Exitoina

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

 
03/08/2016 - 16:06

El mejor recuerdo

Emotiva carta del nieto de Juan Carlos Mesa

Ezequiel Mesa, nieto del recientemente fallecido autor, libretista y director de cine y tv, escribió una emotiva carta dedicada a su abuelo.

Ezequiel Mesa, nieto de Juan Carlos Mesa, escribió una emotiva carta dedicada a su abuelo, quien falleció este martes. La misiva 2.0 fue publicada en La Agenda, la revista digital del Gobierno de la ciudad de Buenos Aires.

En el texto, Ezequiel cuenta una anécdota que retrata lo que el gran Juan Carlos Mesa producía en otros.

“Tomé conciencia de que mi abuelo era mi abuelo una vez que me vino a buscar al colegio para ir juntos a almorzar y provocó una estampida de niños exaltados que se abalanzaron en masa sobre él. La voz finita de un mini centinela en guardapolvos que gritó “¡Miren, el gordo Mesa!” me hizo girar también a mí, así que pude ver claramente cómo más de la mitad del patio futbolero del La Salle dejaba picando en cámara lenta las plastiball naranjas para correr, gritar y saltar envolviendo a mi nono como si fuese una especie de jefe tribal africano que les acababa de devolver la lluvia”, relató.

“Pasaron los años y comprobé una y otra vez que era muchísima la gente que lo quería y sentía la necesidad de abrazarlo”, escribió.

Y siguió: “Lo terminé de comprobar estos días. Y no solo chicos en un patio de colegio, aunque todos parecieran bastante más chicos cuando abrazaban a ese oso con traje que inspiraba confianza y generaba ternura. Todos lo abrazaban por oso bueno (eso está claro), pero también por haber sido uno de los tipos más talentosos que tuvo la historia de la radio y la televisión argentina“.

A su vez, recordó cuando le pedía que le contara anécdotas para luego escucharlas “fascinado”.

“Hasta con Pappo tenía una anécdota. Y yo escuchaba esas historias fascinado. Primero porque eran delirantes y auténticas, y después porque las contaba con la naturalidad de quien relata la vez que instaló un aire acondicionado”, dijo.

Además, de referirse al extenso y reconocido trabajo de su abuelo, Ezequiel le dedicó unas palabras a su abuela, quien falleció en noviembre pasado: “Pasaron juntos más de medio siglo y funcionaban como un engranaje perfecto y a la vez como una dupla cómica imposible de superar. Ni siquiera por la que formó con Gianni”.

“No sabía vivir de otra manera que no fuera escribiendo (…) Mesa hay uno solo. Me resulta raro estar escribiendo esto y asimilar que ya no voy a poder escuchar más sus historias, ni comer juntos esos bifes de chorizo de La Cabaña que pedíamos cuando me rescataba cada tanto del patio escolar. Ni siquiera voy a poder ir a visitarlo al Sanatorio de La Trinidad para agarrar una de esas manos enormes que tanto había golpeado contra las teclas”, expresó.

Y cerró: “Como todas las personas, mi abuelo era muchas en una, pero en su caso era muchas buenas personas. Y en el cuerpo de un oso”.

Archivado en: , ,