Exitoina

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

 
29/08/2017 - 09:00

Música

Pablo Milanés: “Sigo siendo revolucionario”

Por Analía Melgar (*) | El cantautor cubano sostiene que sus composiciones no caducan. Y considera que la trova cubana está en permanente evolución. Su recuperada salud y la alegría de tener nueve hijos.

El próximo viernes 1 de septiembre en el Teatro Coliseo, Pablo Milanés ofrecerá el concierto Canciones para siempre: “Canciones mías –dice desde su casa en La Habana–, algunas de las 400 canciones de los 54 discos que yo he grabado en mi historia musical, algunas de las cuales no se han conocido lo que yo hubiera querido, no han prendido en el público, no se han hecho populares. En otra parte del recital, también voy a hacer el repertorio convencional, lo que el público también me lo pide y lo espera”.

–¿Y qué es lo que vuelve a esas canciones inmemoriales y que el público las siga pidiendo?
–Cuando uno hace una canción, tiene que pensar que no sea temporal, que se pueda cantar lo mismo hoy que dentro de 50 años. La magia de esas canciones es que hace 50 años eran contemporáneas y hoy siguen siéndolo, porque tocan fibras que, desde el punto de vista literario, sentimental, puramente espiritual, llegan y se mantienen, viven en el ser humano.
No tienen fecha de caducidad.

–Versos como “Me detendré a llorar por los ausentes” resonaban de un modo en, por ejemplo, los conciertos que usted brindó en 1984, y resuenan en 2017 de otro modo, pero siempre con un fuerte contenido ideológico…
–Sigo siendo revolucionario. Mi concepto de vida y mis principios son revolucionarios. Un revolucionario, más que un político, más que un politiquero, que se somete a cambios y a concesiones de todo tipo, es consecuente con todas estas cosas. Pensar en la injusticia es pensar en los horrores que se vive en los países hoy en día, no solamente en el tuyo y en el mío, sino en todas partes. Hoy la información global nos permite ver todo lo que pasa en el mundo y el mundo no está bien, está puesto en una caja de horrores. La convicción de uno lo lleva a declararse en contra de todo esto.

–¿Cómo articula dos líneas marcadas en sus composiciones, como son la línea de compromiso político, social, y la línea amorosa, individual?
–La vida del hombre encierra muchas facetas. Trato de expresar lo cotidiano de una persona. Por cierto, ese es el origen de la canción trovadoresca del Medioevo. El trovador era un hombre trashumante, que iba con su laúd y cantaba lo que acontecía. Así, de pueblo en pueblo, cantando relaciones políticas y sociales, culturales, amorosas, contando lo que sucedía en su hábitat.

–Ese es el trovador europeo. ¿Qué relación tiene, con esa figura, la Nueva Trova Cubana?
–Yo creo que más importante es hablar de la trova en general, una tradición cubana del siglo XIX, que se ha expresado en distintas etapas en la vida cotidiana de Cuba. Entonces, hoy en día habrá una “Novísima Trova” o una “Más que Novísima Trova”. La tradición de la trova surge de una serie de intercambios –trágicos, a veces, comerciales, sociales, religiosos–, que desde el siglo XVI, produjeron un intercambio de música también, una introducción de todas esas músicas en el Caribe y en todas partes de América. Cada uno cantó con su particularidad pero también con la influencia de todas esas colonias.

–¿Cómo explica, en el imaginario de muchas personas, la asociación de su nombre con el de Silvio Rodríguez?
–Fue en el comienzo de todo esto… la gente nos identificó así. Por una especie de suerte, nos tocó estar así, juntos. Pero podía haber sido con otra persona, u otra persona podía haber estado con él. Porque indudablemente había una calidad, como con Noel Nicola u otras personas que tocaban en esa época y que eran también trovadores extraordinarios. Es más que nada un problema de suerte.

La descendencia
Pablo Milanés tiene casi 75 años, y 9 hijos, los más pequeños de los cuales son los mellizos de 8 años Pablito y Rosita, prole que se completa con Haydée, Suylén, Lynn, Lian, Mauricio, Fabián y Antonio: “Vivimos en La Habana, con mi esposa [Nancy Pérez], que es gallega, desde hace 12 años. Mis tres hijas mayores han estudiado música (flauta, piano y canto), y mis hijos también, pero tienen otras profesiones. La que más ha trascendido ha sido Haydée, con quien estoy colaborando mucho en este momento. Hemos hecho un par de discos. Son colaboraciones muy lindas que me ayudan a vivir y me llenan de juventud”.
Juventud y salud, también, pues actualmente Milanés disfruta de una temporada de bienestar luego de, entre otras dolencias, un trasplante de riñón que debió realizarse con un órgano que le donó su mujer: “Estoy muy bien pero me estoy cuidando mucho. Desde el trasplante de riñón, hay cuidados colaterales que te conllevan a tener una actitud muy seria, de mucho cuidado, mucha disciplina., que es lo que hago”.

* Especial para Diario PERFIL