Exitoina

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

 
08/09/2017 - 20:24

Música

Patricia Vila: “Encontrar un buen piano en el país es una rareza”

La pianista Patricia Vila se presentará mañana sábado en un hotel de Campana en compañía del violinista Xavier Inchausti.

A los 8 años, Patricia Vila acompañó a su madre a tomar mates a la casa de una vecina en Villa Urquiza. Sin saberlo, ese día, en plena infancia, cambió radicalmente su vida. Patricia se encontró delante de su primer amor: un piano vertical que estaba apostado en una de las salas de la casa.

Juntó monedas en un frasco de berenjenas hasta que, de tanto insistir, sus padres decidieron comprarle el instrumento y llamaron al Convervatorio Nacional para que le recomienden una profesora. Y su crecimiento fue impensado para aquella niña que solo soñaba con crear melodías tocando las teclas de color blanco y negro.

Tras formarse con el maestro Roberto Caamaño, vivió y brindó conciertos en diferentes ciudades de Europa y de Estados Unidos, durante 20 años tuvo su escuela en Belgrano en la que formaba 200 alumnos al año, y todavía sigue vigente. Mañana se presentará en compañía del virtuoso violinista Xavier Inchausti en el ciclo de Conciertos de Musica Clásica en Sofitel Cardales. “Vamos a tocar la sonata en sol de Maurice Ravel, que escribió luego de su viaje por Estados Unidos, con muchísimos rasgos del jazz, y una sonata del compositor argentino Floro Ugarte, una de las más lindas de la música clásica nacional”, cuenta la pianista de 60 años y además directora del ciclo.

El concierto se desarrollará en el tradicional El Silo de la reserva. Una especie de faro en medio del campo fue el punto de partida para que Vila comience a pergeniar los conciertos alejados de los teatros convencionales. “Tengo una casa en el Sofitel, vivo ahí, y cada vez que andaba en bicicleta por alrededores del silo veía esa torre de piedra, medieval por dentro y por fuera, llena de azaleas en
primavera con esas escaleritas y siempre pensaba que sería hermoso para hacer conciertos ahí dentro. Hablé con el gerente de ese momento, y le encantó la idea, y puse manos a la obra”.

Vila afirma que en Argentina hay excelentes instrumentistas: “a veces viajo y veo como son las escuelas en otras partes del mundo, y pienso que si nos hubiéramos formado con todo lo que tienen en Europa, sería increíble el nivel y la cantidad de artistas que tendríamos. Hay gente que no tuvo esa formación, sin poder tocar instrumentos de calidad. Acá encontrar un piano bueno en el país es
una rareza”. También reconoce que vivir de la música clásica sigue siendo complicado: “es difícil encontrar lugares para tocar y conseguir buenos cachets” aunque celebra las programaciones de otras salas como La Usina del Arte y el CCK: “estamos avanzando mucho, y si bien no podemos competir con Europa, estamos en un muy buen camino”.