. Días antes de su fallecimiento debió que ser hospitalizada.

La actriz, cantante y presentadora de televisión Carmen Sevilla, uno de los rostros más populares y queridos del cine y la televisión en España, murió este martes en Madrid a los 92 años, según ha informado a EFE su hijo, Augusto Algueró.

¿Qué enfermedad tenía Carmen Sevilla?

Carmen Sevilla, nacida el 16 de octubre de 1930 en Sevilla, padecía Alzheimer desde 2009 y debido a su muy deteriorada salud fue ingresada en una residencia de Aravaca (Madrid) en marzo de 2015. El pasado domingo fue trasladada a un hospital, donde ha fallecido.

¿Quién era Carmen Sevilla?

La actriz comenzó su trayectoria artística a los 14 años como bailarina y a los 17 inició su carrera cinematográfica, que le llevó a participar en grandes producciones internacionales rodadas en España como “Marco Antonio y Cleopatra” junto a Charlton Heston.

Carmen Sevilla

Carmen Sevilla vivió los últimos años de su vida profesional como icono de la tele, entre espontáneos comentarios en el “Telecupón” o sus surrealistas retransmisiones de las campanadas de fin de año, pero antes de eso, la “novia de España”, la “fierecilla domada”, fue toda una estrella del cine.

En los años 50, 60 y 70 no solo desataba pasiones por su gran belleza, sino que su carrera cinematográfica, con más de setenta películas, incluye los éxitos más sonados del cine español de la posguerra y el destape, o que protagonizó la primera cinta española seleccionada para los Óscar.

Estas son algunas de las más destacadas:

“La venganza” (1958), una historia de amor y drama. La cinta de Juan Antonio Bardem en la que Carmen Sevilla daba vida a la hermana vengativa de un exconvicto en la España rural, fue la primera película española en ser candidata al Premio Óscar a la Mejor Película de habla no inglesa. "Sevilla", que compartía cartel con Raf Vallone y Jorge Mistral, estaba espectacular en esta nueva versión de la folklórica, soberbia en su papel dramático.

Carmen Sevilla

Con apenas 20 años, la imagen de la artista sevillana ya ocupaba en solitario los carteles de sus películas, famosos musicales como “La revoltosa” o “Los cuentos de la Alhambra”, y muy pronto, como pareja de los actores más prestigiosos de la época – que, casi siempre, podían ser sus padres-, como el tenor Luis Mariano, con quién rodó “El sueño de Andalucía” (1951); “Violetas imperiales”, (1952) y “La bella de Cádiz” (1953).

Luis Lucia la captó para protagonizar “La hermana San Sulpicio” junto al guapísimo Jorge Mistral, otro “pelotazo” de taquilla en un momento en el que el folclore, los toros, el fervor religioso y la lágrima fácil arrasaba entre el público de posguerra. De esa época son también “La pícara molinera” (1954) o “La fierecilla domada” (1955).

Carmen Sevilla era la versión española de las divas de Hollywood. Su dulce voz para las coplas, con su chispa sevillana, y una belleza que no lograron apagar ni el Alzheimer ni los más de noventa años vividos, la convirtieron pronto en ‘la novia de España’. Y de Latinoamérica. Carmen Sevilla, que hizo las ‘Américas’ muchas veces junto a sus amigas Paquita Rico (otra belleza) y Lola Flores (una fuerza de la naturaleza), inolvidables las tres, divertidísimas, en “El balcón de la luna” (1962), tocadas con pelucas imposibles y falsos lunares en sus mejillas, con las que actuaban en el local de variedades.

También hizo ‘remakes’. Sevilla hizo una versión francesa de “El sueño de Andalucía” (“Andalousie”), también con Luis Mariano, que dirigió Robert Vernay, y poco después “Muchachas de Bagdag” (“Babes in Bagdad”, Edgar G.Ulmer). Y participó en grandes producciones internacionales rodadas en España como “Rey de Reyes” (1961) de Nicholas Ray; “Aventura para dos” (1958), de Donald Siegel, o “Marco Antonio y Cleopatra” (1972), junto a Charlton Heston.

Carmen Sevilla

La pudorosa Carmen Sevilla se sumó al cine del destape pero nunca en desnudo integral; aunque había hecho cintas eróticas que alimentaban la imaginación, su primer “destape” fue “El techo de cristal” (1971), con Eloy de la Iglesia, donde por primera vez mostró un escultural cuerpo de largas piernas y un pecho del que ella misma se sentía orgullosa.

Después vendrían “El apartamento de la tentación”, “No es bueno que el hombre esté solo” (donde hacía de prostituta, 1973) o la más erótica de todas “La loba y la paloma” (1974). Para los curiosos, Carmen se acababa de separar de su marido Augusto Algueró, que le había sido infiel, y quiso “vengarse” con estos papeles ligeros de ropa. “Sex o no sex” (1974), “Dormir y ligar todo es empezar” (1974), “Una mujer de cabaret” (1974), “Terapia al desnudo” (1975), “Striptease a la inglesa” (1075) o “La promesa” (1976). “Nosotros los decentes (1978) de Mariano Ozores, y tras rodar “Rostros” se retiró del mundo cinematográfico.

En esta Nota