Sábado 24 de julio de 2021
MUNDO | 14-07-2021 20:35

Raffaella Carrà: su última foto en medio de un generoso gesto antes de morir

El encargado de una ONG reveló el gran último accionar que tuvo la diva italiana antes de fallecer el pasado 5 de julio. Los detalles y las obras que realizó.

Raffaella Carrà donó un inmueble en la localidad toscana de Porto Santo Stefano, que usaba como gimnasio, a una asociación de voluntariados poco tiempo antes de morir de un cáncer de pulmón el pasado 5 de julio a los 78 años de edad. Roberto Cerulli, encargado del lugar, habló de su encuentro, semanas atrás, y compartió la última foto de la inolvidable diva italiana.

Es una casa de 160 metros cuadrados "de gran valor" que la diva donó "hace pocas semanas" a la Confraternidad de Misericordia de Porto Santo Stefano, en la península del Argentario, su segunda casa y donde reposarán sus cenizas, informaron los medios italianos.

Raffaella Carra

Carrà quería que este lugar, en el que se entrenaba, fuera destinado a las obras benéficas de la organización, que se ocupa de la asistencia social y médica y del cuidado de discapacitados. Su responsable, Roberto Cerulli, confirmó en las redes sociales la donación y publicó una imagen de la artista el día de la firma ante notario en Roma, con una gabardina y el rostro completamente cubierto con una mascarilla y unas oscuras gafas de sol.

La última foto de Raffaella Carrà

Cerulli publicó una foto del día en que se produjo la firma ante notario de la donación, una gestión que se realizó en Roma. En la foto aparecen Raffaella Carrà, Cerulli y el notario, los tres con medio rostro cubierto con sus respectivas mascarillas.

Roberto Cerulli, Raffaella Carra y el notario
Roberto Cerulli, Raffaella Carrà y el notario

Qué obras benéficas hizo Raffaella Carrà 

Naufragio del crucero Costa Concordia

Roberto Cerulli recordó las otras ocasiones en las que la artista había realizado obras de caridad, como cuando tras el naufragio del crucero Costa Concordia en 2012, ante las costas del Argentario, ayudó al familiar de un desaparecido en el desastre. También en el terremoto de L'Aquila (centro) de 2009, que se saldó con 294 muertos, la Carrà donó a la Confraternidad material escolar para los niños que se habían quedado sin escuelas.

Naufragio el crucero Costa Concordia
Naufragio el crucero Costa Concordia

"Recuerdo la primera vez que la conocí", dijo Cerrulli. "Habían pasado unos días desde el naufragio del Nave Concordia y me buscó para que hiciera de intermediaria para ayudar a un familiar de un desaparecido: esa mañana me entregó un cheque para él, y quiso hacerlo a través de nuestra asociación para no aparecer y nos pidió que lo mantuviéramos en secreto. Admiré este gesto. Y cuando hice lo posible por entregar este cheque, la pusimos en contacto con este chico y, por teléfono, trató de animarlo a pesar de la pérdida de su familiar.

Terremoto de L'Aquila

Cerulli contó que lo mismo hizo cuando sucedió el terremoto de L'Aquila. "Volvió a recurrir a la Hermandad para conseguir material escolar para los niños. Recuerdo que 'vació' una papelería en Porto S. Stefano y nos trajo mochilas, cuadernos, lapiceras, colores.... Inmediatamente organizamos un envío con nuestra camioneta y confiamos todo el material a la Misericordia local para poder distribuirlo a los niños cuando se reanude el curso escolar. Allí también pude "tocar' con mis propias manos su sensibilidad ante las situaciones de sufrimiento y emergencia".

Terremoto en L'Aquila
Terremoto en L'Aquila

Compra de equipos médicos para el Hospital de Grosseto por el Covi-19

Ya con la pandemia de coronavirus, en 2020, la asociación organizó una colecta para donar un respirador a la unidad de cuidados intensivos del Hospital de Grosseto. "Fue en un momento en el que este equipo ya no estaba disponible en Lombardía y se hablaba de que los médicos elegían colocarlo a un paciente en lugar de a otro. Equipos para salvar vidas que cuestan más de 18.000 euros. Una cifra desafiante", señaló Roberto en un extenso post en la cuenta oficial de la organización.

Luego reveló otro gran gesto de la eterna e inolvidable diva italiana: "Unos días después de la publicación de esta iniciativa en los periódicos, recibí una llamada telefónica con un código de Roma. Era ella. 'Roberto, he oído hablar de tu colecta. No te preocupes. Di instrucciones al banco para que haga una transferencia por el importe total. Date prisa en comprarlo'. Ahí también me quedé sin palabras. Y gracias a su gesto, la colecta se disparó hasta el punto de que incluso conseguimos comprar dos de ellos y donarlos al Hospital de Grosseto. Insistí en hacer un comunicado de prensa porque conseguí convencerla de que otros podían imitar su gesto. Ella estuvo de acuerdo".

Confraternidad de Misericordia de Porto Santo Stefano
Confraternidad de Misericordia de Porto Santo Stefano

Cerulli contó también que un día, Raffaella lo invitó a un aperitivo en el Bar Fuga. "Me esperaban su amigo Renato Tulino, su mujer Romilda y su colaborador Gianluca. Me llevé a algunos voluntarios para que le presentaran a los chicos que están al pie del cañón todos los días a pesar de los temores de Covid. Hablamos durante una hora. Quería conocer los detalles de nuestros servicios, nuestras actividades y lo difícil que era mantener una asociación tan importante para todo Argentario. Quería conocer las dificultades que encontrábamos a diario con las emergencias durante Covid... las motivaciones de los voluntarios, sus miedos, los sentimientos de sus familias... Admiraba el trabajo de nuestros jóvenes. La invité a visitar la oficina en nuestro Paseo y aceptó. Nos pusimos en marcha y en pocos minutos nos visitó Raffaella".

"Con todas las precauciones posibles, saludó a los voluntarios de guardia y quiso visitar nuestros vehículos. Fue un encuentro realmente agradable, que sin duda preparaba el camino para otro noble gesto. Al final de la reunión, como muestra de nuestra amistad, le obsequiamos con una hermosa planta con flor, su favorita, gracias a la complicidad de Romilda, que nos reveló su flor favorita. Apreció mucho ese gesto", comentó.

Donación de un edificio en Porto S. Stefano

Por último, Roberto contó que hace apenas un par de semanas, Raffaella Carrà se comunicó con él nuevamente. "Roberto, soy Raffaella, he estado pensando en algo: me gustaría donarte uno de mis edificios en Porto S. Stefano. Puedes hacer tus actividades allí...". Y todavía me quedé sin palabras. Intenté darle las gracias... pero nada: no me dejó. Nos había cedido uno de sus fondos de más de 160 metros cuadrados en Porto S. Stefano en Via Panoramica. Un gran regalo por su valor inmobiliario. Así que nos reunimos con ella en Roma, en la oficina del notario".

Raffaella Carrà velatorio

También allí su presencia se caracterizó por su hospitalidad, disponibilidad y dulzura. Nos entretuvo en muchas conversaciones, y en cuanto le insinuábamos algún tipo de agradecimiento, siempre desviaba la conversación. Sin embargo, tuve una extraña premonición en aquel encuentro: a pesar de su habitual dinamismo, llevaba unas gafas oscuras y una máscara ajustada: parecía que quería ocultar algo... y quizás, a la luz de esta tragedia, creo que quería guardarse su secreto y no mostrárselo a nadie. Le regalamos una foto con una hermosa vista de Porto S. Stefano, una toma realizada por nuestro voluntario Marco Solari, que desde lo alto de su dron reunió nuestra sede, el hermoso paseo marítimo y la plaza. Y a la derecha una dedicatoria a ella: 'A Raffaella Carrà, como pequeña muestra de gratitud y reconocimiento de cada voluntario que, gracias a su gesto, encuentra el estímulo para un renovado compromiso de servicio a favor de los que sufren y necesitan'. Simplemente nos despedimos, con una foto de recuerdo que casi no quiso tomar".

Roberto le preguntó a Raffaella si podía contar al mundo en inmenso gesto que había hecho aquel día, pero ella le dijo que "no era la hora". "Hoy creemos que ha llegado el momento", cerró Roberto Cerulli dedicándole el posteo a la gran Raffaella.

L.M

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

Más en