Exitoina

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

 
27/09/2010 - 21:55

Teatro

Reportaje a Lázaro Droznes, autor de “Yo soy Gilda”

En estos días comenzaron los ensayos de la obra teatral “Yo soy Gilda”, con la actuación de Leticia Bredice en el rol de Gilda, la famosa cantante popular que falleció trágicamente en un accidente automovilístico el 7 de septiembre de 1996 mientras estaba de gira.

La obra es una recreación de la vida de Gilda, basada en su historia y en sus canciones. Será protagonizada por Leticia Brédice en el rol de Gilda, con libro de Lázaro Droznes, puesta en escena de Maruja Bustamante y producción ejecutiva de Monina Bonelli.

En esta entrevista, Lázaro Droznes nos explica como nació la escritura de la obra y cómo se desarrolló el proyecto.

– ¿Por qué Gilda?
– Siempre me intrigaron las visitas de peregrinaje al santuario de Gilda en el lugar de su accidente en la ruta 12. ¿Cómo una cantante puede realizar una convocatoria de esta naturaleza? Su nicho en la Chacarita está siempre lleno de flores con cartitas que le piden a Gilda soluciones para sus problemas.

– ¿Cómo surgió la idea de hacer un espectáculo sobre Gilda?
– Los ídolos populares son seres humanos que, de alguna manera, pasan a la categoría de semidioses. En esta obra quise explorar cómo se realiza la transición de una persona común y corriente a una santa que, en la percepción de sus seguidores, es capaz de curar desde la tumba.

– ¿Cómo se produce ese pasaje?
– En cada ídolo creo que se produce en forma diferente. Gilda llegó al pueblo con su canto simple y emocional, con una poética llamativamente diáfana. Son letras de corazón a corazón, lo cual, por supuesto, no siempre alcanza para convertir a un cantante en ídolo. En el caso de Gilda creo que fue una combinación de tres factores: su popularidad, su muerte trágica y su reputación como sanadora de enfermos.

– ¿Gilda era una manosanta?
Ella lo negó en todas sus declaraciones. Pero hay testimonios de enfermos que sanaron escuchando la música de Gilda. Estas declaraciones le dieron su fama como santa.

– ¿Encontraste problemático escribir acerca de una persona que es sagrada para mucha gente? ¿No sentiste que alguien lo podía tomar como una profanación?
– Depende cómo se haga. Nuestra actitud hacia el personaje es de profundo respeto y consideración a su memoria, a sus seguidores y a sus familiares que la recuerdan con fervor. Tratamos de ver el espectáculo más como un ritual de celebración que como un show musical teatral.

– ¿Cómo llegó el libro a manos de Leticia Brédice?
– Le comenté a Monina Bonelli sobre la existencia del libro. Se interesó de inmediato e incorporó a Maruja Bustamante como directora. Maruja le dio el libro a Leticia Brédice, que se identificó rápidamente con el personaje. Ambas tienen una historia con puntos comunes: se criaron en Villa Devoto y, por sobre todas las cosas, desarrollaron una carrera artística con total oposición de los padres.

– ¿Cuántos actores tiene la pieza?
Una sola actriz, que encarna el personaje de Gilda. Brédice va contando su historia en base a anécdotas de los momentos más importantes de su vida. Los monólogos se complementan con sus canciones a lo largo de la obra para contar, con palabras y música, el camino que recorrió Gilda hasta su muerte.

– ¿Trabajan con las grabaciones de Gilda o hay música en vivo?
Toda la música de la obra se ejecuta en vivo. Es indispensable para recrear las condiciones en las que Gilda se presentaba en sus espectáculos, que constituían una auténtica fiesta popular.

Archivado en: , ,