Exitoina

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

 
20/07/2017 - 12:19

Lo denunció una modelo

El fotógrafo hot de Candelaria Tinelli, acusado de violencia de género

Azul Amancay Wagata, quien tuvo una relación con Bruno Giacco, reveló su historia y publicó supuestos chats agresivos del fotógrafo. Bajo el seudónimo de Max Chinask, retrató varias veces a la hija de Tinelli. Los detalles.

Bruno Giacco, más conocido como Max Chinask, es un fotógrafo que se caracteriza por retratar diversos desnudos de mujeres, y entre sus modelos más reconocidas ha estado varias veces Candelaria Tinelli. Pero en las últimas horas, se convirtió en noticia al ser acusado de violencia de género por Azul Amancay Wagata, una modelo que fue su pareja durante algunos meses.

Bruno Giacco le pego a dos mujeres, hasta el sabe que es indefendible, dejen de bancar a esa bosta”, escribió Azul en su cuenta de Facebook, y luego publicó varios chats agresivos que le mandó el fotógrafo.

“Voy a hacerla corta por que me cuesta mucho escribir en general y tengo una nebulosa en la cabeza con ese asunto , su nivel de manipulación conmigo fue llegar a decirme que tenia un tumor en la cabeza después de que se chifló en una sesión de fotos donde habían dos modelos más, ellos se fueron me preguntaron si me queria ir con ellos, despues me fui a la 1 de la noche de su casa y me hizo volver con esa excusa, hubo una gran discusión mas el gritándome que yo no mataba por el, por que no quería matar a su ex (cabe destacar que no mato por nadie salvo en defensa propia y menos por que alguien supuestamente le roba fotos a una pareja). Me basureaba mientras estaba en Japon con mi tia muriendose de cancer“, se descargó la modelo. 

“Yo te jodo lo que quiero. Vos no me vas a decir que hacer. Y por más que me bloqueas de todos lados. Voy a convertirme en tu pesadilla. Vas a pasarla muy mal cada vez que ves una foto. Borrate de Internet. Porque aunque tenga que morirme en el intento, te voy a arruinar“, dicen los mensajes de chat que publicó Azul, y que supuestamente serían de Giacco.

Pero lejos de quedarse callado, el fotógrafo utilizó su cuenta de Instagram para realizar su descargo: “Solo quiero decir a quienes no me conocen y me acusan, que siempre me comporté de diez con quienes he trabajado, y que cada quien que se desnudó ante mí cámara lo hizo como una persona libre“.

En cuanto a Azul, agregó: “El daño fue MUTUO, y fue consecuencia de una relación tóxica, que nada tenía de sana. En la que los dos fuimos juez y parte. La única diferencia es que yo no hice pública su violencia“.

No vengo a justificar lo indefendible. Solo quiero decir a quienes no me conocen y me acusan, que siempre me comporté de diez con quienes he trabajado, y que cada quien que se desnudó ante mí cámara lo hizo como una persona libre. A quienes me dicen que me hago el FEMINISTA se equivocan también, jamás me hice el feminista y menos de esta época. A los ciegos que al no ver, podrían pensar un poco más, he visto a esa mujer después de decirle lo que le dije presentándose en la puerta de mi casa. Aclaro que no somos vecinos , vivimos a más de 50km de distancia. El daño fue MUTUO, y fue consecuencia de una relación tóxica, que nada tenía de sana. En la que los dos fuimos juez y parte. La única diferencia es que yo no hice pública su violencia. Ya bastante mi boca ha escupido palabras indefendibles, como para que le agreguen al cuento más contenido. Gracias, Bruno. Ella @lulycoo una de las CIENTOS de personas que se sintieron libres conmigo

Una publicación compartida de Max Chinaski (@maxchinaski) el

Archivado en: , , , ,