Exitoina

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

 
10/10/2015 - 10:17

Nueva vida en Miami

Diego Torres y “la grieta”: “Si pienso diferente no soy enemigo”

El cantante se instaló en Miami con su mujer y su hija porque estará promocionando su disco, Buena Vida, en Centroamérica. Asegura que no se trata de un exilio aunque habla del país y grabó un tema en el que pide respeto para todos los pensamientos políticos.

Por Gustavo Méndez | Publicado en la edición impresa de Diario Perfil

A principios de septiembre, Diego Torres se radicó en Miami junto a su mujer, Débora Bello, y su hija Nina (2), y se generaron diferentes especulaciones sobre el real motivo de su partida.

“Eso, en realidad, es un título en esta Argentina de contienda. Para decir ‘se exilió’ o para decir ‘este tipo no se banca la situación política o social’. Y no. No voy a buscar tranquilidad allá. Mirá, en mi vida aprendí a vivir en diferentes lugares al mismo tiempo, pero Argentina es mi tierra, la amo y no la cambio por nada. No estoy haciendo nada que no hice. El tema es que ahora tengo una hija, entonces antes cuando éramos una pareja nos íbamos tres meses allá, volvíamos, otros tres meses en España, y ahora no se puede. Le tengo que dar una rutina a mi hija: empezó el colegio acá unos meses, y ahora empezó el colegio allá; al principio fue complicado, pero bueno, como voy a andar mucho por Centroamérica de promoción las quiero tener cerca. Seguramente el año que viene nos venimos para acá. Mi casa, mi estudio y mi vida están acá“, explica.

A Torres aún le arde en sus manos el disco Buena vida, recién salido del estudio, que con poco tiempo de recorrido logró posicionarse en las radios y canales de música con Hoy es domingo, el corte de difusión del CD que canta a dúo con Rubén Blades, y que fue seleccionada para los premios Grammy Latino como Canción del Año. “Gané tres Grammy, no son tantos, y los tengo en el estudio ubicados en una especie de nicho donde también están los discos y una foto de Pugliese, que es cábala para los músicos”.

El estudio que construyó en la parte posterior de su casa del country en Pacheco fue decorado con cuadros de su hija. “Contraté a una fotógrafa que se especializa en chicos e hice cuadros grandes: uno con una guitarra y otro con un micrófono“. En su casa no hay fotos con colegas, y eso que compartió escenarios con figuras de Argentina y del mundo, y cuenta que en el último tiempo se limitó a comprar pinturas de artistas nacionales. “Estoy muy artístico, me compré tres, uno de Marina Estrada, otro de Alejandra Balduzzi y otro de Inés Repetto. Me gusta mucho la pintura“.

El autor de Tratar de estar mejor cuenta que conoció a Blades en Las Vegas “cuando le entregaron la distinción de Personalidad del Año a Juan Luis (Guerra)”, y en los Grammy del año pasado lo premiaron a Joan Manuel Serrat, y varios artistas “fuimos a cantar con una terrible banda canciones de Serrat. Estoy sentado con un amigo que se levanta y se va al baño. Viene Blades y se sienta al lado mío y se me pone a charlar. Cuando viene mi amigo le hago señas diciendo ‘tomátelas, buscate un lugar’. Me dio su tarjeta con su correo. Y cuando estaba en Cuba dije ‘esta canción es con Rubén’. Así que le escribí un correo, le mandé una canción, me dijo que cuente con él. Hoy es un amigo con quien intercambiamos mails”.

Torres y Blades compartían un amigo en común y ninguno de los dos lo sabía: Daniel Rabinovich. “Le mandamos fotos a Daniel cuando estábamos grabando, mensajes, y bueno, después la triste noticia, que nos agarró a los dos viajando, y vivimos ese triste momento a la distancia”. En los ocho discos de estudios propios, de otros artistas y shows en conjunto, el cantante compartió duetos con varios músicos internacionales como el francés Florent Pagny. “El dueto que más satisfacción y felicidad me dio fue con la Negra (Sosa), hacer Zamba para olvidarte fue glorioso, fue como cantarme un tango con Goyeneche o Gardel“.

La grieta, canción que cierra el disco, hace una crítica a la actualidad. Diego canta: Déjame la libertad de decir y elegir. “Viene de esta grieta en que si hablás bien sos K y si criticás sos gorila. Pero eso no sólo pasa acá, también es lo que pasa en Venezuela, Brasil, Israel, en EE.UU. y Cuba. Yo en Argentina soy libre e independiente. Tengo afectos y familia que son pro Gobierno y que están contra el Gobierno”.

Y no esquiva hablar de la ausencia de Daniel Scioli en el debate presidencial, aunque sin nombrarlo: “Se perdió el diálogo hace tiempo, debería haber debate, se perdió una voz, que es un poco lo que propone en su mensaje. Y esta canción sugiere que si pienso diferente no somos enemigos, y hay que curar la grieta debatiendo, sentarse a hablar, por eso para mí no sirve el desgaste que se instala en los medios a ver cuán corrupto es el otro. Es como falso contenido. ¿Qué hablamos de fondo? Hay cosas de este gobierno que están bien y muchas otras no, y otras que mejorar. ¿Cómo que de inflación no hablo? Es una guerra de guerrillas que asumir o hablar que hay inflación es una derrota. ¡No! Tampoco sirve ver todo mal. Siento que en Argentina se desgasta en ver quién es más corrupto, y todos están manchados, como dijo Cristo, el que esté ‘libre de pecado que tire la primera piedra’, y ninguno está libre lamentablemente. No quiero caer, como pueblo y ciudadano que voy y voto, no quiero caer en ese juego, no, quiero saber qué me van a ofrecer, si van a reformar la Justicia, si va a funcionar, que tiene que ser más ágil y que las condenas se cumplan. Es mi visión, y respeto al que tiene diferentes opiniones”.

Un Papa que contiene a una sociedad picante

Vivir en Miami ubica a Torres muy cerca de la puerta del Hollywood Latino. Su amigo Rubén Blades puede dar fe por su personaje en la serie Fear the Walking Dead. “Ni lo pensé, por ahora –aclara–. Mi mente está en Argentina y en mis próximos proyectos. Hay una película que quiero hacer, que es idea original de mi hermano Marcelo, el padre de Angela (Torres), y mía, sobre la historia real de un amigo de él, y en la que me enrosqué para hacer el guión. Lo está escribiendo Fernando Castets, en colaboración con Marcelo, y la haríamos el año que viene. Es un trabajo hermoso, nos reunimos, cruzamos los textos. Es como hacer un disco. Estamos armando la madeja, viendo qué director y qué elenco la podría llevar adelante. La verdad que me tiene muy motivado“, dice el actor recientemente nominado a Mejor Actor de Reparto de los Premios Sur 2015 por su personaje “El Mono” en el film Papeles en el viento, de Juan Taratuto.

Durante su estadía en La Habana el año pasado, Torres compuso tres canciones: La vida es un vals, Hoy es domingo y Fin del mundo. “El Papa me parece una figura importante, me encanta y es necesario para la Iglesia católica tener una figura más creíble, verdadera y auténtica. Es un hombre que conecta y va a Cuba y Estados Unidos y dice lo que dice”.

Torres le cantó a Juan Pablo II, pero nunca conoció a Jorge Bergoglio. “Sé que lo voy a conocer y obvio que me encantaría cantarle. Y creo que a nosotros como sociedad, una sociedad que está picante, crispada, nos da un manto de contención, es un tipo muy comprometido“.

Archivado en: