domingo 20 de octubre de 2019
Perfil.com
SERIES | 20-05-2019 15:40

Debate, críticas y secretos: todo lo que dejó el final Game of Thrones

Tras casi una década de batallas épicas, intrigas políticas, dramas familiares, pasiones, traiciones y muertes que conquistaron la televisión, la serie concluyó entre corazones rotos y opiniones dividas. Videos.

Dejando una estela de corazones rotos y con las redes sociales ardiendo dijo adiós Game of Thrones, la serie más exitosa de la década que se labró su propio final alejado de la saga de novelas de George R.R. Martin que le dio vida.

Tras casi una década de batallas épicas, dragones y reyes que conquistaron la televisión, la historia de los siete reinos dejó sentado un debate sobre la última de sus ocho temporadas, para muchos esperada y para otros toda una decepción. Imprevisible de principio a fin, la producción de HBO volvió a sorprender y la sangre llegó al río hasta extenderse por las redes sociales. 

La historia dio paso a debates como el vaso de cartón en una de las mesas, una botella de agua mineral en el último capítulo, o la decepción que generó el rumbo, nada nuevo para muchos, que tomó el personaje de Danaerys Targaryen, quien se había involucrado en acciones brutales en las temporadas previas, similares a las de otros líderes de la historia, pero muchos espectadores vieron su decisión de matar a miles de personas inocentes como demasiado drástica, en base a sus acciones anteriores.

Pero entre críticas y desilusiones, los récords de audiencia nunca abandonaron la serie y su penúltimo episodio, "The Bells", fue visto por 12,5 millones de personas en Estados Unidos en la difusión inicial y por 18,4 millones de usuarios de las plataformas de HBO. La producción, estrenada en 2001 y que se rodó en diversos puntos de España, Irlanda del Norte, Reino Unido, Croacia, Marruecos, Malta e Islandia, dejó además huella con sus 47 Emmy, récord absoluto en estos galardones.

Para aliviar el dolor de los seguidores, la vigencia del universo de fantasía épica continuará, al menos, con una serie derivada (spin-off) ya en preparación y con Naomi Watts como estrella del elenco.

¿Pero cuál fue el final? Alerta, si aún no lo viste, porque está minado de spoilers.

Tyrion Lannister: encuentra los cuerpos de sus hermanos Cersei Jaime bajo los escombros que quedaron en Desembarco del Rey tras el devastador paso de Daenerys junto a Drogon. Enfrenta a la tirana Targaryan, quien previamente había aparecido en una espectacular toma con su único dragón vivo detrás y había brindado un encendido discurso en Alto Valyrio de victoria y promesas de futuras guerras para "liberar al pueblo", le canta sus verdades, conociendo el final que podía tener, y lanza su emblema de La Mano. Acción que le valió el encierro y que muchos rogábamos que no terminara hecho cenizas.

Cuando Jon Snow lo visita, Tyrion trata de abrirle los ojos y mostrarle la oscuridad que había en "su reina" (aka su tía) y que él debía ponerle fin por el bien de todos. En medio del debate entre el amor y el deber, Jon la defiende y justifica, aunque adentro suyo sabía que si no la frenaba iba a ser un desastre monumental.

El baldazo llegó pronto y sin avisar. Jon juntó todo el coraje que le faltó en capítulos anteriores y jurándole amor, la apuñaló en el corazón. Literal. Así sin más. Y si bien fue "sorpresivo", es preciso recordar el final de la segunda temporada, en el episodio “Valar Morghulis”, cuando Khaleesi entra a la misteriosa Casa de los Eternos buscando a sus dragones, por entonces bebés. Allí recorre una destruida sala del Trono de Hierro en Desembarco del Rey. Todo antes de reencontrarse con Khal Drogo y su hijo, Rhaego, en el más allá. En principio, se pensaba que lo blanco del lugar era nieve, pero tras el quinto capítulo de la última temporada, pudimos ver que en realidad eran cenizas. Por otro lado, Dany nunca llega a tocar el trono. Y en este escandaloso final, tampoco logra sentarse, y ahora sabemos por qué. La visión se cumplió, una vez más.

Tras la muerte de Daenerys, Drogon realiza una aparición majestuosa. Observa a su madre sin vida, la llora y enfrenta a Jon. Cuando pensábamos que sería la última vez que veríamos la cara de dolor de panza constante de Jon, el último dragón, emblema de la casa Targaryen dirige su fuego infernal hacia el Trono de Hierro, derritiéndolo, destruyendo lo que había cegado de poder a su madre y la había llevado a la muerte. Entonces toma el cuerpo y se va. ¿Pero por qué no mató a Snow? Bueno, Jon, además de Stark, lleva la sangre Targaryen. Aquel momento, lleno de simbolismo contra el poder, será difícil de superar.

Tiempo después, aparecen los Inmaculados quienes tomaron Desembarco tras la muerte de su reina y apresaron a Jon. En medio de una reunión de Sansa, Arya, Yara Greyjoy, Ser Brienne of Tarth, Gendry Baratheon, Samwell Tarly, Davos Seaworth y Edmure Tully, entre otros hombres importantes del reino, Tyrion sugiere, de la manera más convincente, que Bren Stark debía ser el rey de los Siete Reinos. Y para sorpresa de muchos, "El Cuervo de Tres Ojos" lanzó "¿Y para qué creés que vine hasta acá?", aceptando y dejando boquiabiertos, y enojados, a muchos televidentes.

Sansa acepta la candidatura de su hermano menor pero demanda, como Cataluña, que el Norte sea independiente. Bran dice que si y todos felices. A Jon Snow lo mandan al muro para salvarlo de una muerte segura a manos de Gusano Gris, quien termina yéndose a Naath (un guiño de los guionistas para Missandei) y Ser Brienne le hace justicia a Jamie Lannister en la wikipedia de Westeros. Ser Bronn de Aguasnegras pasa de ser un mercenario a parte de los hombres que aconsejan al rey.

En tiempos de guerra y desolación, Westeros necesita paz y arrancar con su reconstrucción, alguien que gobierne con sabiduría, templanza y misericordia. Y Bran "El Roto", poseedor de la memoria de todos los pueblos, cumple con aquellas premisas. Tyrion fue nombrado como su mano. Y de esta manera, los dos hombres que se abrieron paso en la historia usando su cabeza y no las espadas, y lejos de querer el trono, se pusieron al hombro los Siete Reinos. 

En los últimos vistazos, Sansa, la estratega, uno de los personajes que más ha madurado en la historia capitalizando todo el sufrimiento y empoderándose, liderando a su pueblo, fue coronada como reina de Invernalia. Arya fue Arya, independiente, abriéndose sola a la vida, yéndose a un lugar desconocido con la frente bien en alto, acompañada de su daga y de Neddle. Su personaje terminó como debía, haciendo la suya, sin seguir ningún mandato más que el propio. Y Jon, finalmente se reencontró con Ghost, por el que el 99.9% sufrimos por la fría despedida que le había dado el "que no sabe nada" en el capítulo 4 y rogábamos por que sucediera algo bueno con él, y partió hacia más allá del muro como líder de los salvajes, junto a Tormund y su fiel lobo huargo.

Short story: será difícil cumplir con las expectativas y contentar las exigencias de millones de fanáticos alrededor del mundo, pero Game Of Thrones no fue hecha para complacer. 

David Benioff, D.B. Weiss, los técnicos y todas las personas involucradas en este show, nos dieron una serie como no hay otra igual, cuya marca ya quedó grabada a fuego como la más grande historia épica jamás contada. Cuyos intérpretes maduraron y brillaron a los largo de 10 años, hasta con sus vestimentas, que iban mostrando sus evoluciones, dando todo de sí para brindar un show colosal, impactante y polémico del que se hablará por siempre.

L.M

 

En esta Nota

Más en

Comentarios

Música

1915

Escuchá el tema "Prisma".

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario