martes 23 de abril del 2024
TELEVISIóN 31-07-2016 13:25

Estrenan la miniserie "La vida secreta de Marilyn Monroe"

A 54 años de su muerte, Lifetime lleva la vida del símbolo sexual eterno a la televisión, interpretada por Kelli Garner. Galería de fotosGalería de fotos

La historia de Marilyn Monroe sigue interesando aunque hayan pasado 54 años desde su muerte. Lifetime estrena una miniserie esclarecedora.

La corta vida de Marilyn Monroe es un tema que siempre genera curiosidad: su camino al estrellato, sus matrimonios con personas tan disímiles como Joe DiMaggio y Arthur Miller, su romance con John F. Kennedy y la leyenda urbana de que la mataron para proteger a ese presidente siguen dando vueltas en el imaginario aún hoy, a casi 54 años de su fallecimiento. Es probable que sea de interés más para las generaciones grandes que para los jóvenes, pero quien ve una de sus películas (“La comezón del séptimo año”, “Los caballeros las prefieren rubias” o “El príncipe y la corista”) no pueden dejar de sucumbir ante su encanto e, inevitablemente, querrán saber más.

Fue el símbolo sexual para varias generaciones y, según la miniserie “La vida secreta de Marilyn Monroe” (que estrena Lifetime, miércoles 3 y jueves 4 de agosto, a las 23), también tuvo una vida complicada desde chica. El guión está basado en el libro homónimo de J. Randy Taraborrelli, un periodista estadounidense que se dedica a escribir sobre celebridades. ¿Cuánto habrá de cierto en lo que plantea? Si la vida de Norma Jeane Mortenson fue como la cuentan en este programa, más de uno va a sentir simpatía por ella porque, a lo largo de tres horas repartidas en dos emisiones, podremos descubrir que, desde la infancia, sufrió el abandono por parte de su madre, ver cómo se va criando en otros hogares mientras la progenitora comienza a tener problemas mentales y cómo termina casándose a los 16 para no tener que vivir con ella.

En terapia

La excusa para repasar la historia, contada por la propia protagonista, es una entrevista con un psiquiatra, a quien le va relatando su ajetreada vida. En esa larga sesión, Marilyn (interpretada con justeza por Kelli Garner) cuenta todo sin vergüenza, incluso reconoce su adicción a medicamentos y al alcohol (en parte causada por las exigencias laborales), su ambigua relación con los hombres, un inesperado aborto cuando estaba casada con Miller y cierta manía conspirativa que le ronda la cabeza, un punto en común con la madre (encarnada por Susan Sarandon).

Conoceremos a sus amigos, la devoción que sintió siempre DiMaggio (un excelente Jeffrey Dean Morgan) por ella y sus esfuerzos por dejar de ser un símbolo sexual para convertirse en una actriz seria y mejor paga. Quizás el hecho de que esté dirigida por una mujer, Laurie Collyer, sea el motivo por el que la mirada hacia la estrella es amable y hasta cariñosa. Así que será inevitable sentir pena por la mujer más linda del mundo, que murió sola, en su casa, por una sobredosis de barbitúricos a los 36 años, el 5 de agosto de 1962.

Ah, no te decepciones con la escena final. Es casi el toque moralista que se exige en los programas para canales del paquete básico como es Lifetime. Vas a coincidir conmigo en que sobra.

Patricia Daniele

Galería de imágenes