Exitoina

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

 
07/10/2016 - 15:14

Habló de todo

Andrea del Boca: “En la calle me han gritado ‘chorra'”

La actriz se refirió en Intrusos a la polémica en torno a su telenovela y los fondos que recibió del Estado, aprovechó para hablar de política y el trato que recibe en la calle.

Andrea del Boca utilizó el piso de Intrusos para hacer su descargo tras la polémica que se generó en base a subsidios que entregó el gobierno kirchnerista para la realización de una ficción: “Entregamos tres capítulos y están aprobados en el BACUA (El Banco Audiovisual de Contenidos Universales Argentino)”, explicó la actriz, y aprovechó la ocasión para aclarar que la ficción se llama Mamá Corazón, y no Mamá Coraje como se dijo en su momento.

“Hay una ley, la número 26.522, donde el Estado organiza el BACUA y produce contenidos para la televisión digital abierta. No es algo que se hizo a dedo. Dentro de ese marco, me invitan para salir a vender otros productos al exterior, no míos, y a la vez me preguntan si quería presentar un proyecto de una telenovela“, contó Del Boca, y agregó al respecto.

Mi telenovela era para comercializar en el exterior. Presente mi proyecto completo en el Banco Audiovisual, estuve seis meses armando todo, y luego ellos se tomaron un año para definirlo”, sentenció.

En este contexto, Andrea también contó sus charlas con Hernán Lombardi, el actual director del sistema nacional de medios públicos. “Hablamos con el ministro Lombardi y le presenté todos los papeles. Fui con el equipo y nos reunimos en varias oportunidades. Lombardi sabe que el producto está casi terminado”, aseguró la actriz. “No puedo hacerme cargo de otras irregularidades“, sentenció.

Sobre por qué no habló antes, Del Boca fue tajante: “Me sonaba a presión si iba a los medios y no hablaba con Lombardi primero”.

Sin esquivar ningún tema, la actriz también hizo referencia a la millonaria suma del contrato por la telenovela. “De los 36 millones, 10 son impuestos del Estado“, aseguró, y aclaró: “No es que no la quiero poner al aire, no la pude terminar porque no nos pagan desde enero

Tampoco le sacó el cuerpo a la parte política del asunto: “Soy peronista. Siempre tuve simpatía por la ex presidenta“, ratificó. “A los actos que fui, tenían que ver con medidas que le cambiaban la vida a la gente: violencia de género, matrimonio igualitario, entre otras”, explicó, y añadió sobre su presencia en un acto de INCAA junto a Marcos Peña, Jefe de Gabinete del gobierno de Mauricio Macri: “Cuando me invitaron del INCAA, me pareció saludable por la democracia ir, aunque yo no sea beneficiaria porque no filmo nada desde hace años. La grieta no es una palabra que me guste”.

Criticada y atacada por toda esta situación, Andrea aprovechó la oportunidad para defenderse: “Debo ser muy importante para que me peguen así. Hasta me inventaron un romance con Julio De Vido. También dijeron que me alquilaron una casa para que no hablara, pero yo siempre viví en el mismo lugar desde hace 40 años”. A su vez, agregó: “me sentí señalada, pero no me señalan de la misma manera que a otra gente

La artista también habló sobre su foto con Néstor Kirchner en un acto contra la violencia de genero, cuando la sentaron junto al exmandatario. “Al exponer en los medios lo que me pasaba, era un referente”, dijo. “La expresidenta siempre me recibió y escuchó. Cristina me dijo, en el silencio vos sos cómplice de la violencia de tu hija”, reveló Andrea y agregó: “De parte de la expresidenta se entendía que me daba un voto de confianza, me sentaba al lado de su esposo“.

“Nunca me pagaron por ir a un acto. Y si me lo hubieran ofrecido, no lo hubiera aceptado, y nunca más hubiera ido. Mis convicciones no tienen precio”, sentenció ante la atenta mirada del panel. “Hace 47 años que estoy en esto, y me metí en las casas de gente que hoy en día son presidentes, presidentas”.

“En las producciones nunca me dijeron que ponga o que saque a alguien. Nunca hubo una censura”

Del Boca también tuvo tiempo para referirise a las agresiones verbales que debe tolerar en la vía pública, y aseguró que fue insultada “en la calle, en un banco, en un sanatorio. Me pasó de ir a tomar un café y que me griten ‘chorra’, o tener que ir a un sanatorio y me digan ‘tenés que ir a un hospital público'”, confesó.

“No es fácil salir del colegio y tener una piña en el auto”. Al mismo tiempo, contó que también recibe muestras de apoyo: “La gente más popular, cuando voy a la carnicería o la verdulería, también está. Me dan fuerza y me dicen que no afloje”.

Sin embargo, y a pesar que en un primer momento no creyó que fuera a ser así, hoy tiene una gran preocupación: “En su momento no pensé que con el fin del kirchnerismo me iba a quedar sin trabajo, pero ahora sí. Se está embarrando todo. Siento que intentan complicarme la cancha”

Archivado en: