martes 18 de febrero de 2020
Perfil.com
DESTACADA | 19-12-2019 19:08

Acusan a J. K. Rowling, la creadora de Harry Potter, de transfóbica

La escritora defendió a una mujer que perdió su trabajo por cuestionar los planes del Gobierno del Reino Unido que permiten que los ciudadanos tengan libertad sobre su identidad de género, y la destrozaron en la red.

J. K. Rowlig, la autora de la saga de Harry Potter, reapareció en sus redes tras tres meses de silencio, y lo hizo con un posteo que generó una gran polémica y que terminó con usuarios tildándola de transfóbica.

La escritora inglesa, de 54 años, generó un escándalo al apoyar a Maya Forstater, una investigadora fiscal que fue despedida en marzo por cuestionar los planes del Gobierno del Reino Unido que permiten que los ciudadanos tengan total libertad sobre su identidad de género. 

Forstater emprendió batalla legal contra sus empleadores, al considerar que se la despidió injustamente por expresar que "el sexo es un hecho biológico y es inmutable. Hay dos sexos, masculino y femenino".

Sin embargo, el juez James Tayler, del tribunal de empleo del centro de Londres, desestimó su reclamo y "concluyo de...  la totalidad de la evidencia, que Forstater es absolutista en su visión del sexo y es un componente central de su creencia de que se referirá a una persona por el sexo que consideró apropiado, incluso si viola su dignidad y / o crea un ambiente intimidante, hostil, degradante, humillante u ofensivo. El enfoque no es digno de respeto en una sociedad democrática”. Por esto, el juez determinó que no hubo despido improcedente porque no tenía derecho a ignorar los derechos legales de una persona con un reconocimiento legal del cambio en su autopercepción sexual.

Conocida la resolución,  la escritora salió en su defensa en la red. “Vístete como quieras. Llámate como quieras. Duerme con cualquier adulto que te consienta. Vive tu mejor vida en paz y seguridad. ¿Pero obligar a las mujeres a dejar su trabajo por afirmar que el sexo es real?", escribió Rowling junto a los hastags #IStandWithMaya y #ThisIsNotADrill que pusieron el mensaje en contexto.

Tras el tuit, las redes explotaron y se llenaron de mensajes de sus fans, quienes manifestaron sentirse desilusionados por la escritora, desaprobaron completamente su postura respecto al tema y la catalogaron como "TERF", término utilizado para referirse a las feministas radicales que excluyen a las mujeres transgénero del movimiento. 

Algunos de sus seguidores le explicaron que tienen hijos trans que la admiraban y que por eso les rompía el corazón su postura. “Me rompe el corazón verte publicar algo que indica que la discriminación contra ella es un comportamiento perfectamente bueno”, expresó una usuaria.

Aunque también otros seguidores han salido a defender a la escritora y a explicar que en su tuit no existía tal transfobia y que sólo mostraba su apoyo a alguien que había sido despedida por expresar su opinión.

Mirá algunos de los mensajes que dejaron. 

L.M

Galería de imágenes

En esta Nota

Más en

Comentarios