domingo 16 de junio del 2024
DESTACADA 20-05-2023 20:01

Romina Uhrig reveló que fue víctima de abusos en su infancia: "Mi mamá no me creyó"

La exhermanita abrió su corazón y contó la violencia que sufrió en su niñez. Mirá el video acá.

Romina Uhrig contó en Estamos en una (República Z) el abuso que sufrió en su infancia por parte de una pareja de su madre y cómo eso influyó en las relaciones amorosas que tuvo antes de Walter Festa.

Qué le pasó a Romina Uhrig

La exdiputada confesó que su padrastro abusó de ella y que ejercía violencia de todo tipo en su hogar: "El marido de mi mamá no quería que me ponga esto o lo otro, ya es un tema muy delicado... Nosotros teníamos al frente un abuelito y mi padrastro no me dejaba juntarme con mis amigas, no me dejaba hacer nada y me acuerdo que una vez no dejaba que yo saliera cuando estaba el abuelito, porque decía yo lo provocaba al abuelito, era muy celoso. Mi mamá también pasó momentos de mierda por eso, le costó un montón despegarse".

La exhermanita aseguró que pudo sanar en terapia ese trauma y entendió que gracias a la violencia que normalizó en su familia, atraía relaciones de ese tipo en adultez: "Los hombres que elegía era muy parecidos a los de mi mamá, no cortaba con eso... Nosotras elegimos eso, no es que siempre nos toca. Cualquier mujer que ve que un hombre la agrede verbalmente y físicamente, ¿qué hace cualquier mujer normal? Lo deja y uno sigue, sigue. Yo tuve relaciones así, viví mucho la violencia en el entorno de mi familia por mi mamá y su pareja. Sufrí violencia verbal y física con una de mis primeras parejas. Yo seguía, seguía, hasta que en un momento no podía ni ver a alguien porque era una puta. A mi mamá le pasaba eso con su pareja... y yo estuve en lo mismo".

Sobre cómo se animó a hablar por primera vez sobre el abuso que sufría, Uhrig comentó: "Antes cuando lo hablaba me ponía mal, me angustiaba. Había un dolor muy grande, no lo podía tocar, un dolor muy grande y no lo podía hablar. Fue abuso. Fue a los 8 años, no se lo conté a mi mamá, se lo conté a mi abuela Pepa. Yo iba a dormir mucho a lo de mi abuela y un día cuando ya me iba a llevar, me puse a llorar como loca porque no quería ir y ahí se lo conté. Mi abuela se puso... Y pasa justo mi tío, se lo cuenta a mi tío y vamos los tres juntos a la casa. Mi tío se le tiró encima, quería cagarlo a piñas. En ese momento mi mamá no me creyó a mí, se enojó conmigo y me morfé una paliza. Pero mi mamá no estaba bien tampoco. Fue horrible".

"Aparte yo me acuerdo que no me quería ir del colegio y quería que la maestra fuera mi mamá, no me quería ir a mi casa", concluyó Uhrig.

D.D.

En esta Nota