Exitoina

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

 
27/10/2018 - 21:00

¡Un artista completo!

Sarita Carrera contó una anécdota hot sobre “El Potro” Rodrigo

La mujer que Rodrigo Bueno llevaba tatuada en su pecho habló de su historia de amor con el cuartetero, y contó una anécdota sobre el uso que él le dio a su miembro una vez. ¡Mirá el video!

Sarita Carrera, uno de los grandes amores de Rodrigo “El Potro” Bueno, estuvo en Intrusos hablando sobre su relación con el cuartetero. Además, contó una anécdota sobre el uso que él le dio a su miembro una vez.

La ex bailarina uruguaya, ex “Gatita de Porcel” a fines de los 80, conquistó el corazón de Rodrigo en 1996, tras conocerlo en un programa de televisión, y vivieron una apasionada historia de amor. A tal punto que el cordobés se tatuó su nombre en el pecho, cerca del corazón. Muchos aseguran que fue el gran amor del cantante.

Carrera estuvo en Intrusos, por segunda vez, y reveló una anécdota desconocida y hot del artista cordobés.

En medio de su relato sobre cómo era El Potro con ella, Moria le tiró: “¿Es verdad que hizo eso en la pared con el pitito?”. A lo que Sarita respondió: “Yo no lo vi cuando lo hizo, pero sí. Cuando me dijo, mi visual me dio el alcance de darme cuenta que era eso”.

“Era un superdotado. Con el pene dibujó la pared, ¡con el pene!”, acotó La One sorprendida.

De acuerdo a lo que contó la exbailarina, Rodrigo se puso pintura en su miembro y escribió en la pared de su casa “Para mi petardo”.

También contó que el mito popular que dice que el cuartetero tenía una tercera pierna un gran miembro, es verdad. “O más”, agregó.

Por otro lado, Sarita contó que Rodrigo le pidió casamiento pero que se arrepintió dos días después, tras una discusión con su madre, Beatriz Olave. “Ella no me quería como novia de su hijo; un día hasta me agarró de los pelos. Cuando estábamos solas no me daba ni cinco de pelota, solo me hablaba cuando venía él. Me hacía a un lado”, tiró.

Carrera también desmintió el mito de que Rodrigo tuviera tres testículos.

Sobre el famoso tatuaje que El Potro llevaba en su pecho como muestra de su amor por ella, Sarita contó que una tarde lo esperó cinco horas en un hotel hasta que llegó dolorido. “Se doblaba y estaba todo vendado. Se sacó la remera y poco a poco me fue mostrando que se había tatuado mi nombre”, cerró.

L.M

Archivado en: , ,