Lunes 27 de septiembre de 2021
DESTACADA | 24-08-2021 13:44

Murió Charlie Watts, icónico baterista de los Rolling Stones

El legendario músico, corazón de su majestades satánicas, falleció a los 80 años. Semanas atrás se había sometido a una operación de urgencia.

El emblemático baterista de los Rolling Stones, Charlie Watts, ha fallecido a la edad de 80 años, anunciaron este martes 24 de agosto de 2021.

Su publicista en Londres, Bernard Doherty, dijo en un comunicado: "Con inmensa tristeza anunciamos la muerte de nuestro querido Charlie Watts. Ha fallecido en paz en un hospital de Londres hoy mismo rodeado de su familia". "Charlie era un amado esposo, padre y abuelo y también como miembro de The Rolling Stones uno de los mejores bateristas de su generación", dijo Doherty. "Pedimos que se respete la intimidad de su familia, de los miembros de la banda y de los amigos cercanos en este difícil momento", añadió.

Desde la cuenta oficial de los Stones emitieron el comunicado escrito por Doherty junto a una imagen de Watts, cuya muerte ha conmocionado al mundo.

Muerte Charlie Watts

El portavoz del músico ya había anunciado a principios de agosto que no participaría en la gira norteamericana de la banda, prevista para el otoño boreal, por motivos médicos. "Charlie ha sido operado con éxito, pero sus médicos creen que necesita descansar", explicó entonces, sin más precisiones. 

Watts, que cumplió 80 años en junio, llevaba en los Stones desde 1963. Junto con el cantante Mick Jagger y el guitarrista Keith Richards, era uno de los miembros más antiguos de la famosa banda de rock, en la que también han participado Mick Taylor, Ronnie Wood y Bill Wyman. 

En 2004, había sido tratado en el Hospital Royal Marsden de Londres de un cáncer de garganta, del que se recuperó tras cuatro meses de tratamiento; incluidas seis semanas de radioterapia intensiva. 

Quién era Charlie Watts

Nacido el 2 de junio de 1941 en Londres, Charlies Watts llegó a la música a través del jazz animado a los 13 años por su vecino Dave Green con quien después formaría el cuarteto "The A, B, C & D of Boogie-Woogie".  Totalmente autodidacta, aprendió a tocar de oído, observando a los músicos de los clubes de jazz de Londres. 

Rolling Stones

"Nunca fui a una escuela para aprender a tocar jazz. Eso no es lo que me gusta. Lo que me gusta del jazz es la emoción", explicaba el músico que durante su carrera con los Rolling Stones, siguió tocando jazz en paralelo y grabó varios discos con el Charlie Watts Quintet y con el grupo Charlie and the Tentet Watts. 

Pero primero estudió arte y trabajó como diseñador gráfico en una gran agencia de publicidad. Cuando se unió a los Rolling Stones en 1963, no eran más que una banda pequeña e incipiente. "Fue una bendición", decía Keith Richards. "El primer batería con quien empecé hace 40 años es uno de los mejores del mundo. Con un buen batería, eres libre de hacer lo que quieras", agregaba. Watts fue designado como el duodécimo mejor baterista de todos los tiempos por la revista Rolling Stones.

Honky Tonk Women, (I Can’t Get No) Satisfaction, 19th Nervous Breakdown, Gimme Shelter, Get Off of My Cloud, Get Off of My Cloud, Tumbling Dice, Undercover of the Night, Paint It, Black, fueron algunos de los clásicos temas en donde Charlie brilló como un Dios.

El tranquilo y elegantemente vestido Watts fue a menudo clasificado con Keith Moon, Ginger Baker y un puñado de otros como un baterista de rock de primera clase, respetado en todo el mundo por su estilo musculoso y oscilante cuando la banda se elevó desde sus desaliñados comienzos hasta el superestrellato internacional. Se unió a los Stones a principios de 1963 y permaneció durante los siguientes 60 años, situándose justo detrás de Mick Jagger y Keith Richards como el miembro más duradero y esencial del grupo.

Con su rostro impasible y su talento unánimemente reconocido para el ritmo binario, ofrecía el contrapunto perfecto en el escenario a los frenéticos contoneos de Mick Jagger y las payasadas eléctricas de los guitarristas Keith Richards y Ronnie Wood.

Y mientras sus amigos pasaban por "divorcios, adicciones, arrestos y peleas locas", según un inventario recopilado por el diario británico Mirror, el tranquilo Charlie Watts vivía una vida serena con Shirley Shepherd, su esposa desde hacía 50 años, y su hija Seraphina, en su granja de cría de purasangres árabes en Devon, Inglaterra. "Durante cincuenta años de caos, el batería Charlie Watts representó la calma en medio de la tormenta de los Rolling Stones, tanto dentro como fuera del escenario", escribió el Mirror en 2012. 

Charlie Watts y su esposa Shirley
Charlie Watts y su esposa Shirley

Sin embargo, el músico no era totalmente impermeable a las adicciones de la banda: en la década de 1980, se sometió a rehabilitación por heroína y alcohol.  Pero "fue un tiempo muy corto para mí", explicó él mismo. "Simplemente lo dejé, no era algo para mí", confiesa el taciturno músico.

L.M

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

Más en