Exitoina

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

 
22/11/2016 - 14:46

Duendes Vagos

“Sacar un disco o tocar en vivo son sueños difíciles de cumplir”

Por César Calvo | La banda que cuenta con 13 años de trayectoria presenta su tercer disco el próximo 24 en Capital Federal. Su principal condimento a a hora de componer: la mezcla de géneros.

Duendes Vagos, banda oriunda de la zona oeste del Gran Buenos Aires con 13 años de trayectoria, mezcla de estilos diferentes como el reggae, candombe, funk, pop, murga, balada y rock and roll.

En su nuevo trabajo, un disco homónimo que presentarán el 24 de noviembre en el teatro Roxy Live (Niceto Vega 5542), el grupo contó con la participación de Alejandro “Pollo” Gómez (de Las Pelotas). Previo a la presentación oficial, Mauro “Pepo” Alarcón -cantante de la agrupación- habló con Exitoína

-Tercer disco de Duendes Vagos ¿con qué se van a encontrar los seguidores en este nuevo material?
-Se llama Duendes Vagos como la banda. Sigue teniendo la misma línea de siempre, pero con el crecimiento que generó el camino y las consecuencias musicales que hicieron este disco. Fundamentalmente una consecuencia de los dos discos anteriores. Somos una banda de rock que fusionamos diferentes estilos, siempre sobre la base del rock. Van a encontrar un poco más de funky, algo de rock and roll, pero con un poco menos de reggae que los anteriores. Un sonido muy interesante que a nosotros nos ha enamorado. Quedaron trece canciones.

-¿Trabajan de forma independiente?
-La banda es totalmente independiente, nos autogestionamos. No tenemos sello, así que fue todo a pulmón, salió de nosotros. La producción ejecutiva es nuestra, y la musical nos ayudó (el guitarrista, bajista y cantante, íntimo amigo de Andrés Calamaro) Gringui Herrera.

-¿Cómo es el panorama musical en el Oeste del conurbano?
-El Oeste es un semillero de bandas de rock, viene de la cultura de Sumo que nos ha dejado tantas bandas, nosotros somos una de ellas. Está la cultura del Oeste y Argentina, pero en realidad está muy difícil el camino para las bandas independientes. No es complicado armar una banda e ir a ensayar, eso lo podemos hacer todos. Para crecer hay muchos palos económicos en la rueda, para sacar un disco, para promocionarse, para subirse a un escenario,  y tener las condiciones de infraestructura que una banda se merece. Es difícil y está muy caro. Lo que sí hay es mucha energía, espíritu, ganas que hacen que estos sueños se lleven a cabo. Sacar un disco o tocar en vivo son sueños difíciles de cumplir en nuestra cultura, capaz que en otros lados el artista está bien remunerado. Acá se nos hace muy difícil para las bandas: alquilar una sala para ensayar, cubrir todos los gastos, la publicidad.

-¿Qué les dirías para alentar a aquellos que empiezan con su “primera banda”?
-Lo más complicado es ‘la moneda’. Mientras estén los integrantes, las ganas y el respeto de los compañeros, todo se va a poder lograr. La música la tenemos nosotros adentro. Lo que yo les recomiendo como consejo es no bajar los brazos, no dejar nunca porque otro te diga que es caro. No pensar que no lo van a poder hacer, así sea lo más caro del mundo, lo van a lograr. Lo único que hay que hacer es ser constante, pelearla, golpear puertas. Nunca despreocuparse por el contenido que debe ser una apuesta cada vez más fuerte. Si una puerta no se te abre se te van a abrir otra. Pero nunca dejarse estar, los músicos son los que hacen la música y de otra manera no existiría.

-Grabaron en el mítico estudio Panda ¿Cómo fue eso?
-Nosotros fuimos con la idea de grabar una parte en vivo. Estuvimos un año y medio produciendo el álbum. Entramos a grabar y estuvimos un mes y medio, entre grabar y mezclar. Fue un aprendizaje, un ambiente de armonía, respeto, a veces es cansador porque son jornadas largas encerrados en el estudio. Entrás de día y salís de noche. Un disco pasa a ser un antes y después. Cada grabación pasás a ser otro músico, no te das cuenta lo que una recibe de influencia. Tuvimos la suerte de hacerlo con Gringui Herrera que nos aportó mucho su experiencia y oficio. Nos fuimos muy contentos con el resultado y eso tiene que ver con la comodidad.

-Cuentan con una sala propia para ensayar ¿Eso facilita las cosas?
-Sí, ayuda al grupo humano y en lo musical poder estar cómodos, distendidos. Un día tenés ganas de tocar y tocas mucho, otro día tocás poco. Tenemos en la sala una parrilla propia, un día hacemos un asado, otro día ensayamos. Tiene mucho que ver con la mística del disco. La mística de Duendes Vagos tiene mucho que ver con ‘estar en casa’.