sábado 22 de febrero de 2020
Perfil.com
OPINIóN | 20-01-2020 16:50

La fábula del cerdo, el cordero y las marmotas

Cuando uno creía que ya había visto todo, siempre hay gente que te sorprende. Y en José Ignacio, Uruguay hubo tres que de aburridos se pasaron de... El adjetivo elegilo vos...

Marcela Tarrio
Marcela Tarrio

Editora Jefa Periodística Multimedia de Perfil.com. Miembro de APTRA.

Ya a una semana del episodio del cerdo que resultó cordero, ni pensaba tocar el tema porque me enerva la estupidez humana de un hombre que arroja un aninal desde un helicóptero para que caiga en la psicina de la casa de un amigo y su esposa, en José Ignacio, Uruguay, y la de esos dos que lo esperan ansiosos filmadora en mano...

Pero cambié de opinión porque ellos siguieron echando leña al fuego cada vez que abrieron la boca, enredándose en sus mentiras sin entender que hoy todo se ve, todo se viraliza, todo se encuentra y todo se reproduce. ¡Si hasta un video con ella riéndose le buscaron a la señora que negó ser la dueña de esa risa en la filmación esperando que cayera el animal de la eronoave! Y aclaro que cada vez que yo diga “animal” estaré hablando del cordero, que nadie lo duda, es el ser más inteligente de toda esta jungla...

Ni lerdos ni perezosos, los archivos lanzaron también la foto de la susodicha colgada del mismo helicóptero para una producción fotográfica, como nota color, porque a esto no le faltó nada.... Y no sigamos buscando, por las dudas... O si...

“Yo lo filmé porque vi un helicóptero y no sabía qué iba a pasar”; “yo jamás me reí”, bla, bla, bla. Cámara rápida, slow motion y se ven hasta las burbujas del agua.. Y encima apareció otro video (ergo, había otra persona filmando) donde se ve al dueño de casa sacando al animal de la pileta.

“Fue una broma que salió mal”, dijo el que lo arrojó del helicóptero, antes de pedir disculpas... Y sabés que no lo entiendo... Yo sé que tener dinero a algunas personas les cambia los principos, los valores y hasta las maneras de embromar, pero tirar un animal faenado desde un helicóptero incluso presumiendo de la buena puntería, no fuera cosa que le diera en la cabeza a alguno de los que lo esperaban abajo (aunque lo merecieran), más que broma me parece una absoluta estupidez que para un abogado y empresario que pasa los 60 años no solo queda desubicada sino que la magnifica más. No estamos frente a una broma de niños...

Y ni hablar del dueño de casa que, como su mujer, se la pasó mintiendo desde que se viralizó el video, mentiras que quedaron en blanco sobre negro cuando “el arrojador” dio su explicación y aclaró que él les había avisado lo que iba a hacer ya que todo se trataba de una apuesta.

Todo, mientras una importante marca da autos daba por terminado el vínculo publicitario con la marca de ropa del dueño de casa; su exmujer, madre de sus hijos y exsocia decía que no le extrañaba que hubiera hecho eso; el dueño del country donde el empresario alquilaba esa casa lo denunció; empezaron los escraches contra él y su marca, y surgieron recuerdos varios sobre actitudes pasadas, como el de una periodista que contó el matrato que sufrió de parte de este hombre al hacerle una entrevista. ¿Campaña contra la familia, como dijo él? ¿Leña del árbol caído? No, es sencillo, se llama “cosecharás tu siembra...”.

Ah, sí, disculpen, no di nombres. Estamos hablando del abogado y empresario argentino radicado en Uruguay Eduardo Pacha Cantón (“el arrojador”) y el empresario argentino Federico Álvarez Castillo y su mujer, la exmodelo Lara Bernaconi (los habitantes de la casa), todos protagonistas de la Fábula del cerdo, el cordero y las marmotas, cuya moraleja podría ser: humanos tontos hay en todos lados, pero con plata y aburridos, nunca sabés lo que pueden llegar a hacer.

Galería de imágenes

Marcela Tarrio

Marcela Tarrio

Editora Jefa Periodística Multimedia de Perfil.com. Miembro de APTRA.

Más en

Comentarios