Martes 13 de abril de 2021
DESTACADA | 23-11-2020 12:10

La sorpresiva revelación de Arturo Puig sobre su carrera

El actor reveló qué sucedió con su camino laboral luego de protagonizar "Grande Pa"en los 90', uno de los éxitos más grandes en la historia de la televisión argentina. Enterate más.

Dicen que en la vida todo lo que roza un extremo, se vuelve dañino; así como los grandes éxitos en pantalla para un actor, que los empujan al rincón de un personaje del que a veces les resulta complejo salir. Esto mismo le sucedió a Arturo Puig con "Grande Pa" , una las novelas más vistas de la televisión argentina, la cual le trajo severas consecuencias que el actor reveló en la mesaza. 

Cabe recordar que Grande Pa fue uno de los éxitos más vistos en la historia de la pantalla chica local, al punto de alcanzar los 62 puntos de rating y promediar entre 47 y 52 en la tabla entre 1991 y 1994, años en los que fue emitida en la televisión argentina. Sin embargo, fue tal su popularidad, que Arturo Puig reveló el "detrás de escena" desolador que le quedó por aquel éxito.

"Todavía me siguen llamando ‘¡Grande, Pá!’ en la calle, pero la verdad es que tengo sentimientos encontrados cuando pienso en el programa. Por un lado, fue maravilloso ese éxito tremendo con 60 puntos de rating, lo veía todo el país. Y, por otro lado, terminó la tira y estuve mucho tiempo sin trabajar”, reveló el actor en el ciclo Almorzando con Mirtha Legrand (El Trece) a corazón abierto sobre un lapso difícil en su carrera.

En la ficción, el renombrado actor, hacía del padre bueno de Nancy Anka, Julieta Fazzari y Gabriela Allegue conocidas como "las chancles" y los productores lo habían encasillado en aquel papel, por lo que separarse de esa figura paternal y cálida le costó mucho esfuerzo en el medio artístico. "Terminó el programa después de cuatro años en la pantalla de Telefe y estuve tres años sin laburar", confesó Puig sobre un delicado momento laboral.

En esa misma línea reveló: "No sonaba el teléfono y yo decía ‘¿qué pasa?’" y añadió respecto de su reflexión de aquel momento: "De a poco me di cuenta de que había quedado tan identificado que, de golpe, pensaban en mí para un personaje y decían ‘pero si es el padre tan bueno de ‘¡Grande Pa!".

Finalmente, explicó que salió de esa situación luego de que lo convocaran para hacer la obra Cristales rotos, de Arthur Miller, donde encarnó un personaje con un caracter muy diferente y pudo hacer ver que tenía una amplia versatilidad y logró reinventarse.

A.A

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

Más en