sábado 14 de diciembre de 2019
Perfil.com
DESTACADA | 23-03-2019 19:40

Emilia Clarke reveló que sufrió dos aneurismas cerebrales mientras grababa "Game of Thrones"

La actriz contó que se enfrentó a varias operaciones durante la primera y segunda temporada de la serie y que llegó a pensar que moriría.

Emilia Clarke, de 32 años y quien interpreta a la Madre de los Dragones Daenerys Targaryen en Game Of Thrones, habló de sus dos experiencias con la muerte por primera vez en un ensayo personal que escribió para la revista The New Yorker y que tituló "Una batalla por mi vida".

La actriz, quien era una desconocida antes de conseguir el papel de Daenerys Targaryen en GOT, acababa de terminar de filmar la primera temporada de la serie de fantasía cuando sufrió su primer aneurisma en el 2011, a los 24 años, mientras hacía ejercicio en un gimnasio en Londres. 

"Sentía como si una banda elástica estuviera estrujándome el cerebro", explicó. Luego de ese momento, la actriz tomó un descanso y fue al baño. "Llegué, me caí de rodillas y empecé a vomitar de manera violenta y abundante mientras el dolor se volvía peor", especificó.

“Justo cuando todos los sueños de mi infancia parecían hacerse realidad, casi pierdo mi mente y luego mi vida”

Tras ser llevada a un hospital, Clarke fue diagnosticada con una hemorragia subaracnoidea (HSA), una forma de accidente cerebrovascular causado por la ruptura de un aneurisma intracraneal. 

“Justo cuando todos los sueños de mi infancia parecían hacerse realidad, casi pierdo mi mente y luego mi vida”, escribió Clarke en el ensayo.

La actriz se sometió a una cirugía cerebral que la dejó con afasia, una condición que afecta a las personas que han sufrido un trauma cerebral y que las deja con problemas de habla. “Pude ver mi vida hacia delante y no valía la pena vivirla”, escribió Clarke. “Soy una actriz; necesito recordar mis frases. Ahora no puedo recordar mi nombre”, agregó.

Cuando volvió a filmar la temporada 2 de la serie, Clarke dijo que a menudo estaba tan aturdida y débil que temía morir. Llegó a tomar un poco de morfina para poder hacer entrevistas con la prensa.

"Estaba convencida de que no iba a sobrevivir

En 2013, tuvo que operarse nuevamente luego de encontrarle un aneurisma en el otro lado de su cerebro. "Cuando me despertaron, gritaba de dolor. El procedimiento había fallado", rememora. Los médicos le advirtieron que sus posibilidades de sobrevivir eran pocas si no se sometía a una nueva cirugía.

Rápidamente se sometió una tercera cirugía, más extensa, resultó en una estadía hospitalaria de un mes marcada por ataques de pánico y pérdida de esperanza. “Recuerdo que estaba convencida de que no iba a sobrevivir”, escribió.

“Me veía como si hubiera atravesado una guerra más espantosa que cualquiera que Daenerys haya vivido”, escribió Clarke. “Salí de la operación con un drenaje brotando de mi cabeza. Me reemplazaron trozos de cráneo con titanio. Hoy en día, pueden ver una cicatriz que curvea de mi cuero cabelludo hasta mi oreja, pero al principio no sabía si sería visible”. Y, agrega, estaba “la constante preocupación de sufrir pérdidas cognitivas o sensoriales”.

Clarke dijo que ahora está completamente sana y que había decidido dedicarse a SameYou, una organización benéfica para sobrevivientes de lesiones cerebrales que ayudó a desarrollar.

Estoy muy feliz de estar aquí para ver el final de esta historia y el comienzo de lo que sea que venga después”, concluyó.

Luego, emocionada al ver la repercusión que tomó su historia, Emilia Clarke usó sus redes para agradecer el apoyo y el amor que le hicieron llegar.

L.M

Galería de imágenes

En esta Nota

Más en

Comentarios

Música

Conociendo Rusia: "Loco en el desierto"

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario