lunes 04 de marzo del 2024
DESTACADA 03-08-2023 18:45

Josefina Pouso contó cómo fue volver a fumar después de 14 años: "Cuando mi hija me vio, se fue a llorar y yo me sentí una mierda"

La panelista de Nosotros a la Mañana habló sobre su presente con el cigarrillo y aseguró: "Me quita control sobre mí, él me está ganando otra vez".

Josefina Pouso estuvo en Seres Libres, el programa de Gastón Paul en Crónica HD, y contó la culpa que sintió por volver a fumar después de 14 años de haber dejado el cigarrillo. 

Cuándo empezó a fumar Josefina Pouso

"El primer cigarrillo lo probé a los 12 años, con una compañera de la primaria. Fue una habitación en mi casa, le afanamos un cigarrillo a mi vieja y fumamos. Empezás a fumar para pertenecer, para parecer más grande y piola", recordó. Y contó: "Dejé de fumar en enero del 2008. Tres meses antes, octubre del 2007, vivía con un novio, eran las tres de la mañana, me quedé sin puchos y salí a comprar sola a una estación de servicio. Ese día dije 'ah, este hijo de puta me ganó', hasta ese momento creía que lo tenía controlado".

"Cuando volví dije 'se terminó', y googlé formas de dejar de fumar. Y así fue, el 1° de enero del 2008 dejé de fumar", reveló. Y detalló cómo volvió a fumar después de 14 años: "Volví a fumar en mayo del 2022. Me fui de viaje con amigas a Marruecos, y una de mis amigas fuma, pero fuma cigarrillo armado. Eran charlas eternas y no me alcanzaba con una cervecita... le pedí uno y me dijo que no. Pero yo lo agarré y lo prendí. Lo necesitaba, me anestesió. Dije 'bueno, llego a Buenos Aires y se termina', y no se terminó, sigo con el armado".

"Estaré fumando 7 cigarrillos por día, me baja la ansiedad. Me quita control sobre mí, él me está ganando otra vez", manifestó. A su vez, Josefina Pouso recordó cómo reaccionó una de sus hijas cuando la vio con un cigarrillo por primera vez: "Mi hija me hizo sentir la peor madre del mundo. Yo dejé de fumar también porque quería ser mamá y tener un cuerpo limpio para llevarla dentro mío, entonces nunca me vio fumar". 

"Su papá fumó hasta la pandemia, y con todo lo que se habló, de la gente que se moría y que el que fumaba tenía mayor riesgo de muerte... mi hija lloraba a mares. Entonces logró que su papá dejara de fumar porque insistió un montón. Cuando me vio por primera vez con un cigarrillo en la mano, se fue a llorar a la habitación y yo me sentí una mierda, la peor del mundo. Le dije que era algo momentáneo, que lo iba a dejar pero que en ese momento necesitaba fumar".

En esta Nota