Jueves 29 de octubre de 2020
DESTACADA | 01-05-2020 09:45

A 9 años de la victoria de Cristian U en GH: "Eran todos marionetas mías"

En una entrevista exclusiva, el considerado por muchos como el mejor jugador recuerda su experiencia y revela la polémica manera con la que lo convencieron de volver a la casa cuando se había ido.

Lautaro Larocca
Lautaro Larocca

Productor de Televisión y Radio. Mail: lautarojl1997@gmail.com

Ver más autores

Hoy, 1° de mayo, se cumplen 9 años del triunfo de Cristian U en la final de Gran Hermano 2011, una experiencia que constó de 77 días, un abandono, otras 57 jornadas y 10 nominaciones para el adiestrador canino al que muchos consideran como la persona que dio vuelta el juego. A casi una década de ese suceso televisivo, el ganador del reality habló en exclusiva con Exitoína y contó cómo lo marcó el recuerdo que gran parte de la sociedad argentina todavía tiene de él, y reveló cómo fue que la producción del programa lo convenció de volver a ingresar a la casa cuando había renunciado.

Oriundo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Cristian Urrizaga, que fue renombrado con la letra inicial de su apellido debido a que había otro participante llamado Christian Yáñez, se presentó ante los televidentes el 12 de diciembre de 2010 como "un jugador de todo: ruleta, póker, blackjack, lo que sea”, ya vistiendo la remera musculosa que tanto utilizó estando encerrado. Una vez que comenzó la convivencia, y también en entrevistas posteriores, el adiestrador de perros contó que una vez llegó hasta perder un auto jugando en el casino.

Algunos de sus planes se empezaron a ver cuando interactuaba con mentiras en pos de perjudicar al resto de los “hermanitos”, pero sus apuestas fuertes siempre fueron adentro del confesionario, tanto con autonominaciones como con el uso de Twitter y el azar de las cartas. "Los dañas psicológicamente", afirmó en una oportunidad. En esa edición, los participantes por primera vez podían tuitear (sin ver lo que respondían sus seguidores). De esta manera, Cristian pidió varias veces la cabeza de sus oponentes.

Desde la tercera a la séptima gala, Urrizaga se autonominó con fundamentos claros: que los votos dirigidos hacia él se malgasten, probar el apoyo del público y que haya placas multitudinarias a raíz de que entraban aquellos que recibían pocas nominaciones. A pesar de que su plan marchaba sobre ruedas, el 08/02/2011 Cristian abandonó la casa sobrepasado por la situación. Sin embargo, unos días después la producción del programa forzó los límites del reglamento del formato para hacerlo volver junto a Emiliano Boscatto, Gisele Chizo Marchi y Rocío Gancedo, que habían sido eliminados, por decisión del público. El 74,37% de la gente que votó telefónicamente lo hizo porque vuelva el futuro ganador del certamen.

Las autonominaciones continuaron, y aunque hubo estrategias de sus rivales, como por ejemplo, una placa multitudinaria, Cristian U se metió de cabeza en una final que lo terminó consagrando con 763.052 votos positivos del público por sobre Emiliano, Martín Anchorena y Martín Pepa.

-¿Recordás esta fecha cuando llega? ¿Qué sentís con la gente que se refiere a vos como el mejor jugador de la historia de GH y que incluso te dice que se hicieron una cuenta de Twitter para ver qué era lo que escribías?

-La verdad es que cada vez que se aproxima, yo me acuerdo que fue un mes que cambió mi vida. No precisamente de que se cumple el 1° de mayo. Cuando la gente se refiere a mí como “el mejor jugador de Gran Hermano”, me da alegría, porque decís “Fa, loco, con el tiempo que pasó se siguen acordando de mí”. Y mirá que he trabajado en un montón de programas, y programas exitosos no por mí, sino por la jerarquía de los mismos, y aún así la gente me sigue relacionando con GH. Algunos renegarían, pero yo no. Me pone feliz eso y cuánta gente ha colaborado en esta ilusión mía.

-Vos mismo dijiste que cuando saliste te rogaron para volver a entrar. ¿Cómo fue tu vínculo con la producción del programa en aquel entonces? ¿Cómo hicieron que cambies de opinión?

-Yo conté que ellos de cierta forma me rogaron, creo que el programa había bajado 12 puntos de rating de un día para el otro, creo que las galas medían 24 o 25 puntos, y al otro día del que me fui midieron 12. Entonces la encargada de ahí, que en paz descanse, que era la más grande de Gran Hermano, era Cecilia (Kurganoff) la psicóloga, que de cierta manera me convenció tocándome el ego. Me trató de cagón, diciéndome "tenés el éxito a un paso de tu puerta y te escapás, pensé que eras más valiente pero sos un cagón". Me llevó por ese lado, me tocó el ego y encima yo soy calentón. Entonces pregunté si existía la posibilidad, y ya estaba todo armado por sí quería volver. Así que decidieron que ingresen 4 personas, dos de cada bando, para que no sea tan raro el tema.

¿Qué le decís ahora a los que te acusan de que estaba todo arreglado para que vos ganes?

-Me importan tres carajos lo que digan. Vos imaginate que el único que generaba cosas constantemente día y noche ahí adentro era yo. Prácticamente, eran todos marionetas mías. Yo decidía quién se iba, quién se quedaba, quién llegaba a la final, quién la pasaba bien y quién la pasaba mal. Yo decidía todo ahí adentro, así que obviamente tenía que ser yo el ganador. ¿Iba a ganar otro que se la pasaba tomando sol?

-Mientras estabas en la casa, ¿hubo algún punto de quiebre en el que te hayas comenzado a sentir el ganador del reality?

-Cuando la gente me empezó a gritar. Yo contaba cuántos gritos recibía yo y cuántos gritos recibía el resto, y el único que recibía era yo, prácticamente. Así que ahí vi que había una vara apuntando para mi lado.

-¿Y al revés, un momento en el que hayas pensado que se te escapaba de las manos?

-Hubo un momento en que lo pensé, porque me gritaron que la producción estaba en contra mío y que estaban pasando cosas positivas de Emiliano y Solange. Justo me lo había gritado alguien de mi confianza, Lucas. Pasó y gritó “Cristian, soy Lucas. La producción está pasando cosas buenas de Emiliano”, y me imaginé que algo podía haber, porque la realidad es que era un choreo, yo los goleaba a todos.

-¿Cuál fue tu mejor jugada? Alguna en la que hayas “dañado psicológicamente” a tus compañeros como dijiste una vez adentro.

-Las jugadas eran todas buenas. Desde las trampas que le hacía en los juegos, por las cuales pensaban “este pibe juega bien a todo”, hasta cuando volví a entrar y los vi a todos llorando. Estaban todos “¡Noooo!”, y parecía que había entrado el demonio. Yo dije “¡Sí! ¡Buenísimoooo!”.

-Si hubiese un GH Famosos o un GH de todos exparticipantes. ¿Estarías dispuesto a participar? ¿O los realities ya son una etapa cerrada y preferís encarar los medios desde otro lado?

-Yo no cierro ninguna etapa nunca. Están buenísimos los realities. Lo que pasa es que habría que ver algunas cosas. Yo no me pongo en exquisito y nada de eso, pero si es un reality de puros quilomberos, eso termina todo a las piñas y yo no quiero. Terminás quedando como un loco. Habría que ver quienes serían los participantes, hoy está todo muy distinto, aunque me encantaría ingresar de nuevo a la casa. Es una lástima que hayan dejado de lado al proyecto Gran Hermano. Hoy en esta cuarentena, un reality así sería espectacular para acompañar a la gente de cierta forma, es genuino y divertido. Hoy hay cada reality que decís “no lo veo ni por tres minutos”.

L.L.

Galería de imágenes

Lautaro Larocca

Lautaro Larocca

Productor de Televisión y Radio. Mail: lautarojl1997@gmail.com

Comentarios

Más en