martes 06 de diciembre del 2022
DESTACADA 31-05-2022 16:16

El apoyo de Eduardo Feinmann a Marina Charpentier, la mamá de Chano, tras sus declaraciones en el Senado: "Tiene un coraje brutal"

El conductor de "Alguien tiene que decirlo" destacó la valentía de la mujer y le pidió al Gobierno que haga algo para frenar el consumo de drogas. Escuchá qué dijo.

Eduardo Feinmann fue contundente al referirse a las declaraciones de Marina Charpentier, la mamá de Chano, en el Senado de la Nación, donde hizo referencia a la salud de su hijo y pidió mejorar la Ley de Salud Mental.

El periodista analizó la situación en su programa de Radio Mitre, Alguien tiene que decirlo, y le pidió al Gobierno que actúe con rapidez para mejorar las leyes. "Sigan banalizando las drogas, sigan hablando de consumo personal y recreacional; sigan abriéndole paso a la droga libre en la Argentina; sigan destrozando familias como la de Chano. Marina, la mamá, una mujer que tiene un coraje brutal, se presentó el el Senado de la Nación y formuló un dramático llamado para modificar la Ley de Salud Mental", expresó. 

"Es impactante. Si los políticos no se conmueven con los dichos de Marina, no sé si son personas de bien... ¿Cómo va a ayudar a millones de Marinas en la Argentina? Hagan algo. No solo con la Ley de Salud Mental, no jueguen con las drogas, no hagan apología de las drogas desde altos funcionarios del gobierno a muchos comunicadores en los medios", continuó.  Y cerró contundente: "Están romantizando la droga en la Argentina y destruyendo a millones de argentinos y sus familias".

Qué dijo la mamá de Chano Moreno Charpentier

Una semana después de la internación de Santiago Chano Moreno Charpentier en la Clínica Avril, donde inició un nuevo tratamiento contra sus adicciones, Marina Charpentier, su madre, habló sobre su estado de salud. La mujer, licenciada en trabajo social fue invitada al Senado de la Nación para hablar de la ley de salud mental, entre otros tópicos.

"Mi hijo está internado, no lo veo hace seis días. Esta en el lugar en el que tiene que estar", señaló Marina Charpentier en diálogo con Paula Galoni para América Mediodía Noticias (América). "Es una medida para que el tome conciencia de por que esta ahí y atienda su dolor y su cabeza. No es distinta (a otras internaciones), es una más", agregó visiblemente emocionada.

Sobre los motivos que llevaron a Chano a ingresar nuevamente a rehabilitación, indicó: "Mi hijo no estaba más que en riesgo para sí mismo. Solo para sí mismo y nadie, ninguna mamá, quiere ver a su hijo morir. Hay muchas madres que están peleando al lado mío y no tienen a sus hijos, pero me dicen que pelean por el mío", dijo la licenciada en trabajo social y especialista en adicciones.

Antes de ingresar al Senado, donde planteó la urgencia que merece modificar la Ley de Salud Mental, adelantó algunos puntos de su propuesta. "Me convocan porque para modificar una ley se necesita gente con conocimiento y la experiencia de una madre", dijo. Y añadió: "Las circunstancias hicieron que yo tenga voz tantas madres me han escrito para que hable en nombre de ellas y tantas familias que luchamos contra esta enfermedad".

Marina Charpentier calificó a la ley vigente como anacrónica. "Es una ley que está hecha sin escuchar a las familias. Sobre todo el artículo 20 que dice que un adicto o enfermo mental tiene que dar su consentimiento para ser internado. eso para mí es una injusticia, una estupidez y una falta de conocimiento terrible", detalló.

Por último, reflexionó sobre la actualidad de Chano, quien en abril se había internado por voluntad propia en una clínica de Entre Ríos, antes de estar presente en el casamiento de Jorge Lanata y Elva Marcovechio. "Mi hijo es un ser extremadamente sensible, como todos los adictos, que les duele el mundo y consumen como síntoma de una tristeza muy profunda. Para lo único que tiene que servir es para que pensemos que estamos haciendo con los jóvenes que necesitan ponerse cosas en el cuerpo para poder divertirse. Merece su derecho a la salud y la tranquilidad", concluyó con mucha tristeza.

R.L