martes 25 de febrero de 2020
Perfil.com
ESCáNDALOS | 23-01-2020 11:00

Presidenta de Grammy fue destituida en medio de un escándalo

La ex CEO de la Academia de la Grabación, Deborah Dugan, contraatacó a la organización asegurando que fue echada tras presentar denuncias de acoso sexual, violación, corrupción y racismo. Los detalles.

Días atrás, la Academia de la Grabación, organización que otorga el Grammy, dijo que Deborah Dugan, su ex presidenta y directora ejecutiva, fue puesta bajo licencia administrativa tras una denuncia de conducta inapropiada y exigir 22 millones, siendo una organización sin fines de lucro.

Ahora, Dugan contraatacó a la Academia argumentando que fue destituida tras presentar quejas de acoso sexual, disparidades de salario, plantear preocupaciones sobre la mentalidad machista de la organización, señalar conflictos de intereses atroces, negociaciones indebidas por parte de los miembros de la junta e irregularidades en las votaciones a los premios más prestigiosos de la música, y criticar el encubrimiento de violaciones sexuales que afectan a la Academia.

El abogado de Dugan, Douglas Wigdor, quien fue puesta bajo licencia administrativa la semana pasada tras seis meses en el cargo, presentaron la queja formal de discriminación ante la Comisión de Igualdad de Oportunidad de Empleo el martes, apenas cinco días antes de la ceremonia de entrega de los Grammy.  “No es inusual que los artistas que tienen relaciones con los miembros de la Junta y que se ubicaron en la parte inferior de la lista inicial de 20 artistas terminen recibiendo nominaciones”, resalta la queja oficial.

La denuncia también revela que a la directora de información anterior, Megan Clarke, le dijeron que la despedirían si no renunciaba después de quejarse ante Recursos Humanos por haber sido acosada por un miembro de la junta, y que un empleado afrodescendiente del museo Grammy fue despedido después de que ella expresó su preocupación por diversidad dentro de la entidad. En su extensa presentación, Dugan cuenta que "otro trabajador afrodescendiente gay también fue acosado hasta el punto de tener un colapso mental”.

Dugan afirma que fue acosada sexualmente por el jefe del departamento legal de la academia, Joel Katz, en mayo de 2019, durante una reunión de la junta de la Academia de tres días en Laguna Niguel, California. Dugan dijo que se refirió a ella como "bebé", comentó su apariencia varias veces durante la cena y que le dijo que él era "muy, muy rico" y que los dos deberían pasar tiempo juntos. La denuncia fue rechazada por Katz el martes. 

La parte más impactante de la denuncia de 44 páginas presentada por Dugan involucra una acusación de violación contra el ex CEO de Grammys, Neil Portnow. Dugan afirma que en el segundo día de una reunión de la junta directiva de la Academia en mayo de 2019 - antes de que comenzara oficialmente su mandato - fue llevada apresuradamente a una sala de conferencias y le dijeron que una "artista de grabación extranjera" y miembro de la Academia había acusado a Portnow de violarla después de un espectáculo en el Carnegie Hall de Nueva York. Aunque el nombre de la artista no figura en la denuncia, "un psiquiatra ha confirmado que el encuentro sexual entre ella y el Sr. Portnow probablemente no fue consentido", según el abogado de la artista, citado en la denuncia.

La ex ejecutiva también señaló que recibía un salario menor al de Portnow, quien dejó el puesto el año pasado, y también que fue objeto de represalias por negarse a contratarlo como un asesor por casi la mitad de su antiguo salario. Una declaración ante el Servicio de Impuestos Internos muestra que el ex directivo devengó un salario de 1,74 millones de dólares en 2016. Dugan dijo que fue presionada a contratarlo como asesor por 750.000 dólares anuales.

El cese inmediato de la presidenta fue una decisión tomada por la junta directiva de la Academia de la Grabación, tras recibir "preocupaciones" sobre su desempeño y una denuncia formal de mala conducta que ha llevado a iniciar dos investigaciones independientes, detalló la organización en un comunicado la semana pasada.

El martes, la academia dijo que el asunto estaba relacionado con la queja de una empleada que dijo que Dugan había sido “abusiva” y que creó un ambiente laboral “tóxico e intolerable”. Los abogados de Dugan calificaron tales acusaciones como falsas y dijeron que no hubo malos tratos. Identificaron a la empleada como la asistente ejecutiva que heredó de Portnow.

La academia dijo en un comunicado que “lanzó de inmediato investigaciones independientes para revisar tanto la potencial conducta inapropiada de la señorita Dugan como sus alegaciones subsiguientes. Estas dos investigaciones siguen en curso”.

L.M

Galería de imágenes

Más en

Comentarios