viernes 19 de agosto del 2022
DESTACADA 06-07-2022 14:38

La sobrina de Analía Franchín dio estremecedores detalles del calvario con su expareja, denunciado por presunto abuso sexual hacia su hijo

Nadia habló a corazón abierto sobre las actitudes perversas del padre de sus hijos. Mirá el video.

Nadia, la sobrina de Analía Franchín, dio estremecedores detalles del calvario que vivó con su expareja y padre de sus dos hijos. Actualmente, el hombre está denunciado ante la Justicia por maltrato y presunto abuso sexual infantil.

Los hijos de Nadia, Tomás y Benjamín, tienen TEA (Trastorno del Espectro Autista). Además, uno de ellos tiene piel atópica, por lo que tiene mucha sensibilidad ante los golpes y lastimaduras. Sobre cómo comenzó su calvario, la sobrina de Analía Franchín contó: "Esto empezó hace ocho años, al principio no era violento. Empezó conmigo con un controlador de mensajes, que no vaya a cual lado, era una persona normal, no noté nada extraño".

"Empezamos la relación, decidí tener a Tomás y a los cinco años nació Benjamín. Justo tiene lo de la piel atópica, desde nacimiento, es curable dentro de un ambiente normal, y empezó más con lo de la piel porque era feo el ambiente, discusiones, violencia psicológica contra mí y le decía ‘no te rasques más, no comas esto, no hagas aquello’. Pero todo se volvió incontrolable, por ejemplo me daba un zampazo en las manos si me mordía una uñas, todo autoridad, y jerarquías", siguió Nadia. 

Respecto a cuándo decidió alejarse de su exmarido, detalló: "Fue en 2014, porque lo consulte con Analía, porque amenazaba con quitarme la patria potestad". Además reconoció que comenzaron a tomar medidas más severas cuando su hijo mayor le escribió una carta a la directora de su colegio para contarle el maltrato que recibía por parte de su padre. 

"La maestra va a Minoridad, Minoridad la llama (a Nadia) y ella dice que no pasaba nada y me llaman a mí y me dicen que si ella no habla le sacaban los chicos, a los dos. Se llevó todo, hasta la alcancía de los chicos, porque le decía a Tomás que por cada tic que tuviera le sacaría plata", contó Analía. Sobre el mal momento que atraviesa actualmente Tomás por su problema de piel atópica, Nadia dijo: "Mi hijo mayor terminó internado por el hostigamiento por parte de la familia del papá, los chicos se asustaron mucho y se desregularon, los dos tienen TEA. Tomás se puso nervioso, se rascó, sangró y está internado desde hace dos semanas".

La denuncia por presunto abuso sexual

En otra parte de la entrevista, Analía y Nadia contaron que existe una denuncia judicial contra el padre de los nenes por presunto abuso sexual. Muy angustiada, Nadia reveló cómo se enteró que su expareja habría abusado de su hijo más pequeño. "A la semana que se fue de casa lo supe: Benjamín tenía cuatro años y medio y como tiene TEA, empecé a seguirle la rutina que tenía, que consistía en que su papá le leyera un cuento. Me prohibía que durmiera en la cama matrimonial y yo dormía con Tomas el mayor y él con Benjamín. Tenían la rutina de leer un cuento y fue demasiado, porque hizo algo muy puntual y dije ‘hasta acá como mamá puedo soportar’", comenzó explicando. 

Luego, Analía agregó: "Hay una denuncia por presunto abuso sexual doblemente ultrajante, no está comprobado pero hay un juicio. Ella lee el cuento y el nene le dice (siguiendo la rutina que tenía con el padre) ‘ahora un beso en la nariz, en el cachete, en la mano, en el miembro’ y ella dijo que no, que es una parte privada, que eso no se hace y dijo que su papá se lo hacía".

"Él lo tomó normal, le estamos enseñando, después era ‘mamá vení a comerme el miembro’, él lo pedía y se bajaba los pantalones", continuó Nadia. Por otro lado, la joven también aseguró que su ex la culpaba por el comportamiento de sus hijos: "Decía que era culpa mía, que yo no hacía esto, no cuidaba al nene y una vez le dijo a una psicóloga que lo hacía a propósito. Los psicólogos notaron la violencia y lo sacaban del tratamiento".

"Aguanté todo, hasta sexual, porque era la forma de tolerar, era una violencia constante y para mi era normal y gracias a mi psicóloga pude abrir la cabeza, tenia que hablar a escondidas durante la pandemia", relató. 

Si sos víctima de violencia familiar o sexual, o sabés de alguien que lo sea, llamá a la línea 137. Es gratuita, nacional y brinda contención, asistencia y acompañamiento las 24 horas, los 365 días del año.

R.L

En esta Nota