Exitoina

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

 
19/09/2017 - 10:47

Hazte la fama

La increíble historia de Ricardo Darín para no sufrir bullying en el colegio

Ricardo Darín

El actor, que confesó ser uno de los más débiles en la primaria, contó una divertida anécdota sobre cómo hizo para esquivar el acoso de los más grandotes.

Aunque cuando era chico no se utilizaba la palabra bullying para describir al acoso escolar entre compañeros de escuela, Ricardo Darín pudo haber sido víctima de distintas agresiones. Sin embargo, el ahora actor, fue visionario, y se adelantó para evitar los golpes.

¿Cómo hizo? El artista inventó una historia que lo mantuvo a salvo. “Yo formaba parte de un grupito mínimo de la división que éramos los más rezagados. Había otro gran grupo, que era comandado por otro, que era muy valiente y corajudo, nos atosigaban todo el tiempo“, contó en una entrevista en El Hormiguero 3.0, un programa de la televisión española.

Como no me sentía en condiciones de enfrentarme a golpe de puño, todos eran mucho más grandes que yo y más fuertes, empecé a inventar una historia. La habilidad consistió en no hacerla grande, sino que se la conté a mis más allegados y ellos se encargaron de distribuirla“, relató Darín.

En ese sentido, el actor finalmente reveló su secreto: “La historia era que mi padre había recibido en mi casa a un amigo japonés que era cuarto Dan de karate y que me había enseñado karate. En poco tiempo, me había convertido en una especie de experto, con la única condición que no lo usara para agredir a nadie, solo para defenderme. Durante varios años fui sobreviviendo con esta mentira ridícula”.

Durante dos o tres años, Ricardo pasó casi sin sobresaltos por la primaria, hasta que un compañero, puso en duda la historia y lo encaró. “Me dijo: ‘Te voy a matar’. Me tiró una trompada y me la embocó justo y yo volé y fui a caer al lado de una estatua de un prócer argentino, Sarmiento”, contó el actor, y terminó la anécdota: “Todo el colegio esperando mi reacción, el experto en karate. Tenía una lista de espera para pegarme. Desde el suelo, pegué un salto en el aire como había visto en las películas, como se cuadraban los ninjas. Ante mi estupor, Falcón salió corriendo. Lo gracioso es que yo lo iba corriendo para no alcanzarlo nunca. Así sobreviví“.

Archivado en: , ,