Exitoina

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

 
07/10/2016 - 11:02

Javier "Knario" Compiano

Plan 4: “El gran error de muchos músicos es subestimar a la gente”

La banda metal formada en 2004, se presenta el próximo sábado en Capital Federal. Como premisa del show, pidieron a su público que seleccionen por redes sociales los temas que sonarán ese día.

Plan 4, la banda metal se presenta el sábado 8 en el Teatro de Flores (Rivadavia 7806 – CABA). El show será el resultado de algo que el propio grupo propuso desde sus redes sociales: los temas que van a sonar, los elige el público. Previo al espectáculo, el cantante del grupo Javier “Knario” Compiano habló con Exitoina.

-¿Cómo se preparan para la fecha en el Teatro de Flores?

-Hay tres bandas muy buenas antes de nuestro show. En la escena del metal es difícil acceder a un lugar como el Teatro de Flores o Vorterix. Por eso cuando alguien del ‘palo’ llega, está bueno darle lugar a algunos colegas que sabés hacen mucho tiempo están o suenan bien y se esfuerzan, más que nada para hacer más completo el evento porque si los soportes son malos es un embole. El show del sábado abre sus puertas pasadas las 18.

-¿Con qué se encuentra alguien que va  al show y no es del ‘palo’?

-Nos ha dicho gente que se ha divertido mucho en nuestro shows. Nosotros tenemos canciones que son bastante distinguibles, en general la gente disfruta, hay mucho pogo y agite, nos movemos mucho en el escenario, mucho volumen.

-Sobre el contenido de las canciones, ¿a quién corresponden?

-Yo hago las letras y las líneas melódicas, me gusta mucho escribir. Así como tengo defectos en un montón de cosas, tengo facilidad para hacerlo, pero no es sólo eso sino sería un poema, es eso encuadrado en un marco de melodía y ritmo que te lo da la base musical. Si me ves en el escenario decís ‘este pibe está loco’, pero no es así. Me preparo, elongo y precaliento, es un desgaste físico grande y tengo 42 años ya.

-Un poco de la historia de Plan 4…

-Plan 4 tiene 12 años.  Antes de eso la banda tiene un antecedente que es casi el mismo proyecto, llamado Raíz. Cuando arrancamos con Plan donde había un previo de 6 años en Raíz. Yo arranqué en el año ’92, tenía otros tantos años con otras bandas extremas.

-¿Cómo ves la escena del género musical en la Argentina y en el exterior?

-No soy de escuchar solo las bandas principales sino escucho muchas otras. Conduzco un programa en Vorterix los domingos, de heavy metal (Vorterix Metal). La escena está muy bien, hubo un resurgimiento muy fuerte después del año 2000, porque del ’90 al 2000 hubo una caída fuerte mundial a nivel mundial por la llegada del grunge y el new metal que fueron dos estilos que a las bandas más extremas, más metaleras les costó bastante.

-¿Cómo fue ese resurgimiento?

-En los momentos de crisis surgen los movimientos artísticos y después viene una benevolencia económica sumado a un período estable, y esas ideas se pueden plasmar y se generan una serie de bandas. Si bien acá está lleno de grupos, todo funciona de acuerdo al tamaño del mercado, esto no es Estados Unidos o Europa. Por más que no tengas un mango, el artista está ahí siempre y va a generar la banda como sea, con mayor o menor facilidad pero lo hace. El creativo está ahí siempre y eso no va a cambiar. Hoy por hoy la música que se crea, sale. Antes tenías la barrera de los sellos discográficos por eso había menos cantidad de bandas, ahora un tipo que manda archivos a otro en cualquier parte del mundo arma una banda y saca un disco, y por ahí no tocaron nunca juntos.

-¿Cuánto pesa la opinión del público sobre el músico?

-Hay gente que no toca ningún instrumento y tiene buen gusto y buen oído y es un público que escucha música y se da cuenta si la banda suena bien o suena mal.  El gran error de muchos músicos es subestimar a la gente. Algunos dicen ‘no me entienden’, y no , la verdad es que es malo lo que haces.

Plan 4 está integrada por “Knario” Compiano, Gonzalo Espejo, Pehuén Berdún y
Matías Solo. Actualmente se encuentran en preparativos para lanzar su quinto álbum de estudio, que verá la luz en 2017.

Por Florencia de Sousa