Exitoina

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

 
01/01/2017 - 15:44

Series

The OA: Juguemos a que soy rara

Por Patricia Daniele | La nueva serie de Netflix naufraga en su intento por ser distinta y de avanzada. Una moda en la producción de contenidos que no siempre da buenos resultados.

Prairie (la carismática Brit Marling) despareció de su hogar desde niña y cuando regresa, está adulta y con una gran diferencia: era ciega cuando se perdió y ahora puede ver. Además, dice que es The OA. Por esto los médicos consideran que requiere de control y apoyo terapéutico.

Este punto de partida fue el gancho que me hizo ver la serie recientemente estrenada en Neflix y que consta de 8 episodios. El primero (no pude pasar de ahí) arranca con 5 minutos atrapantes pero después se pierde en su propio laberinto. La trama se vuelve tediosa y complicada.

Incluso puede que dejes de verla a la media hora de comenzada por aburrimiento (fue lo que me pasó): quizás sientas que no te conduce a ningún lado ya que se regodea en presentar a dos personajes por demasiado tiempo.

A mí me costó llegar hasta el final, y lo hice con el único objetivo de intentar entender un poco sobre qué gira la trama. No lo logré del todo.

Es una pena porque tiene muy buen elenco pero parecería que ahora las series tienen que ser cada vez más complejas a nivel narrativo y con detalles truculentos para provocar reacciones en los espectadores.

Me temo que, en el caso de The OA, los productores y guionistas (entre los que se cuenta la actriz protagonista y también Brad Pitt) consideran que es la mejor manera de atrapar el interés del espectador. Algo que parece difícil si uno se siente obligado a llegar al final para poder entender algo.

Quizás se convierta en serie de culto. Quizás muchos la amen y otros la odien. Desde este comentario, sólo puedo destacar a un elenco interesante, entre los que se encuentran Patrick Gibson como el vecino buscapleitos y los padres de la chica, Scott Wilson y la siempre adorable Alice Krige.

El resto es sólo la tendencia del momento. Cómo ocurre en la moda, algunas cosas perduran y otras se pierden en el camino.

Por Paricia Daniele | Twitter: @Pato_Daniele

Archivado en: , ,