Exitoina

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

 
30/10/2015 - 16:17

Revelación hot

Laura Laprida: “Para el sexo no tengo inhibiciones”

La hija actriz de la trilliza Maria Eugenia se confiesa en la revista Caras.

Laura Laprida es, sin dudas, la revelación de Historia de un clan. La bella actriz, hija de la trilliza María Eugenia Fernández Rousse y el expolista Horacio Laprida, inició su carrera en el modelaje cuando sólo tenía quince años, teniendo en claro que su meta era la actuación.

A pesar de que su imagen recorrió varios países en diferentes publicidades y algunos programas televisivos la tuvieron en sus elencos, la irrupción de Laura en la miniserie protagonizada por Cecilia Roth, Alejandro Awada, El Chino Darín y un prestigioso elenco, tuvo una repercusión tan grande como inesperada. Algo que se acrecentó aún más cuando realizó una fuerte escena de sexo con Darín, lo que encendió el interés de las redes sociales por la joven.

“No me costó nada hacer esa escena. Es la primera vez que hago algo tan fuerte y me pareció espectacular. Pensar que yo aseguraba que nunca haría una escena de sexo o un desnudo, y después estás en el momento y lo hacés”, cuenta a Caras con absoluto convencimiento y totalmente despojada de prejuicios. “No tengo inhibiciones con lo sexual, además el Chino es un gran profesional que me hizo sentir muy cómoda y con la dirección de Luis Ortega pude realizarlo con absoluta libertad. Me sentí muy cuidada”, agrega.

La actriz contó que apenas le dijeron que tenía que hacer esa escena, lo primero que le surgió fue reírse a carcajadas y enseguida mandar un mensaje al grupo de WhatsApp familiar “Lapris” que inmediatamente tuvo la respuesta de su padre que le aseguró: “Yo no lo veo”, a diferencia de su madre que cuando llegó a la casa, la recibió “chocha y saltando en una pata”.

“Con mi mamá tengo una relación muy buena y siempre me da consejos desde su experiencia, a pesar de que nuestras carreras son totalmente diferentes. En realidad tengo tres mamás y somos todas muy compañeras“, asegura Laura, refiriéndose a sus tías María Laura y María Emilia, quienes además viven muy cerca y conforman con sus tíos y sus primos una enorme familia. “Ellas siempre están cerca. Muchas veces mi mamá no me puede venir a buscar a la estación de tren y ahí siempre está alguna de mis tías”, señala.

Cada vez más ocupada con la actuación, asegura que “ni loca” va a dejar la radiología, disciplina que ejerce en el Hospital Fernández. “Es mi otra gran vocación que no sé de dónde surge pero me encanta. Soy dramática por naturaleza. Puedo encarar las cosas fuertes porque soy fría y me provoca una enorme adrenalina”, manifiesta.

Esa frialdad, observa, puede llegar a ser una coraza para no mostrar sus debilidades y por eso le cuesta mucho enamorarse. “No soy nada romántica ni estoy de novia, pero hace poco comencé una relación”, explica. En sus sesiones de terapia trabaja sobre este aspecto de su personalidad y para descomprimir tensiones, pinta: “Mi hermana Geni me enseñó a pintar y tengo varios cuadros realizados. Eso me hace bien”.

A pocos días de finalizar su trabajo en la miniserie, dado que su personaje tenía una participación acotada, Laura piensa en cómo va a proseguir su carrera de actriz: “Tengo como objetivo trabajar en Europa y después llegar a Hollywood pero primero me tengo que consolidar acá. Me gusta la ficción en cine y en televisión. Y tengo claro que rechazaría hacer desnudos… excepto que me dirija Ortega“.

Archivado en: , ,