martes 28 de enero de 2020
Perfil.com
MúSICA | 08-12-2019 13:24

David Bisbal elogió a las argentinas en su show: "Son espectaculares"

El icónico cantante español explotó el Luna Park en el marco de su gira musical y expresó su favoritismo por la celeste y blanca. “Me encanta que el último concierto del año haya sido aquí”. Reviví la noche.

Filas largas y voces ansiosas que gritaban “David, David” reiteradas veces. Minutos previos al ingreso en el Luna Park miles de fanáticos con vinchas, luces de colores, carteles y mucho amor para darle a su ídolo. Mientras el clima se preparaba para recibir a David Bisbal en Argentina, quien llegó al país en el marco de su gira musical como última parada de su tour, Natalie Pérez comenzó a calentar los motores como telonera del cantante español.

La protagonista de Pequeña Victoria (Telefé) se presentó con un look descontracturado en gamas de amarillo y tonos vívidos. Raro, excéntrico pero muy personal. 20:30 acompañada de sus músicos abrió la festiva noche con clásicos de su álbum Un Té de Tilo Por Favor como Lluvia, Lo que perdimos, Pegaditos, entre otros hits de la morocha que despertaron un clima alegre entre los presentes.

Poco antes de dar las 21 hs, se despidió, sorpresivamente, entre aplausos flacos con Algo tiene que pasar y lanzó: “Muchas gracias por acompañarme en este rato, esto es Un Té de Tilo Por Favor y yo soy Natalie Pérez. Ya llega David Bisbal, Buenas noches”. En su carta de retirada, tomó la posta Radio Disney quienes entretuvieron al público con caños que despedían remeras por el aire y sorteos que calmaron ansiedades, al menos por un rato.

Con cientos de espectadores que esperaban impacientes al oriundo de Andalucía, el clima comenzaba a sortearse en una suerte gritos, amontonamiento y llantos de emoción de miles de fanáticos. Un apagón repentino potenció la arenga de los presentes y tras cánticos y voces que lo llamaban, apareció entre juegos de luces, círculos giratorios en pantallas led de alta tecnología y aplausos: David Bisbal.

De tus labios, de tu tibio cuerpo, de tus noches, de tu fuego y de tu piel. De tu amor él era el dueño” comenzó a cantar el español y derritió a su fandom “Locas por David” que a lo largo del show le regalaron peluches, carteles de corazón, cuadernos decorados y lo acompañaron con luces azules, blancas, rojas y globos para darle a su Luna Park un toque único. “Gracias por todos estos obsequios, ya tengo con que volver feliz a casa y un recuerdo para mi corazón”.

En casi dos horas y media de show, el artista europeo se lució con los clásicos que lo vieron nacer en su carrera y actuales que desataron la euforia de los presentes. Hits de sus discos como Culpable, Antes que no, Lloraré las penas, Me enamoré de ti, No amanece, Digale, entre otras. Luego de lanzar con el primer single, habló con el público local y emocionado afirmó: “Buenas noches mi argentina, es un honor estar para mi acá. Me encanta estar frente a mi público, si lo son, porque siempre me dan cariño” y añadió respecto a los extranjeros presentes: “Me encanta ver banderas de otros lugares, Venezuela, España, Chile y el club de fans. Estoy aquí para disfrutar una noche con toda”.

Luego de saltar, recorrer el escenario de punta a punta, bailar como nunca, sentarse casi al borde del escenario a vibrar con los temas que lo acercaron a su público de siempre, David confesó: “Me encanta el clima que hay y que canten conmigo, muevan la cintura, diviértanse. Vaya energía guapa que hay en Argentina, me encanta que el último concierto del año sea acá”.

Como perlitas de la noche, el cantante dedicó acapella una canción a su público, aunque aclaró específicamente que la dirigía a todas aquellas personas que lo siguieron y apoyaron para que hoy se convierta en un emblema musical. “Quiero hacerle el regalo a mi club de fans y a toda la gente que vino por primera vez, que lo valoro mucho. Es una canción que escribí en un barco, en una gira y se llamaba “Todo por ustedes”. Se los voy a hacer acapella y después se suman conmigo. Son mi familia en este maravilloso sueño”.

Todo se apagó. De forma automática, el Luna Park quedó en silencio y de fondo solo se escuchaba la voz limpia de Bisbal, apartada de sonido, de amplificación y de efectos diciendo: “Por ustedes que pusieron en cada concierto el alma, por ustedes puse siempre el corazón, por las horas que esperaron, por cantar conmigo luego, por hacer un universo de una canción, todo por ustedes yo daré”. Solo luces artificiales y lágrimas de emoción lo acompañaron en este momento emocionante.

La fusión de las banderas llegó hacia la mitad del show, cuando Bisbal lanzó: “Para terminar el año voy a cantar un tema que nos unió con una novela de aquí” y dio un adelanto exclusivo entre risas pícaras: “ Y les cuento que ahora voy a cantar para otra novela”. Con esa introducción comenzó a sonar la cortina musical de Los ricos no piden permiso: Me enamore de ti que estalló el estadio.

Después? un intervalo. Su pianista quedó tocando un solo que shockeó al público por su virtuosismo en el teclado y a su regreso, el show dio un giro 360. Con la camisa cambiada y la bandera argentina calzada en los hombros, Bisbal dejó atrás las baladas y le dio paso a su repertorio movido que despertó las caderas, los movimientos de hombros y saltos de los presentes. A partir de hoy tiró abajo el estadio y cerró con broche de oro su performance.

“Los quiero. Me gustaría pedirles perdón porque tengo que decirles buenas noches. Me tengo que ir, pero no será el último concierto vendrán muchos” fueron las palabras que marcaron su despedida, hasta interrumpir con el infaltable “efecto sorpresa, seguido de los bis” que enloquecieron a los fanáticos. “Mi manera de pedirles perdón es cantando y bailando con mi gente, arriba esas palmas”,  lanzó para introducir Bésame y luego otras como Perdón, Bulería, Ave maría prendieron fuego el tramo final, a tal punto que expresó sin filtro: “Cómo es posible que las tías le pongan más onda que yo? La gente de aquí es espectacular”.

Entre agradecimientos, ovación de pie y mucha música, David Bisbal besó la bandera argentina y española y tras una despedida sentida dijo “los quiero mucho hasta siempre” y desapareció, luego de un golpe en seco de batería, con un salto detrás del escenario, dejando así atrás una noche inolvidable. 23:15 se retiró, pero los cantos no se callaron y ¿las lágrimas? tampoco. "Tu una estrella fugaz...."

 

Galería de imágenes

Agustina Alessandroni

Agustina Alessandroni

Redactora

Más en

Comentarios

Música

Conociendo Rusia: "Loco en el desierto"

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario