jueves 29 de septiembre del 2022
DESTACADA 08-09-2022 14:33

Murió la Reina Isabel II de Inglaterra a los 96 años

El Palacio de Buckingham confirmó la noticia. Los miembros más importantes de la familia real británica estuvieron en el castillo de Balmoral en Escocia.

La Reina Isabel II falleció a los 96 años, después de haber estado bajo supervisión médica en su castillo escocés de Balmoral, informó el jueves 8 de septiembre el Palacio de Buckingham. Los miembros de la familia estuvieron junto a ella hasta su final.

Reina Isabel

"Tras una nueva evaluación esta mañana, los médicos de la reina están preocupados por la salud de su majestad y han recomendado que permanezca bajo vigilancia médica", habían anunciado el jueves por la mañana. "La reina sigue sintiéndose cómoda y se quedará en Balmoral", donde suele pasar los finales de verano, agregó el palacio en un breve comunicado. 

El príncipe de Gales viajó a Balmoral acompañado por su mujer, Camilla, duquesa de Cornualles, y también se desplaza al castillo el príncipe Guillermo, su primogénito y segundo en la línea de sucesión, y el príncipe Enrique. Mi Meghan ni Kate viajaron.

Carlos y Camilla
Carlos y Camilla

La salud de la anciana monarca fue motivo de creciente preocupación desde que el pasado octubre se supo que había pasado una noche hospitalizada para someterse a "pruebas" médicas cuya naturaleza nunca se precisó. Desde entonces, se había reducido muy considerablemente su agenda, sus apariciones en público fueron cada vez más escasas y en ellas se la veía a menudo caminando con dificultad ayudada por un bastón.

En junio el Reino Unido celebró por todo alto el Jubileo de Platino, 70º aniversario de la llegada al trono de Isabel II, quien había empezado a delegar más funciones oficiales en el príncipe Carlos. El martes la monarca había recibido en Balmoral al primer ministro dimisionario Boris Johnson y a su sucesora a la cabeza del Partido Conservador, a la que encargó formar gobierno como nueva líder de la mayoría parlamentaria.

Muerte Reina Isabel

Una imagen del acto difundida por el Palacio de Buckingham, en que se veía a la monarca dando la mano a Truss, provocó inquietud porque la mano de la reina aparecía inusualmenta amoratada. 

Por primera vez en su largo mandado Isabel II había decidido quedarse en Balmoral en lugar de regresar a Londres, donde suele tener lugar la transición, debido a sus problemas de salud. "Mis pensamientos -y los de todos en el Reino Unido- están con su majestad la reina y su familia", tuiteó Truss el jueves.

El miércoles por la noche, la casa real había anunciado que la monarca decidió posponer un acto en línea después de que sus médicos le aconsejaran descansar. Isabel II estuvo prácticamente ausente de las celebraciones de su jubileo de platino, en que apareció sólo dos veces brevemente en el balcón del Palacio de Buckingham para saludar a las decenas de miles de personas allí reunidas. Sin embargo, unas semanas después participó en varios actos públicos en Escocia, apareciendo sonriente y con un bastón en un desfile de las fuerzas armadas en Edimburgo a finales de junio.

La Reina Isabel II llegó al trono con sólo 25 años, en 1952, tras la Segunda Guerra Mundial, uniéndose a un escenario mundial dominado por figuras políticas como el chino Mao Zedong, el líder soviético José Stalin y el presidente estadounidense Dwight D. Eisenhower. Su reinado de 70 años abarcó dos siglos de agitación social, política y tecnológica sísmica. 

Los últimos vestigios del vasto imperio británico se desmoronaron. En su país, el Brexit sacudió los cimientos de su reino y su familia soportó una serie de escándalos. Pero en todo momento mantuvo su popularidad y fue reina y jefa de Estado no solo del Reino Unido, sino de 14 antiguas colonias británicas, como Australia, Canadá y Nueva Zelanda.

También fue jefa de la Commonwealth, formada por 56 naciones que abarcan una cuarta parte de la humanidad, y gobernadora suprema de la Iglesia de Inglaterra, la iglesia madre de la comunión anglicana mundial. 

Pero se plantearán preguntas sobre si la edad de oro de la monarquía británica ya ha pasado, sobre cómo una institución antigua puede seguir siendo viable en la era moderna y sobre si Carlos impondrá el mismo respeto o reinará a la sombra de su madre.

L.M

En esta Nota