Lunes 10 de mayo de 2021
DESTACADA | 30-07-2017 13:03

Adrián Suar estrena película cuyo guión es objeto de una demanda judicial

El periodista y escritor Daniel Frescó acusa al actor y a creativos de El fútbol o yo de “inspirarse” en su libro Enfermo de fútbol.

Adrián Suar tiene todo listo para que el estreno de su película El fútbol o yo, pautado para el 10 de agosto, sea una fiesta. Pero una demanda judicial que lo acusa por plagio podría opacar dicho evento. El actor negó ante PERFIL las acusaciones, pero el escritor y periodista Daniel Frescó ya presentó pruebas ante la Justicia y pidió que una pericia verifique si se “utilizó” la idea de su libro. No se trata sólo de una multa o un resarcimiento económico a lo que se enfrentarían Suar y los otros dos acusados en caso de que el escritor tuviera razón. La ley también habla de hasta seis años de cárcel, apelables obviamente.

Suar ya tuvo algunas situaciones similares. Le pasó con Poliladron con el productor Gastón Portal; con capítulos de Gasoleros; y con la guionista Adriana Lorenzón por similitudes entre un unitario y la ficción Sos mi hombre. Ahora será la Justicia penal la que determine si El fútbol o yo está basada en Enfermo de fútbol, libro publicado en diciembre de 2015. Las dudas radican en que uno de los productores creativos del film tuvo en sus manos la novela de Frescó, quien denunció a Suar, al director Marcos Carnevale –ambos autores del guión– y a José Levy, coproductor y creativo de la película. “Estaba terminando de escribir mi novela en marzo de 2015 cuando estuve en contacto con Levy, quien, enterado de que la estaba escribiendo, me pidió el libro para ver si se podía hacer un guión conjunto porque tenía los derechos de la película belga Yo soy fan del Standard”, explicó Frescó a PERFIL. “En los meses siguientes tuvimos cruces de mails, en los que me insistía en que le enviara el libro para poder leerlo”. En uno, el escritor le dice a Levy “mirá la confianza que te tengo” y le envía un PDF sin marca de agua. Frescó quedó a la espera de noticias que nunca llegaron. Pensó que el proyecto se había frustrado, hasta que en febrero vio que Suar iniciaba el rodaje de y contaba de qué se trataba. “El protagonista es un apasionado por el fútbol que se la pasa viendo partidos de fútbol con las consiguientes crisis que se le plantean con su familia y en el trabajo; todo igual a lo que sucede en mi novela”, dijo Frescó.

De lo civil a lo penal. Lo que terminó de impulsar la demanda fue el tráiler que se viralizó por redes sociales. “Hay claras y curiosas similitudes”, afirma el escritor. En el tráiler, el personaje de Julieta Díaz le dice a Suar: “Tenés que elegir, el fútbol o yo”, una de las frases del libro. Y Frescó enumera citas de su libro en las que se observa que “los personajes se corresponden en un todo con los protagonistas centrales de mi trabajo: vocabulario, tono y sentido de las conversaciones de los personajes. Resultan similares sus vivencias familiares y laborales”. Ahora serán la Justicia y sus peritos quienes darán su veredicto.

Hubo dos mediaciones, que no llegaron a buenos términos en el plano civil. Ahora se pasó al plano penal. Ante PERFIL, Suar y Patagonik sostuvieron: “Habida cuenta de las falsas declaraciones vertidas por el señor Frescó en relación con la película El Futbol o yo, Patagonik desmiente categóricamente las mismas. Y ratifica ser titular de la totalidad de los derechos correspondientes a los efectos de la producción, distribución y explotación comercial de la película y de su guión subyacente, y que no se ha cometido infracción alguna a derechos de propiedad intelectual”.

Cómo explican uno y otro sus historias

Daniel Frescó detalló en la demanda el argumento de su novela: “La historia de (...) un ignoto contador público (...)que trabaja en una compañía de seguros (...) apasionado desde siempre por el fútbol, casado desde hace 24 años con Emilse, con quien tiene dos hijos veinteañeros. (...) Va organizando su vida en función de los partidos disponibles (...) y finalmente (...) decide no hacer otra cosa que quedarse mirando partidos de fútbol sin solución de continuidad”.

La gacetilla de la película de Suar dice: “Pedro Pintos, un coordinador de call center en una importante compañía de servicios médicos, es capaz de ver partidos durante las 24 horas del día. Está casado con Verónica desde hace veinte años, con quien tiene dos hijas adolescentes.(...) Su obsesión fue minando todos los espacios y, principalmente, sus afectos”.

También te puede interesar

Galería de imágenes

Comentarios

Más en