sábado 20 de julio del 2024
MúSICA 15-07-2023 02:00

Jennie de BLACKPINK se sinceró en una entrevista con Dua Lipa, habló de su vida y de cómo los BLINKs la ayudaron

La idol habló como nunca de su infancia, el duro entrenamiento en Corea del Sur, las dificultades que enfrentó y sus sueños de convertirse en estrella del K-pop.

Jennie Kim fue la invitada especial en el último episodio del podcast de Dua Lipa "Dua Lipa: At Your Service", donde habló de su infancia, trayectoria hasta convertirse en una de las mayores estrellas del K-pop, el duro entrenamiento en Corea del Sur, las dificultades que enfrentó y cómo la ha ayudado BLINK, el fandom oficial del grupo. 

"Es uno de los grupos más exitosos de todos los timepos. Su fandom está al nivel de The Beatles. Y está formado por chicas encantadoras. Tenemos una canción juntas, Kiss And Make Up, que hice porque soy una gran fan suya, e incluso me uní a ellas en el escenario en Nueva Jersey para la primera actuación en directo. Ningún ensayo podía prepararme para presenciar en directo la pasión y el poder del fandom del K-Pop. Su música es adorada en todo el mundo, y me encanta la forma en que llevaron Corea al mundo", fue la gran forma de Dula Lipa para presentar a Jennie de BLACKPINK.

"La mayor razón por la que me lancé a este camino musical que elegí fue que escuchaba música coreana y vivía en Nueva Zelanda, y soñaba con llevar la música coreana a un mundo más grande...", dijo.

En otro tramo, sostuvo que "Aprender algo que no se te da bien te ayuda a encontrar cuál es tu género principal. probar todo tipo de cosas diferentes me ha ayudado a convertirme en quien soy".

Una de las cosas importantes que Jennie compartió con todos, es la influencia de su madre ha tenido en su visión del mundo: "Mi madre siempre tuvo el deseo de que yo experimentara no solo mi cultura y mi país de origen, sino también que viajara por el mundo y fuera esa persona libre dondequiera que fuera", contó y agradeció, ya que esto le permite en gran parte ser quien es hoy.

La apertura mental de su madre ayudó a que Jennie pudiera viajar a Nueva Zelanda para ampliar su perspectiva del mundo. Cuando estaba por viajar a Estados Unidos, Jennie decidió volver a Corea del Sur para cumplir su sueño como artista del K-pop.

Jennie es uno de los ases del K-pop, y uno de sus talentos es rapear, rapear fuerte y rápido como en la vieja escuela. Sin embargo, sorprendió al revelar que al principio no estuvo de acuerdo con este puesto impuesto (en el K-pop todos los integrantes de un grupo tienen un puesto del mismo).

Cuando Dua y Jennie hablaron sobre el encasillamiento de los artistas y se refirieron al agotamiento que eso produce. "En realidad nunca he dicho esto en ningún sitio, pero he querido hacerlo. Después de nuestro debut (en 2016), hicimos unas seis canciones en las que yo sólo rapeaba, y por el camino me confundí porque me di cuenta de que hay una gran parte de mí a la que le encanta cantar, pero nunca tuve la oportunidad de explorarla como aprendiz porque me dijeron que debía ser rapera. Así que hubo una fase en la que odiaba rapear". Pero luego de verse a sí misma disfrutando mientras rapeaba en el escenario, ese fue el momento en que aceptó el hecho de que en realidad el rap forma parte de ella y su identidad.

Sobre el sanguinario entrenamiento de la industria del K-pop, Jennie remarcó que "Las personas que sabían la importancia de mantener su propia identidad y carácter dentro del sistema de entrenamiento son las que están en el grupo (BLACKPINK) ahora mismo. Mucha gente se perdió en el camino porque estábamos muy centrados en satisfacer a la gente con la que trabajábamos, pero no estábamos seguros de para quién lo hacíamos y cómo podría identificarnos en el futuro, porque se trata literalmente de años de formación y no sólo de un par de horas. Las chicas y yo intentamos encontrar nuestra propia voz y carácter mientras teníamos a otras 30 personas formándose con nosotros y creo que nuestra discográfica nos vio intentándolo".

En otro momento de la entrevista, Dua Lipa mencionó que Jennie parece disfrutar mucho al cantar "Tally", uno de los temas del último disco de BLACKPINK que se convirtió en un himno no solo para los BLINKs, sino para muchos más. Cuando la canción fue lanzada, su letra causó una revolución en la industria -acartonada y repleta de estereotipos-, por lo explícita. Jennie contó que al principio, hasta a ella le costaba mencionar algunas palabras subidas de tono.

"Nadie lleva la cuenta, hago lo que quiero con quien quiero", afirman de forma contundente, dándole una cachetada a la ultra conservadora cultura coreana. "Mientras hablas toda esa mierda, voy a tomar lo que es mío", dejan en claro, además de advertir que no le pertenecen a nadie más a que a ellas mismas y no cambiarán porque los demás lo exijan.

Al preguntarle qué significaba la canción para ella, primero se explayó diciendo que como artista de K-Pop, se había sentido limitada en lo que podía decir y hacer en el escenario y tenía miedo de expresarse. 

"Empezar mi carrera en Corea como artista de K-pop ha restringido muchas facetas mías que no estaban permitidas porque soy una idol de K-pop, y creo que también tenía miedo de expresarme. Y a medida que las cosas fueron creciendo, pude hacerlo, y la gente lo vio más como una ruptura de los límites que como algo que ella está haciendo algo que no le está permitido hacer y que puede abrir un nuevo capítulo para la gente que se está iniciando en el negocio".

"La canción Tally fue una de las primeras en las que dijimos la palabra con FUCK. Al principio, cuando empecé a interpretar la canción, ni siquiera podía decirla en voz alta", se sinceró. Pero todo cambió cuando vio cómo BLINK lo disfrutaba, y eso le dio valor y fuerzas. "Me decía, ¿Puedo alejarme del micrófono? ¿Qué pasa si la gente piensa que esto no está bien? Y entonces vi que a más fans les encantaba la canción, y yo estaba conectando con BLINKS mientras estaba en el escenario, y ellos me decían 'sí, haz lo tuyo'. Ellos fueron los que me dieron la confianza y el apoyo para disfrutar de verdad", indicó.

“Quiero romper más fronteras para que la gente de mi cultura entienda que expresarte como quieras no es malo, no debería haber un estándar. No debería haber una razón para juzgar", dijo Jennie durante el cálido ida y vuelta. 

Jennie es una de las estrellas del K-pop, sino la estrella del K-pop, que más recibe odio por parte de algunos fandoms de otros grupos. El nivel de cuestionamiento a absolutamente todo lo que hace es inmenso y peligroso. En particular, los haters dicen que ella no da todo de sí misma cuando en realidad, lo da todo hasta estando enferma.

En este marco, se refirió a cómo aprendió a cuidar su salud. "Durante la pandemia e incluso hasta ahora he aprendido a cuidar mi cuerpo y he aprendido mucho sobre mí misma con mi salud y cómo funcionan mis músculos, lo flexible que soy con mis brazos, como y cada detalle, y todo empezó porque constantemente me hacía daño durante las actuaciones en comparación con otras chicas. Era algo estresante en mi vida. Era como 'ya está, me he vuelto a caer'. Me he dado cuenta de que, aunque tenía años de entrenamiento, todo era más sobre 'necesito ser buena bailando no sobre cómo me mantengo segura y sana mientras hago esto'".

Jennie Kim
Jennie Kim en el Festival de Cannes

"Siento que he decepcionado a mis fans en algún momento de mi vida en el que parecía que no estaba dando lo mejor de mí. Pero no he tenido un momento para decir esto, no supe controlar y usar mi cuerpo como debía. Cosas así he querido compartir con mis fans, que todavía estoy en un punto en el que estoy aprendiendo sobre mí misma. En todo caso, déjenme ser la persona que me comparta a partir de ahora".

Tras la entrevista, Jennie fue altamente elogiada por la forma en la que la idol jamás se ha victimizado, y por la forma en que ha superado los obstáculos en una industria a la que pertenece desde muy chica y que es una carnicería. Jennie ha encontrado su balance y sabe quién es y está segura de sí misma, algo que ha reflejado desde el comeback de BLACKPINK y que los fans sienten orgullo.

L.M

En esta Nota