sábado 14 de diciembre de 2019
Perfil.com
OPINIóN | 27-11-2019 23:00

Si el río suena y el famoso desmiente dos veces, siempre apostá al río

La China Suárez confirmó por fin su separación de Benjamín Vicuña jurando que no hay terceros ni terceras en discordia. Conociendo el doble paño, permítanme que lo dude. Pampita y el plato que se come frío...

Marcela Tarrio
Marcela Tarrio

Editora Jefa Periodística Multimedia de Perfil.com. Miembro de APTRA.

No hay derecho. Hace meses que vienen ocultando y negando, nosotros aquí, esperando que llegue la oficialización, y yo me voy cinco días de viaje, casi sin señal y me la pierdo porque me entero en el medio de la Cordillera de los Andes que finalmente la China Suárez blanqueó aquello que ya era un secreto a voces pero que Ángel de Brito anticipó sin pelos en la lengua y primereando a todos. La actriz y el actor chileno Benjamín Vicuña están separados, tal como convalidó esta semana ella en Los Ángeles de la mañana.

Y sí, gente, solo esperaban que terminara la tira Argentina, tierra de amor y venganza para blanquearlo, pero seguir negando ya era un imposible. Igual, quizás algún díaa los famosos entiendan que los que estamos de este lado ya sabemos que, como sucede en el idioma inglés, negar dos veces es afirmar, y en el mundo de la farándula, donde niegan dos, tres y mil veces, nadie tenía dudas de que esa pareja había terminado hace meses.

No voy a decir aquello de que “cuando el río suena piedras trae”, pero sigue siendo el refrán más apropiado en estos casos. Tampoco voy a decir eso de que “la venganza en un plato que se come frío”, no por favor, Dios me libre de pensar cómo se debe estar riendo la flamante mujer casada Carolina “Pampita”Ardohain, quien fuera engañada por Vicuña, su ex, en aquella insuperable escena que podría titularse “El tráiler, la palta y la manta!. Y menos voy a decir aquello otro de “el que las hace las paga”, porque el que esté libre de pecado, cuernos o falsos testimonios sentimentales, que tire la primera piedra. Pero lo cierto es que más allá de los refranes, muchas mujeres habrán festejado tanto o más que Pampita esta separación, ya por una cuestión de sororidad, quizás en la misma proporción en la que odiaron a Nico Cabré cuando dejó a Eugenia Tobal por la susodicha China, toda una experta en ser siempre la tercera en discordia.

Según Suárez esta vez no hay terceros o terceras, pero conociendo el doble paño, permítanme que lo dude, que aún recuerdo en mis épocas como directora de revista Semanario, organizando la redacción para perseguir al chileno, ya en pareja con Pampita –que a su vez había engañado con el actor a su marido polista Martín Barrantes– cuando nocheaba seguido en una disco porteña haciendo de las suyas. ¡Si habremos escrito crónicas plenas de data de todos sus movimientos nocturnos (pero nunca una foto con las manos en la masa, ya que lo cuidaban muy bien), porque siempre fue pilllo el hombre y pocas veces los pescaron hasta, claro, el episodio de la maldita palta.

Evidentemente, la fidelidad no es lo suyo, y cuando digo “lo suyo”, al que le quepa el sayo que se lo ponga. Y en este caso, les cabe a los tres.

Escuchá el audio

 

Galería de imágenes

Marcela Tarrio

Marcela Tarrio

Editora Jefa Periodística Multimedia de Perfil.com. Miembro de APTRA.

Más en

Comentarios

Música

Conociendo Rusia: "Loco en el desierto"

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario