sábado 18 de mayo del 2024
EMPRESAS Y PROTAGONISTAS 27-03-2024 16:52

Streaming: por qué cada vez son más los servicios de entretenimiento que prohíben las contraseñas compartidas

Luego de las restricciones implementadas por Netflix sobre el uso compartido del servicio, Disney+, Hulu y HBO Max también se suman a la iniciativa de limitar la cantidad de cuentas por usuario.

El año pasado, Netflix comenzó a prohibir las contraseñas compartidas entre usuarios que no vivían en un mismo domicilio. Esto le comportó la pérdida de un número todavía indefinido de suscriptores, que se estima en varios millones en todo el globo. Sin embargo, el aumento de los precios de suscripción que se produjo durante el mismo periodo permitió a Netflix compensar con creces esas pérdidas. El mensaje era claro: si querés ver Netflix, pagá el precio completo.

Las contraseñas compartidas eran un recurso habitual entre los usuarios para poder acceder al servicio de manera legal, pero a buen precio. Con el cambio, Netflix buscaba que solo pudieran compartirse las cuentas en un mismo domicilio, algo inviable para millones de personas que viven solas o que, sencillamente, no conviven con alguien a quien le interese Netflix.

Una de las consecuencias inmediatas que tuvo la prohibición de Netflix fue el cambio de muchos usuarios a otras plataformas alternativas, entre las que Disney+ experimentó la mayor cuota de crecimiento. Sin embargo, ahora Disney+ también anuncia que piensa prohibir las contraseñas compartidas, siguiendo los pasos de Netflix. Y no es la única. HBO Max va a hacer lo mismo a finales de 2024, reduciendo así las opciones de los usuarios.

¿Qué puede hacerse y qué no para evitar la prohibición?

Una de las principales herramientas que utilizan estas plataformas para garantizar que la prohibición de compartir contraseñas es efectiva es el registro de las direcciones IP de sus usuarios. El router de tu hogar tiene una IP en específico, así que si usás Netflix de forma habitual desde una IP diferente, la plataforma sospechará. El bloqueo será casi inmediato si el dispositivo conectado es un televisor, pero hay algo más de tolerancia con los celulares.

Seguramente podés imaginar que técnicas como ocultar la IP con una VPN pueden ayudarte a esquivar la prohibición. Sin embargo, no es tan sencillo. Incluso si todos los usuarios se conectaran siempre al mismo servidor de una VPN, su IP puede cambiar, así que no es una solución viable a largo plazo. Pero sí que podría serlo en el caso de herramientas como la Red Mesh, de NordVPN, que configura un servidor VPN personal en tu propio domicilio.

Mediante el uso de la Red Mesh, se puede configurar una computadora en casa para que actúe como el servidor central, y vincular el resto de dispositivos a esa computadora. De este modo se puede seguir compartiendo la contraseña de Netflix, Disney+ o HBO Max sin problemas, porque la IP que leerán sus servidores seguirá siendo la de tu propio domicilio. A sus ojos, no se habrá incumplido ninguna regla.

 Streaming: por qué cada vez son más los servicios de entretenimiento que prohíben las contraseñas compartidas

La alternativa que deberías evitar es la piratería

Es evidente que millones de personas en Argentina están evitando el pago de las cuotas de Netflix mediante el uso de plataformas de streaming pirata. No vamos a mencionar ninguna acá, porque no solo suponen un perjuicio para la industria, sino también para sus propios usuarios. Aunque puede parecer realmente conveniente mirar películas gratis en este tipo de sitios web, lo cierto es que se financian de forma ilícita.

Una de las maneras en que pueden financiarse las páginas piratas es mediante la inclusión de adware, esos molestos pop-ups que tenés que ir cerrando para poder ver tu película favorita.

Pero no es la única. Además, estas plataformas de streaming son conocidas por infectar con malware los dispositivos de sus usuarios, lo que puede tener consecuencias muy serias.

Entre las formas de malware más utilizadas por estas plataformas fraudulentas destacan los troyanos, los keyloggers, y los cryptojackers. De las tres, estas últimas son las menos nocivas, porque solo emplean los recursos de la computadora para el minado de criptomonedas. Las otras dos pueden resultar en el robo de tus contraseñas o tus tarjetas de crédito, así que podés imaginar el costo que podrías terminar pagando por su uso.

Si no querés pagar de más, tenés opciones de streaming económicas. Por otro lado, no se termina el mundo si no usás Netflix. Cada vez hay más plataformas de streaming a nuestra disposición, con Netflix liderando los rankings no solo por su mayor número de usuarios, sino también por el mayor precio de sus cuotas de suscripción. Si querés pagar menos, podés optar por plataformas de streaming más económicas como Prime Video, que cuesta solo 2.099 pesos por mes.

Además, Prime Video sí que permite compartir las contraseñas fuera del domicilio habitual, lo que abarata el costo todavía más. Y también tenés otras plataformas como Flow, Stremio, Paramount+, Apple TV+ o Movistar Play, cada una con su respectivo catálogo de películas y series. Las alternativas no se limitan solo a Netflix, Disney+ y HBO Max.

Tenemos entonces muchas opciones para seguir disfrutando del mejor cine sin tener que pagar de más. Desde herramientas de redireccionamiento de la conexión como la Red Mesh hasta el uso de plataformas de streaming alternativas, continuamos teniendo a nuestro alcance un extenso catálogo de películas y series por menos de lo que podría parecer.

En esta Nota