miércoles 17 de abril del 2024
DESTACADA 04-11-2023 13:14

Murió Silvia Liceaga, la esposa de Carlos Monti

Meses atrás el periodista había relatado la larga lucha que tenía su mujer contra la leucemia.

Este sábado a la mañana se conoció el fallecimiento de Silvia Liceaga, la esposa del conductor y periodista Carlos Monti.

La Asociación de Periodistas de la Televisión y la Radiofonía Argentinas dio a conocer la noticia a través de un comunicado que expresa: "Lamentamos comunicar el fallecimiento de Silvia Liceaga, esposa del querido socio y ex directivo Carlos Monti y madre de la socia Milagros Monti". Laura Ubfal también usó sus redes para divulgar el triste suceso.

Silvia Liceaga, la esposa de Carlos Monti
Carlos Monti y su esposa, Silvia Liceaga.

De qué murió la esposa de Carlos Monti

"Hace seis años, tras haberse diagnosticado leucemia, había sido intervenida con un trasplante de médula. En los últimos tiempos permaneció en internación domiciliaria. La Comisión Directiva acompaña el dolor de Carlos Monti y sus familiares y eleva una oración por la memoria de su esposa", concluye el anuncio.

El pasado mayo, el periodista abrió su corazón en Desayuno Americano (América TV) y contó detalles de la larga lucha de su mujer contra la enfermedad.

Qué enfermedad tenía la esposa de Carlos Monti

A raíz de la sentida nota que dio Silvina Luna a LAM meses antes de su muerte, Pamela David le pidió a Monti que relatara lo complejo que es pasar por esas experiencias y ser el acompañante del paciente, ante lo cual, el periodista confesó: "A mí mucho hablar del tema no me gusta, me cuesta, ella fue trasplantada de médula hace seis años porque tenía leucemia. Y cuando la trasplantaron te hacen hacer un cursito donde te van contando cómo son los procedimientos y cuáles pueden llegar a ser las consecuencias. Pueden pasar 3 cosas: que el organismo lo acepte, que lo rechace o la tercera que se haga un injerto contra huésped".

Carlos contó con lágrimas en los ojos, cómo ha sido todo el proceso por el que pasó su esposa: "A ella le trasplantaron la médula de mi cuñado, tuvimos la suerte de que mi cuñado diera 100% de compatibilidad. Al principio todo funcionó bien, el trasplante así mismo dura una 1 hora. Ella tuvo que resistir varias quimios antes de la quimio final, a ella le descubren la leucemia en noviembre y la trasplantan en marzo, durante esos meses tuvo que someterse a quimioterapia".

El panelista reveló que el cuerpo de su mujer reaccionó de una forma compleja al trasplante: "Te decía que había 3 alternativas, la tercera era el injerto contra huésped, que fue lo que se le despertó a ella a partir de los 50 días del trasplante. ¿Qué significa eso? que la médula de mi cuñado no se reconoce en el organismo de Silvia, entonces la reacción es que ataca a los órganos, a cualquiera porque no se reconoce".

Debido a esto, Monti contó la forma en la que Silvia debía tratarse semanalmente: "Eso obliga a un tratamiento que se le hizo, que no dio el resultado que esperaban los hematólogos, ahora está en Fundaleu yendo 3 veces por semana, haciéndose un tratamiento en el que le sacan sangre a ella, la pasan por una máquina, la licúan, atacan a los que la atacan a ella y luego le vuelven a meter su propia sangre. Más una batería de 16 pastillas diarias, corticoídes y toda las prevenciones, no exponerse al sol porque se puede acelerar el proceso del injerto contra huésped".

"Mi mujer está con internación domiciliaria... Nos cambió la vida a todos. Es una resiliente, es una luchadora, leona, hemos pasado momentos muy complicados y siempre está con una sonrisa. Nos tocó esto y toda mi familia está empujando para el mismo lado", afirmó Carlos.

Además, el comunicador recordó la forma en la que descubrieron la enfermedad: "Mi mujer acababa de llegar de viaje, había tenido un episodio al que no le había dado demasiada importancia, se había hecho unos análisis previos, estaba todo bien y de repente me llama y me dice 'vení que el hematólogo quiera hablar con vos' y él me dice que tiene leucemia".

De igual forma, Carlos relató la forma en la que veía a Silvia: "Ella es una mujer muy alegre, muy vital, es encantadora, por eso me enamoré... Es artista plástica y ella tuvo que dejar todo, porque la prioridad es su salud. Todos nos readaptamos a la vida de ella, hace 6 años que duermo con un ojo abierto. Yo la he internado, no tuve necesidad de ver a los médicos, porque me doy cuenta cuando no está bien. Pero bueno, es lo que nos tocó y hay que seguir".

En esta Nota