sábado 7 de diciembre de 2019
Perfil.com
DESTACADA | 06-03-2019 21:30

Netflix y Steven Spielberg se enfrentan por la llegada del streaming a los Oscar

El director cargó contra el modelo de negocio de la plataforma, y pretende que no queden tan cerca de llevarse una estatuilla, como sucedió con Roma.

Netflix y Steven Spielberg se han enfrentado en los últimos días por la llegada a los Oscar, y el éxito en estos galardones, de películas de los servicios de streaming.

Desde la cuenta oficial de Twitter de la plataforma publicaron una respuesta al legendario director estadounidense, quien se ha mostrado en contra de unir en los Oscar a las películas destinadas a su exhibición en salas con las que se estrenan prácticamente de forma simultánea en cines y en el ámbito doméstico.

"Nos encanta el cine. Aquí hay otras cosas que también nos encantan: acceso a la gente que no siempre puede permitirse ir a los cines o que viven en localidades sin cines, permitir a todos y en todos los lugares disfrutar de estrenos a la vez, dar a los directores más caminos para compartir el arte", señalaron desde Netflix. "Estas cosas no son mutuamente exclusivas", agregaron.

El servicio digital respondió de esta manera a una información del portal Indiewire publicada el pasado jueves en la que se aseguraba que Spielberg trataría de impulsar cambios en la Academia de Hollywood en relación a las cintas de streaming y su participación en los Oscar.

"Steven siente profundamente la diferencia entre la situación del streaming y la de los cines", dijo un portavoz de Amblin Entertainment, compañía fundada por el responsables de filmes como 'La lista Schindler' (1993) o 'Salvar al soldado Ryan' (1998).

Este portavoz aseguró que el realizador estaría "contento" de ver a "otros" compañeros uniéndose a su campaña para cambiar las reglas de los Oscar desde dentro de la Academia. Spielberg forma parte de la Junta de Gobernadores de la Academia, el órgano que rige la visión y el funcionamiento de esta institución.

Susanne Bier, Kimberly Peirce y Spielberg son los tres representantes de la rama de cineastas en esa junta de la Academia, en la que también se sientan, entre otros, actores, directores de fotografía, encargados de casting o productores.

Spielberg, que ha reflejado su oposición a servicios como Netflix en diferentes ocasiones, respaldó a Green Book en los pasados Oscar, donde esta cinta se hizo con tres premios: mejor película, mejor guion original y mejor actor de reparto (Mahershala Ali).

Green Book se impuso en la categoría reina de los Oscar a Roma, película del mexicano Alfonso Cuarón en Netflix y que también era una de las grandes favoritas en estos reconocimientos donde, al final, se acabó llevando las estatuillas a mejor director, mejor fotografía (ambas para Cuarón) y mejor cinta en lengua no inglesa.

Si Roma se hubiera llevado el Oscar a la mejor película habría sido la primera vez que una plataforma digital, en este caso Netflix, se coronara con el premio más codiciado de esos galardones.

Vale señalar que en 2017, se estrenó Five Came Back, un documental de Netflix que muestra la visión de cinco grandes cineastas sobre el impacto de la industria durante Segunda Guerra Mundial. La producción contó con los testimonios de Guillermo Del Toro y de Spielberg, además de Francis Ford Coppola, Paul Greengrass y Lawrence Kasdan.

La próxima gran apuesta del gigante del streaming para competir en los galardones es The Irishman, una película dirigida por Martin Scorsese.

El debate sobre Netflix y las plataformas digitales en general, sumó voces como la de Zack Stentz, guionista de Thor y X-Men: Primera Generación, quien fue más allá del cruce "Spielberg vs. Netflix". 

"Si el resultado final de la disputa entre Spielberg y Netflix es que Netflix se comprometa a tener lanzamientos cinematográficos más grandes para más de sus películas, será un win-win para todo el mundo. Mientras todos ponen en una balanza el Spielberg vs. Netflix, parece que estamos pasando por alto dos problemas mucho más grandes. Hay una generación entera que ha dejado de ir a los cines salvo para eventos gigantescos de marcas, y otra generación antes que ellos que está más interesada en los videojuegos que en las películas. Mucha gente está utilizando el argumento económico, pero la generación X era pobre de cojones durante mediados de los 90 y, aún así, condujeron el renacimiento del cine independiente durante ese periodo. Mi gran apunte aquí es que las películas fueron la forma de arte más popular del siglo 20, y si no tenemos cuidado, va a reducirse a una forma de narrativa con un público que envejece rápidamente. Así que, ¿qué hacemos?", planteó el guionista en una serie de tuits.

Por su parte, el maestro Paul Schrader, guionista de Taxi Driver y autor de First Reformed, compartió en Facebook un texto en el que remarca que la distribución cinematográfica es un terreno en constante evolución. "La idea de apretujar a más de 200 personas en una sala oscura y sin ventilación para ver una imagen parpadeante fue creada por la economía de la exhibición, no por ninguna noción de la 'experiencia cinematográfica'. Netflix permite que muchos largometrjaes financieramente marginales tengan una plataforma y eso es algo positivo (...) Los modelos de distribución están en un cambio constante. No se reduce a algo tan simple como cines contra streaming", explicó.

L.M

Galería de imágenes

En esta Nota

Más en

Comentarios

Todo lo que hay que saber

La información más importante de este martes en un breve video

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario