Exitoina

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

 
19/11/2015 - 02:17

Ficción de excelencia

Así fue el final de Historia de un clan

La ficción, basada en la historia real del siniestro clan Puccio, finalizó con un capítulo contundente. Arrasó en el rating y en la red.

Este miércoles, Telefe presentó el último capítulo de “Historia de un clan”, la serie de Underground basada en la historia real del siniestro clan Puccio.

En el capítulo final, donde volvieron a mechar imágenes reales con ficción, Arquímedes (Awada) y sus hijos Maguila (Nazareno Casero) y Alejandro (Chino Darín) son detenidos. Sin embargo, insistieron con su inocencia hasta el final. Creían que saldrían de prisión pero temían que los demás participantes del Clan, declararan la verdad.

Epifanía (Cecilia Roth), presa, recibía la visita de sus hijas Adriana (Rita Pauls) y Silvia (María Soldi)quienes le pedían que dijera la verdad. Ellas, además, estaban recluidas en su casa por el rechazo de los vecinos y la persecución de la prensa.

Si bien Alejandro recibía la visita de Mónica (Justina Bustos) en la cárcel, era imposible contener el infierno interior que atravesaba. Intentó suicidarse en reiteradas ocasiones. Hasta que lo logró en 2008.

“No me quiere ni la muerte a mi. Ya está. Tengo que vivir con lo que hice”, le había dicho el rugbier a Epifanía, quien fue sobreseída.

Cuando Maguila quedó en libertad, corrió a su casa, desenterró plata y huyó, dejando a sus hermanas a su suerte.

Arquímides fue condenado a prisión perpetua en 1995; sin embargo, le concedieron prisión domiciliaria. Falleció solo en su casa de General Pico, La Pampa. Lo acompañaba un periodista (Rodolfo Palacios), quien luego relató la historia en un libro.

Todos tenemos un enano en la cabeza que nos dice qué tenemos que hacer, nadie es realmente dueño de sus actos. La gente cree que puede elegir, pero no es cierto. El enano te dice lo que tenés que hacer. Todo depende de él. Tu destino lo dicta el enano”, le dijo Puccio al periodista mientras esperaba que la parca se lo llevara, haciendo justicia después de todo el dolor que causó con sus brutales crímenes.

“¿Entonces no se hace responsable de lo que hizo?”, insistió. “Fue el enano”, aseguró Arquímides, lavándose las manos. Un final que lo encontró solo, con los sepultureros que posaron su whisky mientras lo llevaban a su destino final. Allí solo lo esperaba una cruz de madera, sin pintar, sin nombre. De fondo, se escuchaba “Mr. Lonely” de Bobby Vinton, una elección magistral.

Historia de un clan, protagonizada por Alejandro Awada, Cecilia Roth, Ricardo “Chino” Darín, Rita Pauls, María Soldi, Nazareno Casero, Justina Bustos (Mónica, la novia de Alejandro), Pablo Cedrón (Guillermo Laborda), Gustavo Garzón, Tristán y gran elenco, no tiene grietas.

La excelencia actoral y la soberbia dirección de Luis Ortega, que bien podría ser considerado el Stanley Kubrick argentino, hicieron de esta historia, basada en crueles hechos reales, un producto extraordinario.

Archivado en: