sábado 18 de mayo del 2024
ESCáNDALOS 19-04-2012 11:05

Rial renunció a su nominación al Martín Fierro

Enemigo declarado de APTRA desde siempre, Jorge Rial no aceptó la nominación que hicieron los socios de la entidad que nuclea a los periodistas de espectáculos en el rubro "Labor en conducción masculina en radio", por su programa "Ciudad GotiK".

Justamente, en la radio, Rial rechazó la candidatura, y dio sus razones: "En su momento, me han sacado votos para que no entrara como conductor. Me da hasta vergüenza aceptar una nominación de APTRA, a la que critiqué siempre. Yo he adelantado premios y el actual sistema de votación lo hicieron para que yo no adelantara premios", explicó.

"Mirá que es un premio y una duda, pero viví hasta acá sin un solo premio y puedo seguir viviendo mucho más. No quiero decir gracias a APTRA, me niego", dijo, en declaraciones que recoge Teleshow.

"Hubo momentos en los que yo creí que podía merecer un premio, como en 2007. Pero preocuparse por el premio es perder tiempo. A partir de la nominación empezás a pensar si ganás y perdés tiempo. Yo ya tengo 50 años, me voy a morir haciendo esto y creo que a esta altura no va a cambiar mi manera de hacer periodismo. Ayer, cuando recibí todos los mensajes, que eran de alegría, yo mismo me gasté y dije 'no lo puedo creer' y me pasó algo, no sentí nada. Lo que yo sentía por el Martín Fierro es que ojalá que APTRA sea más transparente y que nadie dude", agregó.

"Los obligamos a escuchar esta radio, me nominan a mí, pero en realidad nominan al programa. No somos primeros, primero es el Negro Oro, en Radio 10, que es un fenómeno, pero muchos eligieron este programa y esto me llena de orgullo", concluyó.

Además, primiciasya publicó una carta de puño y letra del periodista, en la que reitera sus motivos para no aceptar la nominación:

Hay caminos que corren paralelos y que nunca van a coincidir ni en una esquina. Ese es mi caso con Aptra. Como decía Serrat, entre esos tipos y yo hay algo personal.

Como no quiero romper la tradicional historia de desencuentros ni la habilidad de mis colegas para ignorar cada uno de mis trabajos, me veo en la obligación de solicitar que acepten mi renuncia a la nominación en el rubro mejor conducción radial masculina.

Creo que, de aceptarla, quedaría aun más en evidencia los dislates a los que nos tienen acostumbrados los Martin Fierro.

No quiero que se sientan incómodos si, en una cadena de errores insalvables, algunos de ustedes tiene que subir al escenario a darme la estatuilla.

Vamos a ahorrarnos cualquier gesto de hipocresía. No me veo al borde de las lágrimas agradeciendo a Aptra. Ni a ustedes felices de ver allí a su crítico más persistente. No les voy a arruinar la fiesta.

Igual agradezco que hayan puesto la atención en un grupo de trabajo que hace un gran programa de radio.

Ahora sí, termino este breve discurso para que tengan tiempo de ocupar mi lugar con otro colega que se lo merece mucho más que yo. Solo lamento perderme el abrazo de Cacho Rubio. Otra vez será.

En esta Nota