Exitoina

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

 
19/04/2017 - 10:53

Teatro

Franco Escamilla: La clave de un stand-up mundial

Por Hernán Soto | El comediante mexicano que explota en YouTube nos anticipa su show en el teatro Maipo.

Dicen que hacer reír es más difícil que hacer llorar. Sin embargo, no parece ser así para Franco Escamilla, uno de los número en Stand Up a nivel mundial.

Su cuna está en México pero con su gira “Por la anécdota” da la vuelta al globo. Tiene más de 4 millones de seguidores en redes sociales y lleva más de 230 sold outs en 2016 y lo que va del 2017. El próximo sábado 22 de abril desembarcará en el teatro Teatro Maipo para hacer reír a los argentinos, pero antes accedió a charlar a solas con Exitoina para anticiparnos su visita.

–El año pasado ya estuviste en Buenos Aires ¿Cómo te preparas para esta segunda vuelta?

– Primero que nada armo el bolso con la ropa a la inversa que acá, porque imagine que haya esta empezando a hacer frio. Y después bueno, pienso en los lugares que me faltan por visitar. El año pasado estuve en Caminito y comí un asado en Palermo, ahora tengo que aprovechar para conocer más la vida de los argentinos.

– Pero en cuanto al show, ¿No tenés que buscar un humor “argentino”?

Pienso que el humor en Argentina y México son iguales. Al argentino le gusta la comedia y eso es lo importante. Puede ir desde algo más vulgar hasta la elegancia de Les Luthiers. Si es cierto que tengo que aprender las palabras que en Buenos Aires usan como insultos y aquí no, pero eso es  común.

–Entonces no hay barreras para el humor y por eso haces esta gira en países como Estados Unidos, Inglaterra, Francia, Alemania, Cuba, entre otros

Exacto. El humor es universal, de acá a la China. Es más, si bien con “Por la anécdota” no voy a China, sí estaré en Japón. Eso demuestra que todos nos reímos de lo mismo.

– ¿Como fue que descubriste el humor como vocación?

– Ya tengo unos diez años de carrera. Siempre desde chico contaba chistes, hablaba usando rimas, y mis amigos me decían que era muy “bicharachero”. Como trabajo, todo empezó cuando una vez en el bar donde me presenta me pidieron que me quede media hora más en el escenario porque faltó un comediante. Luego un señor me contrató para ir a una fiesta y tuve que estar durante una hora. A partir de ahí, todo comenzó.

–¿Cambió mucho el hecho de hacer comedia en los últimos años?

– Sí, cambió totalmente. A mí me gusta mucho hacer monólogo, contar historias.
Antes era otra cosa. Hacer comedia era contar chistes o imitar voces, y mis chistes e imitaciones eran horribles. Cuando surge el stand-up encontré mi lugar y el público se volvió más abierto.

–Comercialmente también creció…

– Exactamente. Se abrieron más espacios y los que antes eramos tres o cuatro nos convertimos en una comunidad enorme. Se volvió una tendencia y hasta hoy en día lo es.

– Y el surgimiento de YouTube como plataforma para el humor, ¿no te cambió?

– En mi caso no, porque particularmente mis videos son siempre desde el escenario. La forma es siempre la misma, cambia como lo ves. Si bien mi show en teatro es diferente, mi manera de mostrarme en YouTube no cambia, es siempre sobre el escenario. Distinto sería hacer tele porque ahí tenes otro tipo de humor, otro ritmo, hay censura, es diferente el sentido.

– ¿Es por eso que rechazaste hacer cosas en televisión?

– Tuve propuesta para televisión nacional y local en México pero no sirvo para la televisión. La censura es muy fuerte. Si hice una temporada en Estados Unidos para Estrella TV pero me aclararon de entrada que no se iba a censurar mi tipo de humor. Claro que yo estuve más moderado pero solo eso. La verdad que me gusto mucho.

– Y ahora preparan un documental sobre tu vida…

– Al principio no me lo creía. Se va a grabar parte en Argentina y Uruguay. Yo no me sentía especial como para que hagan un documental sobre mí pero quienes lo hacen apuestan a mí. Espero que no se equivoquen (risas).

–Cuál es el secreto del éxito detrás de tu humor

– Creo que es que la gente se identifica con lo que cuento. A todos les ha pasado o conocen a alguien que pasó por eso. Mi humor no es rebuscado, los que hacemos comedia buscamos revolucionar pero eso esta mal. Yo elegí un humor simplificado. Hacer gracioso lo cotidiano. Eso sí, esta es una carrera de resistencia no de velocidad, no importa cuanto tardas en alcanzar la meta, sino en que no abandones a medio camino.

Por Hernán Soto | Twitter: @hernangsoto