Exitoina

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

 
20/04/2017 - 16:53

Cine

Desde Europa, con amour

Por Patricia Daniele | Hoy llegan a la cartelera dos largometrajes, uno francés y otro español, que aportan calidad y una mirada diferente a los conflictos humanos.

En una excelente nota de Maximiliano Sardi, revista Noticias planteó hace poco la escasa cuota de pantalla que tiene en los cines argentinos el producto europeo con respecto al estadounidense y al local. Y no es porque al público no le guste ya que, por ejemplo, al festival Pantalla Pinamar -la gran vidriera para la cinematografía del viejo continente- van cada año más espectadores.

Pese estas las dificultades, los distribuidores pequeños siguen apostando a exhibir títulos procedentes de países que fueron tradición en las salas nacionales. Italia, Francia y, especialmente, España son los favoritos.

Afortunadamente, hoy se estrenan films provenientes de las últimas dos naciones, Frantz y La noche que mi madre mató a mi padre.

El primero es un drama ambientado en un pueblo alemán de la posguerradel ’19, con la protagonista Anna (Paula Beer), quien llora todos los días ante la tumba de su prometido Frantz. El joven murió combatiendo en Francia. Hasta que un día sorprende la llegada de un joven galo, Adrien (Pierre Niney), que también se acerca a poner flores en la tumba. Su presencia da pie a un equívoco cuyo dramatismo va in crescendo a medida que avanza la trama.

Exhibida en blanco y negro, se trata de la última gran obra de François Ozon, un especialista el plantear protagónicos femeninos con toda la complejidad que eso conlleva, como vimos en Potiche y la reciente Joven y bonita. Aquí recurre, una vez más, a una estética impecable y a la reconstrucción de época cuidada para contar una historia lateral de las muchas que habrán ocurrido después Primera Guerra Mundial con calidez. Es una película hermosa.

Una para reírse. Por otra parte, La noche que mi madre mató a mi padre es una comedia de enredos con intérpretes de lujo: Belén Rueda (Ismael, Séptimo, El Orfanato), Eduard Fernández (Una pistola en cada mano) y Diego Peretti.

Dirigida por Ines París es casi una puesta teatral de una cena organizada por Isabel (Rueda) en la que están su marido, escritor de novelas policiales (Fernández) y su ex mujer directora de cine (María Pujalte). Los tres quieren convencer a un famoso actor argentino (Peretti) de que protagonice su próxima película.

En mitad de la cena aparece el ex de la anfitriona (Fele Martínez) con su nueva novia (Patricia Montero), fascinada por el actor. Todo transcurre entre diálogos ingeniosos hasta que ocurre algo inesperado y sangriento que perturba la velada.

Esta película es especial para pasar un rato agradable, olvidarse de todo y reír. Eso sí, habrá que verla (igual que a Frantz) durante este fin de semana. Nunca se sabe cuánto pueden estar en cartelera.

Por Patricia Daniele | Twitter: @Pato_Daniele