Exitoina

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

 
10/10/2015 - 12:08

Rating anual

Telefe gana por poco y la TV abierta baja

El Trece ya ganó el prime time anual, pero su competidor va primero en el general. América pasó al tercer lugar, y la TV Pública vive por el fútbol. La televisión abierta perdió casi dos millones de espectadores con el final de Las mil y una noches.

Por Marita Otero | Publicado en la edición impresa de Diario Perfil

La síntesis práctica de lo que sucede este año con la televisión abierta se dio con el final de Las mil y una noches. Un éxito que lograba reunir unos 20 puntos de rating promedio durante casi nueve meses y que cuando el 9 de septiembre se vio el último capítulo marcó 25,8 puntos Ibope. A esos televidentes, hasta ese momento fieles, no los encantó ningún canal, ningún programa, nada. Esos casi dos millones de personas que veían la tira turca cada noche se perdieron. A lo Lost.

El exitismo que gobernó, igual que los políticos de turno en el poder, durante décadas en las gerencias televisivas, ignoró las señales, los signos. Valga la redundancia para la miniserie de El Trece y TNT con toda la carga atrás de Julio Chávez, la gran producción y demás, que empezó en 17,2 y ahora promedió 11,3 puntos según Ibope. Negó la fuga de espectadores, el goteo constante, año tras año. Si bien los números suelen ser una exacta radiografía de la realidad, la realidad admite muchas miradas, más allá de Perón.

El Trece viene ganando cómodo gracias al prime time y al desempeño, nada sorpresivo, de ShowMatch, ya sin los turcos en el horizonte, siempre lo más visto del día y promedia 20,9. Es la nave vikinga, y lo acompañan Esperanza mía (promedió 14,9 hasta el martes 6), Jorge Lanata (16.4 hasta el martes 6), La noche de Mirtha (9,9 puntos), Los 8 escalones, pero nada llega a los 20 puntos, salvo Tinelli. Telefe perdió los últimos cuatro meses –junio-julio-agosto y septiembre–, pero aún mantiene una ínfima ventaja en el promedio anual.

Al 7 de octubre, Telefe 8,66, El Trece 8,43, América 4,24, Canal 9 3,9, y Canal 7 2,73. Dos décimas que los mantiene esperanzados en ganar el año y octubre –al jueves pasado–, que van primeros por cinco décimas. Eso sí, el prime time ya lo tienen perdido. El Trece suma 12,9 en el acumulado al 30 de septiembre, y la ventaja sobre Telefe, que marca 10,8, es de 2,1 puntos. La franja que va de Telenoche, Esperanza mía y ShowMatch es ya irremontable. Los realities MasterChef junior, que tuvo 15 puntos de promedio (al 27 de agosto), Elegidos, 14,8 (hasta el 9 de julio) Tu cara me suena 12,7 (al 30 de septiembre), la ficción Historia de un clan, el entretenimiento Boom!, Escape perfecto y El huevo o la gallina no pueden ser primeros.

La verdad es que de nada sirve echarles la culpa a las nuevas pantallas, internet, Netflix, on demand, las plataformas web o los cambios de conducta, porque lo de Las mil y una noches los desmiente (estaba en internet). Como los desmienten los partidos de fútbol que interesan, como el de Boca-River del 13 de septiembre que obtuvo 33,6. Y hay que ver esta noche lo que mide en Telefe. Aquí y en el mundo lo que sigue mandando son los contenidos. También en Netflix y en HBO sufren fracasos, aun con un marketing feroz que los muestra exitosos siempre. No es así.

Entonces, veamos por ejemplo el menú vespertino que ofrecen los canales abiertos, que se parece bastante al de los restaurantes con precio fijo y dos platos, sin bebida ni postre: económico y rendidor, para las expectativas. Telefe, con las reposiciones de Dulce amor y Avenida Brasil, que compiten con El diario de Mariana y Este es el show –ninguno llega a los dos dígitos–, y lo nuevo, Laten corazones, con Mariano Iudica, que rara vez supera al de Listori-Chávez. Lo que le marca la diferencia a Telefe son las novelas extranjeras: ¿Quién le teme a Fatmagul?–con más de 10 puntos– y Ezel, le salvan la ropa, por así decirlo. Esa primera y segunda tarde Telefe lleva de promedio –hasta el 6 de octubre– 7,7 puntos contra 6,2 de El Trece, y 9,2 versus 7 de su competidor.

La pobreza franciscana con la que llenan horarios, queda claro, tampoco es lo que define. Como no lo es el dinero, por más atractiva y agradable que es una producción con exteriores, buenas vistas, figuras importantes, pero no alcanza. El punto es coincidir con lo que el público espera o quiere ver. Son votos. Porque con Entre caníbales Telefe sufrió un golpazo durísimo, y sin embargo, había puesto todo para que Campanella les hiciera un éxito. Y no.

El Canal 9, de Angel Remigio González y González, “el fantasma”, hace una programación todavía con menor inversión, latas como La sombra del pasado, Lo imperdonable, Mi corazón es tuyo, Dueños del paraíso (que también tiene Netflix), en un baúl que tiene de todo para cubrir huecos y horarios. Por más que vaya cuarto en el rating general, y tenga en vivo Bendita, Duro de domar, los noticieros e Implacabes, tanto como para disimular, le rinde, es un negocio y no lo toma como un servicio de entretenimiento masivo.

América ha sido ganador en este juego de pobres corazones, lleva la delantera en las tres franjas en el año (hasta el 30/9) con 4,7 puntos, de 12 a 16, y Canal 9 3,9, en la segunda, de 16 a 20, 3,7 a 3,6 y en el prime time 4,5 contra 4,1. Con Gran Hermano volvió a posicionarse detrás de los dos “gigantes”, se mantiene en la pelea con Intratables, que además le sirve por múltiples motivos, e Intrusos ya no está solo en la guerra, y los demás, Animales sueltos, Los unos y los otros e Infama, acompañan.

Por último, la TV Pública, que con el Fútbol para todos pudo el domingo 4 ganar el día por 1,4 de ventaja y dejar tercero a El Trece. Tiene buenas ficciones, Variaciones Walsh, que comienza, el ciclo de Matías Martin, Línea de tiempo, Cocineros argentinos, y el oficialista 6,7,8, pero es siempre el fútbol. Va último en el rating de Ibope, en el anual con 2,73, empatando el horario nocturno con Canal 9 en 4,1.

Archivado en: , , , ,