sábado 14 de diciembre de 2019
Perfil.com
DESTACADA | 01-12-2019 12:18

El violento asalto a Diego Peretti

El actor fue interceptado por dos motochorros que le sacaron un objeto de valor muy preciado para él. Los detalles.

"Hay que tener ojos en la espalda, como sensores que activan una alarma. En esta jungla nadie te salva, confía en nadie, ten ojos en la espalda", recita uno de los principales temas de Cumbia Ninja, película interpretada por Brenda Asnicar del 2013 al 2015. Lo cierto es la letra de esa canción vincula directo con el desafortunado episodio que vivió el actor Diego Peretti en las calles porteñas del barrio de Las Cañitas, en donde se convirtió en víctima de un violento asalto.

Lo cierto es que hoy hay que tener "ojos en la espalda" dado que no podemos caminar con la total libertad y tranquilidad de llevar objetos de valor con nosotros o puestos y tener la certeza de que vamos a volver intactos, dado el cuadro de inseguridad alarmante que se vive. Así sucedió con la figura principal de la icónica ficción, Los Simuladores, a quien interceptaron en plena caminata dos motochorros. Uno de ellos se quedó esperando en el móvil, mientras que otro de los ladrones se bajó y según reveló el actor al portal de espectáculos, Teleshow: "Me agarró del cuello, me tiró al piso y en ese movimiento simultáneamente me sacó el reloj" del cual añadió que lamenta haberlo perdido, dado que era un objeto de valor preciado para él.

El hecho ocurrió sorpresivamente en la calle Chenaut, cerca de Báez, (Las Cañitas) y no tuvo tiempo ni de reaccionar. Sin embargo, quienes podrían haberlo hecho eran los Policías de la Ciudad de Buenos Aires que, según el morocho, se encontraban a pocos metros del cuadro que padeció y reveló sobre la reacción de los efectivos: "Lo que pasó es que la moto fue en contramano pero el patrullero decidió no ir en contramano y dar la vuelta manzana, con lo cual retrocedió 20 casilleros respecto a la moto. Era imposible que lo agarrara".

Al respecto, Peretti remarcó con enojo y dolor por su situación, el sentimiento de percibirse desamparado y desprotegido ante el incumplimiento de la Policía respecto a sus funciones: "Los policías me conocen. Todos me dicen ‘Dieguito, Dieguito…’, pero después el reloj de Dieguito no aparece".

Sin más, el protagonista de Los Simuladores contó que pese a que lo agarraran del cuello fuerte y lo tiraran al piso se encuentra físicamente bien, que lamenta la pérdida de su reloj y que, según su opinión, los policías perdieron a los ladrones porque 'a las motos es muy difícil agarrarlas'. 

Más allá de la pérdida de su objeto preciado, podemos decir que la sacó barata y sin más, hay que tener "ojos en la espalda". ¡Fuerza Diego!

A.A

Galería de imágenes

Más en

Comentarios

Música

Conociendo Rusia: "Loco en el desierto"

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario