Domingo 7 de marzo de 2021
DESTACADA | 18-02-2021 23:59

Flor Torrente, devastada: murió su perro Kung Fu

La actriz despidió a su perro, que había adoptado hace un tiempo y al que le habían diagnosticado cáncer. Su dolorosa publicación.

Florencia Torrente atraviesa un profundo dolor por la muerte de Kung Fu, uno de los perros que adoptó junto a su novio, Guido Iannaccio, que está siendo tratado por el cáncer que le diagnosticaron. La actriz hizo el anuncio en las redes sociales, donde acompañó su publicación con fotos y una sentida despedida.

"La historia de un gordo Pelota: hace 7 meses exactos sucedió un #MeetCute. Se preguntaran qué es. Es lo que sucede en las películas cuando los protagonistas se encuentran mágicamente. Eso sucedió con nosotros 5: Kung Fu, Roma y yo llegamos al encuentro de papá y Mometito para formar esta hermosa familia", arrancó Flor Torrente junto a una serie de postales que muestran al bulldog francés que adoptó hace siete meses con su novio.

Florencia Torrente y Kung Fu

"No sabíamos muy bien que estaba sucediendo, pero teníamos la certeza de que estaba bien, y que nuestro instinto decía que teníamos que estar todos juntxs y darnos mucho amor. Gordo, foca, lagarto, cucarachero, que decirte que no sepas. Me enseñaste tantas cosas en tan poco tiempo", agregó dolida por la partida de su mascota.

"El amor más puro, la compañía, las miradas profundas, el juego, los abrazos, los ronquidos, los pedos ( jajajaja ), nos dejabas sin aire. Tus pelotas, no sabes lo que es el altar, están todas ahi benerándote. No te voy a negar que estoy triste, que te voy a extrañar, todoooo el tiempo. Mientras cocino, cuando regábamos el pasto, cuando me acompañabas a bañarme, cuando jugábamos con tus pelotas y descubrimos que eras el Messi de los perros".

Florencia Torrente y Kung Fu

"Ay gordo hermoso, sos tan especial, tan lleno de amor, gracias por tus eternas miradas y por enseñarme una nueva forma de amar. Y sabe que soy la más feliz de mundo".

Por último, le dedicó palabras a su novio. "Bb @guiiidox , sos el padre perruno más presente, amoroso, atento, cariñoso y responsable que jamás alguien vio. Sabe que el gordo está más que agradecido de la vida que nos regalamos. Te amo, nos amo y siempre estarás en todo nuestro ser y en cada rincón. Besos eternosss fuuuuuuuu. Eternamente agradecida de encontrarte en esta vida, nos vemos en las próximas gordo y jugaremos todos juntos con tus pelotas", cerró la actriz.

Guido Iannaccio, por su parte, también despidió en su propia cuenta de Instagram a Kung Fu, su compañero.

"Adiós Kung Fu hijito amado. Nos sangra el corazón por tener que despedirte, en los últimos días con mami @ftorrente esperábamos que llegue un milagro y que vuelvas a correr a Roma o a saltar a la mañanita pero no... el milagro ya había sucedido el día que llegaste a nuestras vidas y nos convertiste en una familia (solo que recién ahora lo podemos ver)", manifestó la pareja de Torrente.

Florencia Torrente y Kung Fu

"Gracias a @rovatti.vet Paula y Jorge por acompañarlo todo el camino, gracias @soplodevida_ por darnos la posibilidad de haber sido parte de la vida del gordo, gracias familia y amigos por amarlo y acompañarnos, especial gracias a todos los que mandaron linda energía que ayudó a que hoy se fuera en Paz. Volá hijito y disfruta el reencuentro con tu mami, y esperanos que algún día vamos a volver a jugar juntos con mome, mami y Romita. Mientras, cada vez que ruede una pelota, nos vamos a acordar de este amor infinito. Chau fu, Kung fu te amamos", concluyó.

El perro de Flor Torrente tenía cáncer pero antes fue mal diagnosticado

El 2 de febrero, la actriz y modelo argentina, de 32 años de edad, explicó que hacía casi dos meses que su perro estaba luchando contra un cáncer, y que en por esos días había sido operado de urgencia para sacarle tres tumores. Sin embargo, en una primera instancia el animal no fue tratado como era debido por el veterinario y fue mal diagnosticado, dándole la oportunidad al cáncer a que creciera rápidamente.

"Cuiden y observen a sus pichones, hagan más de una consulta con diferentes veterinarios. Si nosotros hubiésemos dado con el correcto a tiempo, los tumores no hubiesen avanzado tanto", se lamentó la hija de Araceli González.

Luego explicó: "Les cuento esto porque en la primera veterinaria donde lo llevamos, la primera vez que le vimos un bultito, nos dieron una cremita para tratarlo y después de varias visitas donde nos dijeron cualquier cosa, perdimos tres semanas que el tumor aprovechó para hacer metástasis”, agregó Guido indignado.

L.M

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

Más en